24 feb. 2012

Por Andrea Salvati, para La Retaguardia

Lucas Schaerer, periodista e integrante de la fundación La Alameda, fue entrevistado por La retaguardia para contar los detalles del caso de Carina Ramos. Ella fue una víctima de las redes de trata que al ser rescatada, se animó a denunciar las complicidades entre empresarios, policías y el poder político. Para su rescate y estas denuncias cuenta con la ayuda de La Alameda.
Ramos comenzó su testimonio hablando de la relación de su entonces pareja -Manuel Orozco- con estas redes, que ella desconocía: “nos fuimos a vivir juntos y me dijo que tenía un prostíbulo, que se llamaba `Smog´. A mi no me agradó lo que él me dijo: él me explicaba que era su medio de vida y que no tenía nada malo. Me propuso que trabajara…le dije que no, que no quería estar más con él y que cortaba la relación. Al salir del departamento, me agarran unos tipos y me violan.”
Lucas Schaerer: “Eso pasó en Mar del Plata en 1998, en el local `Smog´ y lamentablemente, Carina no pudo salir de ese sometimiento. Cuando llega a Capital Federal ingresa a `Black´ un prostíbulo vip que es para ricos: el nivel de costos que tiene ingresar al lugar con una entrada que cuesta 180 pesos, el consumo de alcohol que es de un mínimo 2 tragos para conversar con una mujer y luego el pase q es el sometimiento sexual, es carísimo. `Black´, queda en Ayacucho 1981, en pleno Recoleta, a la vuelta del Hotel Alvear.”


