7 sept. 2012

Foto: Anred
(Por La Retaguardia) Hace unos meses el gobierno porteño puso en práctica su iniciativa de crear un nuevo centro cívico de la Ciudad de Buenos Aires en terrenos que pertenecen a los hospitales psiquiátricos Borda, Moyano y Tobar García, donde funcionan además los Talleres Protegidos que generan un espacio laboral y de esparcimiento a los internos. Hablamos con Emilio Montivero, delegado de ATE de este sector, para que nos cuente la lucha que llevan adelante en contra de lo que consideran una ocupación ilegal de los hospitales y talleres.

El gobierno porteño presentó el año pasado un proyecto que impulsa la mudanza de las dependencias públicas más importantes a la zona sur de la Ciudad, en especial al barrio de Barracas. Apenas tomaron conocimiento de este proyecto, los trabajadores de los tres hospitales votaron en una asamblea realizada en enero pasado decirle “No al centro cívico en el Hospital Borda, y no al traslado de los talleres protegidos”. Pero el 8 de agosto, a las 7 de la mañana, efectivos de la Policía Metropolitana entraron junto a la empresa que realizará la obra del centro cívico, violentaron un candado y comenzaron a tirar los primeros pilotes. Según explicó Montivero, lo hicieron en forma clandestina e ilegal, ya que no tenían ninguna orden para ingresar. A medida que comenzaron a llegar los trabajadores, encontraron el taller vallado. No entendían lo que sucedía porque además ningún funcionario tenía un papel o escrito judicial que avalara la presencia de la empresa constructora en el lugar. Desde ese día, los trabajadores resolvieron efectuar una permanencia pacífica en los talleres que funcionan dentro del Borda.
Respecto al proyecto en sí, Montivero explicó que los espacios involucrados en una primera etapa del centro cívico son la morgue, los talleres protegidos, la cancha y algún espacio más del Hospital. Según fuentes informativas, referidas por el delegado de ATE, la totalidad del plan abarca desde la Avenida Caseros hasta la calle California, y desde Carrillo hasta Amancio Alcorta, lo que dejaría en evidencia que no se estaría incluyendo sólo al Borda, sino también al Moyano y a los Talleres Protegidos.
Actualmente, en los talleres protegidos hay 180 pacientes, que concurren todos los días, de lunes a viernes, a la sede ubicada de Suárez y Carrillo, donde funciona el taller 19.
Montivero explicó que hay un decreto en el marco de la Ciudad de Buenos Aires que dice que no se pueden utilizar terrenos de un hospital público para realizar emprendimientos ajenos a la función que estos tienen:  “esta norma no fue respetada, firmaron un acta por la cesión de todo el hospital, y después hicieron otra diciendo que se habían equivocado y que eran dos hectáreas nomás, al margen de que no se afecte directamente a la internación de los pacientes. Pero este hospital es escuela de docentes, vienen un montón de residentes a hacer sus pasantías. Implica no solo la internación de pacientes, va más allá. Para nosotros este es un primer pasito para avanzar con todo el arrasamiento de la salud mental en la Ciudad de Buenos Aires”.
De todos modos, Montivero aclaró que ellos no se oponen a la construcción de un centro cívico en la zona sur de la Ciudad, pero sí rechazan que éste se haga dentro de un hospital: “este lugar brinda salud a gente que la necesita, es docencia, nosotros trabajamos, enseñamos oficios, resaltamos las capacidades remanentes de los pacientes. Hay otros lugares para hacer el centro cívico”, explicó. Y en este sentido, agregó que en el barrio de Lugano hay muchos espacios para trasladar el centro cívico: “Es una zona grandísima, hay lugar cerca del (Parque) Indoamericano. Podés invertir esos 420 millones en crear casa de medio camino, hospital, talleres protegidos, podés mejorar la zona de Barracas, los centros culturales. Yo en general me muevo por Lugano, Mataderos, y podés hacer ahí el centro cívico, tenés (opciones) para mejorar esa zona”.
Pero el intento de construcción de este centro cívico no es la primera medida impulsada desde el PRO que afecta a la salud mental: “desde que asumió (Mauricio) Macri hubo mucha baja de pacientes en el Hospital Borda – especificó Montivero –,  se derivan a prepagas, a obras sociales, así que la dotación de pacientes ha disminuido. En cuanto a los talleres protegidos, nosotros recibimos pacientes tanto del Borda, como del Moyano u obras sociales, y tenemos una cierta cantidad de pacientes. Este taller está dentro del hospital, brindamos tratamiento a pacientes que no pueden salir del hospital, así que este taller es importante en ese sentido. En este momento, el taller está en funcionamiento, no es un lugar obsoleto como dice Macri, hay pacientes que vienen a recrearse, está en muy buenas condiciones, con un taller de herrería, de carpintería, una sección de pintura, con todos los chiches que se puedan imaginar, con compañeros trabajando. Así que este es un proyecto que está descolgado, es un negocio inmobiliario”.
En relación a la situación general del Hospital Borda, Montivero confirmó que este es el segundo invierno que están sin gas: “Los delegados del Borda, algunas comisiones internas, gremios como Médicos Municipales, firmaron un acta que decía que si arreglaban el hospital cedían esta parte del terreno. El hospital sigue sin gas todavía, se hacen pequeños arreglos como colocación de aires acondicionados, cortinas, que son cosas que las tienen que hacer directamente sin firmar un acta. El gobierno se tiene que comprometer a hacer esas cosas. El vaciamiento en cuanto al traslado de pacientes, aquellos pacientes que tienen obra social tienen suerte, lo mismo los que tienen prepaga, pero aquellos pacientes que las familias no los abriga por ahí quedan en situación de calle. Acá tenemos pacientes que están en situación de calle y que vienen durante el horario laboral en el que estamos. El tema central de todo este conflicto es que este gobierno desde 2008 no invierte lo que tiene que invertir en salud”.
Además, el Tobar García y el Moyano también tienen deficiencias: “El Tobar García estuvo más de dos años sin terminar las obras – relató Montivero –. La comisión interna de ATE no firmó la entrega de las obras que está haciendo el gobierno de la Ciudad este último tiempo, yo creo que es parte de todo el plan, lograron refaccionar la fachada del infanto juvenil, pero la comisión interna de ATE no le firmó el conforme porque cuando vos firmás tenés que hacerlo por la recepción de todo el trabajo y no solo por la fachada. Dentro del Tobar García hay partes sin gas. El Moyano está en mejores condiciones en lo edilicio, pero tiene sus problemas. En talleres protegidos estuvimos sin gas en 2007 y 2008. En general todos vivimos las mismas falencias, los mismos problemas en los hospitales de la zona”. 

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario