13 feb. 2012

Por La Retaguardia
En el programa de Alfredo Grande “Sueños Posibles”, Alberto Sava, del Frente de Artistas del Borda, se refirió a la actual situación dentro del Hospital Borda. Afirmó que la gestión de Mauricio Macri utiliza un mensaje tramposo respecto a la “desmanicomialización”.


“Usa un concepto progresista para convertirlo según sus propios intereses, ya que cuando hablamos de desmanicomialización se entiende por la experiencia a nivel mundial que es que el Estado debe garantizar el tratamiento de las personas con sufrimiento mental en hospitales generales o desde la salud pública garantizando el trabajo, la vivienda, los afectos, la educación. Eso sería un verdadero proyecto de desmanicomialización, lo de Macri ya sabemos que tiene otros intereses que tienen que ver con el negocio inmobiliario, además de un actitud privatista de la atención de la salud mental”, explica Alberto Sava.
Aunque es cierto que la idea de los negocios inmobiliarios, con la Corporación del Sur a la cabeza, viene desde hace varios gobiernos porteños; la familia Macri siempre estuvo como protagonista, sólo que ahora forman parte además del Poder Ejecutivo de la Ciudad. 
Los grandes terrenos donde se encuentran tanto el Hospital Borda como el Moyano y el Tobar García en el barrio de Barracas son de sumo interés para la gestión PRO, ya que allí quieren construir un centro cívico y mudar gran parte de las dependencias municipales. 
Al respecto ya hay un proyecto aprobado y varias máquinas comenzaron a trabajar en la parte de atrás del Borda, en un gran patio trasero de seis hectáreas. El jueves pasado dos topadoras destruyeron una parte del edificio que está al lado de la cocina, afectando a las personas que trabajan en el Taller Pan del Borda. Según asegura Alberto, esto se hizo con la aparente anuencia del director, pero sin el conocimiento de los gremios, ni de la Asociación Médica, ni la de Profesionales. Luego se hizo una asamblea y se logró parar las obras: “Aparentemente se ha acordado con el gobierno no seguir pero no se sabe hasta cuándo, al menos se detuvo lo que iba a ser una demolición de un sector al lado de la cocina”, explica Alberto.  Respecto a cuáles serían los pasos a seguir para desmacricomializar, tal como lo definió Alfredo Grande, a los hospitales públicos de la Ciudad de Buenos Aires, Alberto no se muestra muy optimista: “A mí me parece que la estrategia sería hacer una convocatoria a todas las partes afectadas y lograr un acuerdo, pero yo lo veo muy difícil. Desde el Frente de Artistas del Borda en algún momento intentamos sentarnos en una mesa de debate y discusión con las asociaciones gremiales y profesionales y es imposible. Ellos están con una cuestión que es la defensa del hospital público, que también para mí eso es una trampa porque en el momento en que ellos salen a defender el hospital público con movilizaciones y con algunos documentos, detrás de esto se encierra la defensa del manicomio, donde sabemos que hay intereses ideológicos, económicos, políticos. El manicomio, desde mi punto de vista y del frente, es un lugar de violaciones de los derechos humanos”.
De todos modos, no todas las agrupaciones y sindicatos actúan de la misma forma: “Por ejemplo en el gremio de ATE, los delegados del Borda tienen corporativamente una actitud de defender el manicomio, pero si vos hablás particularmente con algunos de ellos hay como una disposición a sentarse en una mesa y ver cuestiones que tengan que ver con una reforma, una transformación siempre y cuando se pueda defender la fuente laboral, y yo creo que hay una escucha y una actitud distinta. Me parece que acá hay un enemigo muy grande que es la Asociación de Médicos Municipales, que es como la parte más dura, de la derecha, que no quiere saber nada con las leyes nuevas, ni con la 448, ni la 26.657 que es la ley nacional de salud mental”, reflexiona Alberto. Sin embargo, a diferencia de años atrás, hoy puede verse un avance. Al menos así lo ve este integrante del Frente de Artistas del Borda: “Yo diría que hay un 50 por ciento que está queriendo que esa reforma se produzca, que esa ley 26.657 se ponga en funcionamiento, y hay un 50 por ciento con el que podemos hacer un abanico que está la gente que no quiere saber nada, y otros que están en la otra punta que pueden empezar a sentarse a pensar. Esa es mi mirada, de todas maneras va a costar mucho, (…) pero soy optimista en cuanto a que el manicomio como lógica manicomial va a desaparecer”.
El Frente de Artistas del Borda
Este movimiento surgió en 1984, con el objetivo de ayudar a los procesos de desmanicomialización, partiendo de la idea de que el arte puede producir efectos subjetivos en los pacientes. “Nosotros creemos que el manicomio, como lugar violatorio de los derechos humanos, en general va neutralizando todas las capacidades que tiene un ser humano de pensar, sentir y hacer. Los mismos pacientes, los compañeros dicen ´nosotros somos un ladrillo más del hospital´.  Nosotros desde el arte lo que intentamos, a través de un equipo de trabajo coordinado por artistas, psicólogos y psicólogos sociales, es que entren en un proceso creador que lleve a una producción artística, una obra de teatro, un recital de música, una exposición de arte o de otra disciplina, que esa producción salga del hospital, se muestre en los teatros, en los centros culturales, en cualquier espacio social”, explica Alberto. Él considera que además de producir un efecto subjetivo en los artistas, hay dos efectos más, uno institucional y otro social. En cuanto al primero, Alberto señala: “En la medida que sale el Frente de Artistas sale también esa persona, esa voz acallada del manicomio que puede denunciar lo que le pasa dentro del hospital, donde se violentan todos los derechos humanos, de la calidad de vida, el maltrato, la sobremedicación, los golpes, la falta de libertad. Eso que se denuncia afuera aparece en los medios y genera un movimiento nuevo dentro del hospital, por lo menos creo que pone a flote las contradicciones del manicomio, de la gente que trabaja y vive allí”. En relación al efecto social, Alberto afirma que en la medida que circulan el Frente de Artistas, La Colifata y otros grupos que trabajan en el Borda, aparece una nueva información en la comunidad, que se posiciona desde otro lugar, uno más político, más ideológico, y no desde el de `pobrecito el loco`.

0 comentarios:

Publicar un comentario