4 jul. 2012

Genera inquietud la situación de los integrantes de la Comunidad Indio Colalao, en Riarte, Tucumán. Jorge Posse y de Freddy Moreno Nuñez Vela se arrogan la titularidad de 19000 hectáreas, entre las que se encuentran las tierras de la comunidad Indio Colalao, que está en asamblea permanente desde hace varios días, pidiendo el cese de hostilidad y la reapertura de una escuela. La fiscalía décima ha hecho un pedido de restitución provisoria en favor de los terratenientes y el juez lo autorizó. Esta tarde, 250 efectivos policíales, se hicieron presentes en el lugar e ingresaron al territorio comunitario. "Los últimos mensajes que recibí desde la comunidad decían: 'estamos en un estado de guerra, se escuchan disparos, la gente está resistiendo cuerpo a cuerpo', dijo Cintia Ovejero, cuyo bisabuelo nació en una casita de piedra en esas tierras hace muchos años. La policía se encuentra todavía en el territorio y la preocupación crece.

"En la zona no hay hospitales de alta complejidad, si le pasa algo a algún hermano no va a tener la asistencia médica necesaria", señaló con mucha preocupación. En la zona donde se da el conflicto directo hay alrededor de 40 personas. No hay luz eléctrica, se alumbra con mechero, no hay agua corriente, consumen agua de una acequia, se vive del pastoreo y de la siembra de pequeñas huertas y del ganado. Hay niños y ancianos que para poder salir del territorio tienen que cruzar por Salta para ser trasladados por allí, tras cruzar un ríó. "Han cerrado la escuela, entendemos que es todo parte de un plan sistemático de expulsión", culminó categóricamente.

0 comentarios:

Publicar un comentario