28 mar. 2012

Susana Fiorito tiene un apellido ilustre. Su abuelo loteó la villa que bien puede considerarse la Belén argentina, Villa Fiorito, allí donde nació el Dios del fútbol. Pero Susana es mucho más que esa anécdota. Colaboró en los '70 en el área de prensa de Sitrac-Sitram, organizaciones gremiales de una Córdoba industrializada y con una clase obrera combativa.


La película Memoria para reincidentes, del colectivo Contraimagen, cuenta su historia de militancia entre otras, todas de activistas que peleaban contra las estructuras burocratizadas más ligadas al peronismo tradicional.
Fiorito es hoy parte de la Biblioteca Popular Bella Vista, ubicada en uno de los barrios humildes de la ciudad de Córdoba, junto a su compañero, el escritor Andrés Rivera.
La peli, mientras tanto, puede verse nuevamente en el Cine Gaumont de CABA, en Rosario y en diferentes ciudades del país y asombra por el material de archivo inédito.

0 comentarios:

Publicar un comentario