20 ago. 2012

Por Andrea Salvati La Retaguardia

Susana Toporosi es licenciada en psicología y presidente de la Asociación de Profesionales del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. Además, es integrante del colectivo gráfico que realiza la Revista Topía (dedicada al psicoanálisis, la sociedad y la cultura).
En diálogo con el programa "Sueños Posibles" (que se emite los lunes de 21 a 22 horas, con la conducción de Alfredo Grande), Toporosi detalló los inconvenientes que enfrentan los trabajadores del Hospital Gutiérrez y de todas las instituciones de salud, tanto a nivel edilicio, como lo que respecta a la falta de insumos y las condiciones laborales del personal.
Sumado a esto, la licenciada expuso los pormenores del proyecto respaldado por el gobierno de la Ciudad de Autónoma Buenos Aires, que pretende ceder terrenos de esta institución de salud a la asociación “La Casa de Ronald McDonald”, perteneciente a la multinacional McDonald´s. 

Cabe destacar que, a través de un comunicado, la Asociación de Profesionales del Hospital ya había expresado su preocupación por la falta de una sala para padres de niños en terapia intensiva, así como la necesidad de que ésta se construya en forma urgente para que los chicos puedan estar acompañados por sus familias.
Los médicos denunciaron: “el Gobierno de la Ciudad tiene los recursos para construirla (…) Sin embargo, para tener esa Sala de Padres tiene un inminente plan de canjeársela por marketing a una entidad emblemática de la alimentación chatarra y dañina, contra cuya dominancia en el mercado tienen que batallar diariamente pediatras, especialistas en hipertensión arterial, nefrólogos y nutricionistas infantiles del hospital. Esto se suma al riesgo de síndrome urémico hemolítico. En nuestro hospital fue que el doctor Carlos Gianantonio lo describió por primera vez para el mundo entero".
En referencia al verdadero rol de la empresa, el documento elaborado por la Asociación de Profesionales revela: “la entidad funcionaría como convocante de donantes que desgravarían impuestos. No otorgaría el dinero, lo recaudaría y pondría su nombre, logos e insignias. No se trataría de una donación de dinero. El nuevo modelo que se introduce en este caso, y que sienta un precedente, es la de otorgar un terreno público a una entidad privada durante 20 años".
También demuestran que estas acciones están prohibidas por la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en el artículo 21, inciso 13: “no se pueden ceder los recursos de los servicios públicos de salud a entidades privadas con o sin fines de lucro, bajo ninguna forma de contratación que lesione los intereses del sector, ni delegarse en las mismas las tareas de planificación o evaluación de los programas de salud que en él se desarrollen".
De la misma manera, revelaron que, a pesar de que el acuerdo no haya sido aprobado por la legislatura porteña “y sin que se haya permitido que pasara por la Comisión de Salud de la misma han comenzado las obras. Se talaron 5 árboles de un pequeño pulmón de manzana, cuando esto está prohibido ya que los árboles deben trasplantarse enteros".

Qué sucede día a día en el Hospital de Niños.

Al ser consultada por la situación general que se vive en el nosocomio, la licenciada Susana Toporosi afirmó: "podríamos decir que se destaca por la calidad de atención de todo el personal a los chicos y las familias: hay mucho compromiso de la gente para trabajar y resolver las situaciones. Pero muchas veces nos encontramos con dificultades que vienen desde la organización del gobierno y de los recursos que nosotros necesitamos, ya sea en relación a lo que pensamos que sería necesario a nivel salarial tanto para profesionales, como para los técnicos y enfermeros".
Seguidamente, explicó: “en este momento estamos luchando por las paritarias, ya que las consideramos insuficientes y, además, inconsultas, porque los gremios lamentablemente no consultan con las asambleas y se deciden aumentos que no reflejan lo que cambió el costo de vida".
En relación a las falencias del sistema y los fondos destinados a la salud, la psicóloga detalló “tenemos problemas importantes en relación a algunas necesidades: lamentablemente el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires está sub ejecutando mucho todo lo que tiene que ver con el deterioro para las reparaciones edilicias de los hospitales. Hace poco se conoció un informe que menciona que en el primer trimestre de este año, que hubiera correspondido ejecutar el 25% del dinero disponible, se ejecutó el 2,8%".

AG: “¿Cuando se sub ejecuta, por qué sucede eso? ¿El dinero se malversa a otra dirección?

ST: “El informe señala que ese mismo trimestre se sobre ejecutó lo que tiene relación con la propaganda del PRO: se utilizó el 46%” (de los fondos disponibles en ese lapso de tiempo).
La situación edilicia de la mayoría de los hospitales, o yo diría de todos, es que literalmente se están cayendo, como el Muñiz. También hay situaciones como la del Álvarez, que se incendió en el mes de enero: pasaron muchos meses y no se ha resuelto absolutamente nada, solo se pusieron alarmas” detectoras de humo.

El pacto entre el gobierno porteño y McDonald´s

Refiriéndose a la actualidad del Hospital Gutierrez, Toporasi explicó: “los chicos de terapia intensiva son niños que están atravesando una situación sumamente delicada, y por supuesto necesitan a sus papás cerca: pero no tenemos una sala para esos padres. Lo que está en debate, en este momento, es que hay una asociación civil, La Casa de Ronald McDonald (la cual tiene relación con la empresa McDonald´s) que propone construir una casa para los padres dentro del hospital, para lo cual la Ciudad le cedería por 20 años un terreno dentro del hospital de niños.”

Al respecto, añadió: “esto ha despertado muchísima oposición en muchos sectores del hospital, porque realmente consideramos que se trata de una privatización del espacio público y, sobre todo, de los deberes que tiene el estado.” 

Otro de los motivos que ha despertado el debate, según lo explicado por la psicóloga, es el nexo entre la imagen de la empresa norteamericana y la salud de quienes consumen sus productos, tanto en Argentina como en el resto del mundo: “se trata de una firma que ofrece alimentos que son opuestos a los criterios de alimentación saludable que maneja el hospital, los pediatras y los nutricionistas.”

“Además, en Estados Unidos se pronunciaron dos mil médicos contra la instalación de hamburgueserías ligadas a la misma empresa, a causa de la calidad alimenticia  y por la transmisión de hábitos. Nosotros decimos que los pediatras reman contra la corriente del sistema todo el tiempo para poder instalar hábitos saludables.”

A continuación, la licenciada Susana Toporasi realizó un análisis global de los fines que persigue la compañía a la hora de pretender emplazarse en el lugar: “ocurren estas cosas: se considera hasta natural y bienvenido que venga una empresa a instalar dentro del hospital una casa, supuestamente para ayudar (en este caso, al hospital Gutiérrez), a cambio de que aparezcan sus logos y sus insignias. Sabemos que esto tiene que ver con un intento d mejorar su imagen entre sus consumidores, que son niños y adolescentes.” 

El cuerpo de trabajadores del nosocomio infantil se encuentra trabajado conjuntamente para diseñar un plan de acción que revierta el arribo de la multinacional a su espacio: “estamos llevando adelante un trabajo en relación a lo político, en el sentido de hablar con los profesionales (…) inclusive dentro de la legislatura hay bloques que se están oponiendo a esta situación. Tratamos de que esto pueda pasar por la Comisión de Salud, ya que esto no estaba previsto, sino que lo discutieron la semana pasada en la Comisión de Presupuesto.

 “La Asociación de profesionales del Gutiérrez y la organización gremial, que en nuestro hospital es opositora a la dirección de los gremios, estamos trabajando juntos en esto: realizamos dos asambleas sobre este tema, y hemos tratado de armar una red con otras instituciones que apoyan nuestra posición.”

Del mismo modo, la licenciada expuso: “lo que queremos es desnaturalizar que, como el gobierno no se va a ocupar de estas cosas, puede venir alguien que aparece como quien llega a beneficiar al hospital y en realidad se trata de la realización de un contrato, de ceder un espacio público para una firma privada, y hasta sabemos que en los locales de McDonald´s figura en la caja un cartel que dice "esta institución colabora con el Hospital de niños" lo cual intenta mejorar su imagen.  Nos preocupa que sea a través de esto y que la gente pueda naturalizar que el gobierno no se ocupa de estas cosas.”

“Mientras tanto –continuó Toporosi -  en el hospital se instalaron 32 cámaras de seguridad, que cuestan un dineral. También se han instalado plasmas en la sala de espera y en la guardia para pasar propaganda del gobierno, y estamos en el tema de para qué se usan los recursos…”

En relación al análisis hecho por los integrantes del programa sobre la idea que la empresa dirige al interior de la sociedad (sobre todo a los niños y jóvenes, entre quienes se concentra el mayor porcentaje de consumidores) a través del cual instala el concepto de que "comer hamburguesas es sano", Toporasi dijo:  “esto lo discutíamos con las medicas del servicio de nutrición: nos planteaban que lamentablemente hay muchísima oferta de alimentos que no son saludables para los chicos, y que es una labor cotidiana d los médicos trabajar con los padres, mostrarles que es más beneficioso reemplazar bebidas azucaradas por otras, ya que esas no son alimentos.”

“Hay que hacer una contracultura, porque está muy instalado en los chicos y adolescentes, porque estos son generalmente locales que venden comida más barata, y ya está muy instalado que los chicos se reúnan ahí. Nos tenemos que plantear qué mensaje ofrece una institución como un hospital público de niños, que además está considerado como uno de los lugares más prestigiosos. Qué peso podría tener el hecho de que esto se instale como modelo de consumo dentro de un hospital de niños: esto no es una cosa menor.”

0 comentarios:

Publicar un comentario