Asimismo, el periodista reveló: “la gente dice que los prostíbulos no se van a terminar, porque tienen relación con la policía. En realidad, son niveles más altos: hace un par de años, este prostíbulo - Black - mantenía relación comercial con el local `Soho´, una marca de ropa denunciada por trabajo esclavo, que además de esto está relacionada con el tráfico de autos de alta gama, en una causa muy conocida porque fue el escándalo de las camionetas Hammer, iniciado a partir de una causa de la Cancillería que investiga a la concesionaria Machines.”
Además, Schaerer señaló: “Nelson Sánchez Anterino (dueño de Soho) está involucrado en esta causa porque muchos de los autos que se traficaban y vendían a la concesionaria, estaban en un galpón de su propiedad. A ese depósito concurría el dueño de Black, Alberto Fernández (homónimo del político). Soho compartía con Black un local comercial: luego, Fernández y Sánchez Anterino estaban relacionados con la concesionaria.
A este galpón, que fue descubierto el año pasado por trabajadores de Soho, denunciado y es parte de una causa, va asiduamente Alberto Fernández: de hecho, en la página de La Alameda está la documentación y una foto que se logra del dueño del prostíbulo Black, dentro de la fábrica de Soho.”
Seguidamente, evidenció los distintos niveles de poder que están involucrados: “allí no terminan los vínculos con el poder, no solo es un empresario que comercia y somete a mujeres a la explotación sexual - muchas de ellas, inmigrantes que no tienen documentos-. A su vez tienen relación con una persona que era de íntima confianza de la presidenta: Fabián Gutiérrez, que era secretario presidencial hasta 2009 y fue acusado de enriquecimiento ilícito por la construcción de una mansión en El Calafate (Santa Cruz).
Él también es dueño de una de las concesionarias Machines, que está en Río Gallegos, y según el propio testimonio de Carina, él de los habitué de Black, donde iba a cerrar negocios y pasaba noches enteras en conversaciones con Alberto Fernández. Otro habitué es Nelson Sánchez Anterino, dueño de Soho; asi que acá tenemos una especie de triunvirato empresario de distintos rubros, pero todos tienen la finalidad de la ilegalidad.”
Fernando Tebele: “¿Quién es el comisario Araya?”
LS: “El comisario Araya es una de las personas claves que frena a Carina en la relación con La Alameda, y en la posibilidad de que haga denuncias. Ahora fue apartado de la comisaria y está en un proceso de investigación: es probable que deje de estar en policía por la denuncia de Carina junto a La Alameda.
Lo que hacía (Araya) era comprar el silencio de Carina. Sabía de ella, de la información que tenia, que había ido a la justicia: lo que hacía permanentemente era alquilarle un departamento y para mantenerla ahí, a cambio de que no denunciara y que no se involucrara con La Alameda. Le paga eso para que viva con su hijo, para que no hablara pero también para algo gravísimo: que volviera a la prostitución. Eso implicaba, además del sometimiento, que les vendiera drogas a los clientes y que ella consuma. Esa es una de las exigencias en los prostíbulos.”
FT: “Además es otro modo de sometimiento, al volverlas adictas les siguen entregando cocaína o lo que fuere y eso implica una dependencia más.”
LS: “Aparte, en el momento del rescate, la victima quiere dejar esto. Como Carina, que lucha contra las mafias, contra un comisario q la hace depender económicamente de él para pagarle su vivienda, y a esto se agrega el tema del consumo. Hay que sumar los problemas psicológicos de haber sido sometida por hombres, por violaciones, por narcos y su adicción.”
FT: “Ustedes, ¿cómo manejan esto? Ya que en Parque Avellaneda no tienen un lugar de asistencia a las victimas.”
LS: “Algunos compañeros son psicólogos y tratan de conversar con ellas. También recurrimos a entidades públicas que tienen que dedicarse a este tema: por ejemplo, en el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires hay una ley de asistencia integral a las víctimas de trata y centros de atención.”
FT: “¿Por qué ella no está en estos centros?”
LS: “Al principio no quería. Ella teme mucho por su seguridad: está en un lugar no oficial, custodiada por gendarmería. Íbamos a tener una entrevista con la gente del área de Derechos Humanos de la ciudad, pero no se realizó. En estos días, estamos viendo la posibilidad acerca de las alternativas que tiene, y cómo puede seguir de ahora en más.”
FT: “¿Carina está con custodia policial, o con ustedes?”
LS: “Ambas cosas: está custodiada por gendarmería y por nosotros. Estuvo una semana entera sin resguardo de nadie y La Alameda la rescató directamente del departamento que le alquilaba el comisario Araya. Ese fue uno de los momentos más peligrosos porque Carina no había salido en los medios, había recurrido a nosotros, y la custodia que se había ordenado desde el juzgado de Canicoba Corral (juez federal), entre no se sabe qué intereses, no se había efectivizado.”
FT: “¿Ella se comunicó con ustedes?”
LS: “Si. Vio el video de Madaho´s (uno de los prostíbulos más importantes de Recoleta, que está ubicado frente al cementerio y se disputa el ranking de prostíbulos con Black). Como pasa muchas veces, que se hace público lo que muchos callan y lo ve una víctima, esto genera que la víctima se acerque. Nos llamó, y nos encontramos en el departamento que luego supimos que era alquilado por Araya: Luego empezó una militancia relacionada con su rescate y con darle la mayor protección posible.”
Seguidamente, Schaerer relató: “(Carina) pasó unas noches en La Alameda y se buscó la posibilidad de conseguir un lugar donde pueda vivir con su hijo. Luego, pelear por una custodia real, no una enviada por la policía federal que es a quien ella está denunciando.”
FT: “Una de las cosas q más me impactó del testimonio de Carina es que no existe la prostitución por cuenta propia en la ciudad de Buenos Aires, que siempre están bajo la órbita de una mafia.”
LS: “El testimonio de ella viene a avalar todo lo que nosotros estábamos denunciando; que justamente no existe el cuentapropismo en Argentina ni en ningún lugar del mundo.”
FT: “¿Cómo está Carina ahora?”
LS: “Está muy delicada mentalmente, está agotada. Para las víctimas, decir lo que les sucedió una y otra vez es muy difícil; ella quiere seguir en la pelea de rescatar mujeres a las que vio cómo eran sometidas. Esperemos que esto se pueda dar, seguir denunciando y que cada vez más víctimas puedan sumarse al testimonio de Carina. Que esto se haya difundido masivamente es un logro muy importante para erradicar a esta mafias y las redes de complicidades q tienen.”
Schaerer sentenció: “el rol de Carina es un rol casi único en Argentina, porque no hay muchas víctimas que hayan dado nombre, apellido y su cara, para decir todo lo que ella dijo, a riesgo de su propia vida. Pasó por el infierno, como pasaron los costureros de los talleres clandestinos y han dado testimonio en vida de la crueldad más abyecta del ser humano: ella dio la cara y nombre sobre lo que vivió.”
Finalmente, afirmó: “La Alameda está para eso, para respaldarlos y que más víctimas puedan seguir hablando y denunciando, para erradicar esto.”

0 comentarios:

Publicar un comentario