15 sept. 2012


Renuncias, desmayos y una incertidumbre total
(Por La Retaguardia) Luis Darío “El Pato” Condorí de 29 años fue asesinado en el marco de una disputa por la tierra y el acceso a una vivienda digna en la localidad jujeña de Humahuaca. El caso fue utilizado políticamente por los medios tradicionales sin hacer referencia al problema de fondo sino sólo para atacar al gobierno nacional, relacionando a la agrupación Tití Guerra con la Tupac Amaru, que lidera Milagro Sala. Para aclarar lo sucedido y conocer cómo se vive en Humahuaca tras estos hechos, dialogamos con Hugo Jerónimo, de Radio Independencia.

“Por estos momentos debemos decir que las cosas están más calmas  - refiere Hugo Jerónimo respecto al clima que se vive ahora en las calles humahuaqueñas – tras lo que fue hace dos días atrás la primera marcha del silencio protagonizada por la familia doliente, por la comunidad que la  acompañó, donde se escucharon pedidos y reclamos de justicia por Luis El Pato Condorí. Se hizo escalas en la municipalidad y en la seccional decimoquinta, donde se pidió hablar con el ayudante del fiscal, el jefe de la unidad tres de policía con asiento en nuestra ciudad, para reclamar mayor celeridad a la hora de conocer datos en torno a los procesados, pedir mayor resguardo para la comunidad, visto que estamos hablando de una población aproximada de 11 mil habitantes, y lamentablemente ante los sucesos se cuenta con escasa presencia policial en lo que hace a la guardia como así también del cuerpo de infantería”. Es que según explica Hugo, “está en el pensar de la gente que si tal vez hubieran contado con mayor número de personal (policial) esta situación se habría evitado”.
Desde un primer momento, se apuntó a la organización social Títí Guerra como responsable del ataque a las familias que se encontraban en el predio. Hugo explica que la Tití Guerra no tiene bases en Humahuaca, ni lleva adelante ningún programa, ni ejecuta ningún tipo de obra en esa localidad: “Por eso estamos todos sorprendidos con su irrupción en la cotidianeidad de los humahuaqueños. La organización social que tiene base en Humahuaca es la Tupac Amaru, la mayoría de sus integrantes son humahuaqueños, trabajan en construcción de viviendas, comedores, guarderías, diferentes programas y proyectos que llevan adelante, no obstante esta situación ha hecho que medios nacionales liguen directamente una organización con la otra. Esto no es por defender, pero hoy por hoy son muchos humahuaqueños que están en la Tupac Amaru y se ven involucrados en el fuego cruzado de las posturas políticas nacionales y provinciales”.
Respecto al rol de la Tití Guerra en los hechos de la semana pasada, Hugo señaló: “Ellos habrían sido contratados por una inmobiliaria para hacer resguardos de algunos espacios. De acuerdo a un recibo que ha sido público tras la presentación del abogado de la familia Condorí, ellos habrían cobrado una suma de dinero para hacer el procedimiento de resguardos de estos espacios, estas parcelas al momento de entregarse a sus supuestos dueños o adjudicatarios, pero bien clarito se remarca que era de forma pacífica, hecho que ha quedado por el suelo al conocerse los peritajes en los que se encontraron machetes, casquillos de balas en los vehículos y en los lugares donde estaban ellos”.
Es que para Hugo este hecho puso bajo la lupa cuál es la real y verdadera situación de estos terrenos que están siendo vendidos a inmobiliarias que a su vez los venden a terceros, se trata de espacios donde ya hay personas viviendo: “En el caso de la familia Urbina (en cuyo predio se desarrollaron los hechos de la semana pasada), hace siete años que tiene su casa allí, aduce propiedad por ser descendiente de los antiguos propietarios del lugar, pero es toda una zona de tierras que estaría en un juicio de sucesión y todos aquellos que consideran tener derecho han puesto a la venta diferentes espacios, llegando a chocar con esto de que algunos espacios son vendidos a dos o tres personas”, explicó Jerónimo de Radio Independencia (que se emite en el 102.9, y que el próximo mes de octubre estará cumpliendo 10 años al aire).
El asesinato de Condorí provocó además un cambio de autoridades en Humahuaca. Tras idas y vueltas, el entonces intendente Roberto Lamas presentó su renuncia que fue aprobada por unanimidad por el Concejo Deliberante. De esta manera, la concejal Candelaria Cari, presidenta del Concejo, ocupó transitoriamente el cargo. Entre sus primeras actividades, dialogó con los diferentes sectores y secretarías para tomar conocimiento de la situación en el municipio.
Pero el problema de fondo sigue sin tratarse por las autoridades, ni mencionarse en los medios tradicionales: La  tenencia de la tierra, las personas que viven hace muchísimos años allí y las inmobiliarias que venden los terrenos aprovechándose de que esa gente no tiene los papeles, muchas veces además se las venden ya no a terratenientes, sino también a personas con necesidades, que buscan una vivienda digna.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario