1 nov. 2012

(Por La Retaguardia) El proceso comenzó en setiembre de 2011 con 26 imputados por delitos de lesa humanidad cometidos a más 280 víctimas en la última dictadura cívico militar. Durante el mes de noviembre se escucharán los alegatos de la fiscalía y las distintas partes acusadoras; mientras que en diciembre será el momento de las defensas y las últimas palabras de los acusados. Se espera que el Tribunal Oral Federal 1 de la Plata dé a conocer la sentencia antes de fin de año. Dialogamos con la abogada Guadalupe Godoy, integrante de la querella Justicia Ya!, quien nos dio detalles del trabajo que vienen realizando en este juicio.

La letrada afirmó que en el desarrollo del juicio se pudo probar todo aquello por lo que se acusaba a los imputados, por lo que los pedidos de condena que realizará su querella serán por las máximas penas. “Formo parte de un colectivo que en su momento tomó la decisión político jurídica de que las imputaciones que se realicen sean teniendo en cuenta el concepto de genocidio. Nuestro argumento fue insistir en que no podíamos analizar los juicios teniendo en cuenta a las víctimas en forma aislada, considerando los casos fraccionados sino que había que entenderlos en su conjunto, y eso significa mostrar que lo que se había intentado eliminar era a los sectores sociales que podían oponerse a la aplicación de las políticas de la dictadura, como el movimiento obrero, el estudiantil, y lógicamente las organizaciones políticas que conformaron los procesos revolucionarios en las décadas del ´60 y el ´70”, explicó Guadalupe Godoy a Oral y Público.
El tribunal de este juicio, compuesto por Carlos Rozanski, Mario Portela y Roberto Falcone, es el mismo que en procesos anteriores utilizó el marco de genocidio para contextualizar sus sentencias, lo que facilita de alguna manera la tarea de las querellas: “por ejemplo los jueces Falcone y Portela también intervinieron recientemente en la causa Moreno en Tandil, y a su vez hemos hecho con ellos los juicios de Unidad 9 y alguno por casos particulares, por lo que uno ya conoce tanto las posiciones doctrinarias de cada juez como la dinámica probatoria, qué es lo que cada magistrado mira con mayor interés. Además, hace menos de dos meses ampliamos la acusación por el delito de homicidio, que si bien eso no construye un alegato, prácticamente tiene los mismos requisitos probatorios, con lo cual todas las partes que realizamos esa ampliación ya tenemos un gran espectro de la prueba que en ese momento se expuso. Lo que obviamente es nuevo y lo que uno intenta en el momento de alegar es mostrar lo que durante el juicio se ve como hechos particulares y encontrarle un sentido a eso, en nuestro caso es que esos más de 280 casos demuestran cómo en el caso específico de La Plata el aparato represivo estuvo orientado al exterminio fundamentalmente del movimiento estudiantil y también de los sectores más dinámicos del movimiento obrero. Y lógicamente todo lo que va surgiendo, que uno lo expone para intentar que en la sentencia haya respuestas que permitan nuevas investigaciones, el rol del Poder Judicial durante la dictadura, acá surgió muy fuerte algunas complicidades de los denominados civiles. El desafío más fuerte que tenemos tiene que ver con una situación que hasta ahora no se había dado que es el juzgamiento de alguien que era parte del aparato de la burocracia estatal, estamos hablando de Jaime Lamont Smart, que fue ministro de Gobierno”.
En los alegatos de las querellas se aplicarán las distintas recomendaciones dadas por la Cámara de Casación respecto a este tipo de juicios. “Primero será el turno de la fiscalía para que después las querellas podamos adherir a las partes que consideremos pertinentes y no extender tanto el período de alegatos, porque estamos hablando de un juicio de más de 280 víctimas, que se inició con 26 imputados, por lo que son alegatos muy extensos, pero hay un acuerdo de las partes acusadoras para poder evitar reiteraciones y por lo tanto intentar tener una sentencia antes de fin de año”, explicó la abogada.
Al momento del alegato de Justicia Ya! también estará presente la figura de Jorge Julio López, de quien Godoy era abogada durante el juicio a Miguel Etchecolatz y cuyo paso por la Comisaría 5ª es uno de los casos que se juzgan actualmente: “Hace dos años cuando hicimos las pruebas y ofrecimos que el testimonio de López fuera por exhibición, nos dijeron que les parecía muy arriesgado, y hoy vemos cómo en el próximo juicio que se inicia por ESMA ya la exhibición de testimonio no parece tan alocado como hace un tiempo. También es un balance de estos juicios ver cómo se han ido corriendo estricteces judiciales y procesales que no permitían realizar estos juicios como corresponde, porque los códigos no están preparados para genocidios, esto está claro, con lo cual creo que fue un gesto muy significativo la voz y el gesto de López (durante el juicio por el Circuito Camps) ahí frente a Etchecoltaz, porque el día que declaró (en 2006) no estaba Etchecolatz en la audiencia. Además, López es una presencia constante en el juicio, muchas veces los testigos lo mencionan o es la explicación por la cual piden no testimoniar en relación al agotamiento que produce la reiteración (de declaraciones)”.
A lo largo del juicio, murieron algunos de los imputados como el gobernador de facto de la Provincia de Buenos Aires Ibérico Manuel Saint Jean, y el Jefe de la Brigada de Investigaciones de La Plata Rubén Oscar Páez. Otros fallecieron durante los seis años que duró la etapa de instrucción, Reynaldo Tabernero (Coronel Subjefe de la Policía de la Provincia de Buenos Aires), Rodolfo González Conti (Director General de Seguridad de la Policía bonaerense) y Osvaldo Sertorio (Comisario de la Comisaría 5ta. de La Plata), entre otros. Godoy adelantó que este tema formará parte del balance y las exigencias de la querella de Justicia Ya!: “en algún momento se hacía responsable de esto exclusivamente a lo que eran maniobras dilatorias de las defensas, pero en realidad también tiene que ver con las instrucciones de los juicios. El caso del Circuito Camps es una continuidad de lo que fue la Causa 44, y hemos sufrido una instrucción en la que se volvía a citar a los testigos o a ratificar esas declaraciones, o a declarar nuevamente cuando ya lo habían hecho en el Juicio por la Verdad, aceptando recursos que no tenían sentido y que en cualquier causa se rechazan” Godoy afirmó que intentarán dar cuenta de estas responsabilidades para evitar que se repitan en las próximas causas por delitos de lesa humanidad.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario