27 oct. 2012

La Justicia suspendió un proyecto de geotermia en el área del volcán Copahue
(Por La Retaguardia) Hace tiempo que el gobierno provincial pretende instalar un proyecto de geotermia en el área del volcán Copahue, con el objetivo de generar energía eléctrica. La propuesta es cuestionada por la Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Caviahue y Copahue porque entienden que implica un riesgo para el medio ambiente, la sustentabilidad de las termas (en Copahue hay un complejo termal que es un importante destino turístico de la zona), y pone también en riesgo un glaciar que está a solo mil doscientos metros del lugar donde se quiere instalar la planta. Esto último genera además el rechazo de la comunidad Huayquillán, vinculada íntimamente con el volcán. El abogado Cristian Hendrickse acompaña este reclamo y nos brindó todos los detalles.


Una de las primeras discusiones que giró en torno a esta iniciativa parecía comenzar a saldarse a través de una documentación de la Asociación Argentina de Geología, que afirma que efectivamente lo que está ubicado a mil doscientos metros del lugar señalado para el proyecto, es un glaciar. “Desde la sanción de la Ley de Glaciares no se puede hacer actividad minera en las áreas glaciares y pleriglaciares y la geotermia está clasificada por el Código de Minería como una actividad minera, con lo cual estaría prohibida”, explicó Hendrickse a La Retaguardia. Esto motivó a que los vecinos hicieran un amparo ante la justicia, que entendió que se intentaba hacer una actividad prohibida por la ley, por lo que se adoptó una medida cautelar para suspender el proyecto. Esto fue apelado por el gobierno provincial, pero la Cámara de Apelaciones lo confirmó. Sin embargo, cuando las autoridades recurrieron al Tribunal Superior de Justicia acompañaron el informe de un científico del IANIGLIA (Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales) que decía, sin ningún tipo de prueba científica que lo avale, que no era un glaciar sino una acumulación de nieve.
Este punto deja en evidencia la importancia de que se realice el inventario de glaciares previsto en la ley que hasta el momento no se llevó adelante, ya que permitiría determinar realmente qué zona es glaciar y periglaciar y cuál no.
Lo concreto es que el tribunal resolvió levantar la medida cautelar, dando vía libre a que la empresa y el gobierno avancen con el proyecto. Para su financiación informaron que el 70% del presupuesto se obtendría de un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). “El BID forma parte de la estructura de la Organización de Estados Americanos, que tiene una carta de derechos humanos que es el Pacto de San José de Costa Rica, cuyo intérprete máximo es la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Esta Corte ya había dicho en el caso de una comunidad contra Nicaragua, que la relación de los indígenas con la tierra no solo se debe entender como una cuestión de propiedad y de provecho económico sino que también hay una relación de espiritualidad, y que esta relación es trascendental para las comunidades indígenas y los Estados deben respetarlas”, señaló Hendrickse e indicó que cerca del volcán Copahue se encuentra la comunidad mapuche Huayquillán, íntimamente vinculada con el volcán: “ellos entienden que cada comunidad está relacionada con un determinado volcán y ellos están relacionados con el Copahue. Creen que el volcán es un espíritu, en mapuche al volcán lo llaman pillán que también significa espíritu. Ellos manifiestan que allí está concentrada la energía, y cuando la comunidad o la gente hace cosas malas el volcán lo hace entender; cuando se le hace algo a la tierra, ella lo devuelve con señales. En el último año el volcán estuvo teniendo erupciones y ellos consideraron que se estaba sintiendo amenazado por este proyecto y decidieron rechazarlo, e ir al BID a pedirles que no financien el proyecto”, agregó el abogado. Para que se entienda lo que implica el proyecto para la comunidad mapuche Hendrickse utilizó un ejemplo bastante contundente: "es como si se lo hiciera sobre el santo sepulcro".
El directorio del BID aprobó en 2006 una serie de políticas para los pueblos indígenas, que incluyen estrategias de desarrollo, en los que hay salvaguardas para garantizar la integridad cultural de estos pueblos.
Esta semana, Hendrickse junto al lonko de la comunidad y dos integrantes de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Caviahue-Copahue, hicieron una presentación en las oficinas del Banco en la Ciudad de Buenos Aires pidiéndole que aplique estas salvaguardas establecidas en sus políticas para los pueblos indígenas y que no conceda el préstamo para hacer este proyecto. Ahora, los directivos de la entidad deberán decidir si respetan las normas por ellos mismos establecidas, o si directamente responden a sus propios intereses.



DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario