1 feb. 2013

Ezequiel Medone fue atendido en el Durand
(Por La Retaguardia) Fue el epicentro del estado asambleario que nació en los años 2001 y 2002, cuando se realizaban asambleas de vecinos en prácticamente todos los barrios de la Ciudad de Buenos Aires. Cada una votaba sus delegados que participaban luego de las asambleas interbarriales que se desarrollaban en el Parque Centenario. Más de diez años después, el mismo lugar vuelve a ser eje de otra lucha. Como ya se hizo en otras plazas porteñas, el gobierno de Mauricio Macri pretende desde agosto del año pasado colocar rejas en este gran espacio verde y público bordeado por las avenidas Díaz Vélez, Ángel Gallardo y Patricias Argentinas. En ese momento, solo pudieron instalar un enrejado interno abierto, ya que los vecinos acamparon, protestaron y marcharon para evitar el avance de los trabajos. Unos meses después, el PRO volvió a la carga. En la madrugada del lunes 28 de enero, y con la ayuda de la Policía Metropolitana, empezaron a sacar los puestos de las ferias y preparar el terreno para concretar el encierro del Parque. La resistencia de vecinos y feriantes fue salvajemente reprimida dos noches seguidas. Más de veinticinco personas fueron detenidas y hubo también varios heridos, entre ellos Ezequiel Medone, integrante de la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA), con quien dialogamos para que nos cuente cómo sucedieron los hechos.

Evitar el vandalismo, mejorar la seguridad, poner en valor el lugar, cuidar un espacio verde destinado a los vecinos y no a los delincuentes que duermen y se drogan en el Parque, son algunas de las excusas que repite una y otras vez el gobierno porteño para justificar la colocación de rejas en las plazas de la Ciudad y, particularmente, en el Parque Centenario. La intención además es cerrar este espacio por las noches. La mayoría de los vecinos y feriantes de la zona se oponen terminantemente a esta idea, ya que consideran que se trata de un espacio público al que se debe poder acceder en cualquier momento. “Es un espacio para habitar, en el que se hacen un montón de cosas. La política macrista, privatista del espacio público, espera que dé ganancia, tienen una política empresarial, que va totalmente en contra de todo lo que representa el espacio público para otras organizaciones y otra gente que lo habita y que hace otras cosas en el parque, que no es consumir. No es cierto que el Parque de noche es tierra de nadie, he ido mil veces y hay un montón de familias caminando, llevando a los perros, gente grande, ni siquiera son todos pibes tomando cerveza, que también los hay pero por qué no habría de haberlos”, reflexiona Ezequiel Medone, integrante de los colectivos Antena Negra y DTL, que conforman la Red Nacional de Medios Alternativos.
El lunes 28 de enero, durante la madrugada, representantes del Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad, a cargo de Diego Santilli, se dispusieron a enrejar la totalidad del Parque. En un operativo que incluyó un importante despliegue de la Policía Metropolitana, y sin aviso previo, comenzaron a instalar chapas a modo de vallado en todo el perímetro; de hecho algunas pertenencias de los feriantes quedaron confiscadas del otro lado del tapiado. Esta situación generó que vecinos y trabajadores se acercaran al lugar a intentar evitar que continuaran avanzando las obras. Allí permanecieron hasta la noche, momento en que se desató la represión. Hubo varios heridos y veintidós personas detenidas, que fueron liberadas durante la madrugada.
La tensión continuó al día siguiente y las escenas de violencia hacia los vecinos se repitieron. Medone fue una de las personas heridas durante esta segunda noche: “cuando llego al parque, me encuentro que la infantería de la Metropolitana ya había reprimido – relata en diálogo con La Retaguardia – y estaba con un par de motos y cuatriciclos levantando a cuatro, cinco personas. Con unos compañeros nos pusimos a tratar de averiguar algunos nombres de los que estaban siendo detenidos, y adónde se los estaban llevando. Sabíamos que no era a la comisaría 11, que está cerquita, porque es de la Federal. Sobre Díaz Vélez había muchos coches de la Metropolitana estacionados, entendíamos que ahí estaban también los pibes que iban deteniendo. Estaban custodiando solo la parte de los coches, por lo que al Parque se podía ingresar. Un grupo de personas se empieza a mandar para adentro del parque y ahí empieza la segunda represión. Ni siquiera había una situación de enfrentamiento, se empiezan a llevar a la gente porque sí. Ahí identifico a uno de los que estaba evidentemente a cargo del operativo, y me acerco para preguntarle a dónde se estaban llevando a un pibe que tenían ahí; ese fue el momento en que me pegaron un palazo en la cabeza, me lo pegaron de atrás, yo no me di cuenta de que iba a venir, me sorprendió, y escucho que al que yo le estaba preguntando le dice a uno que tenía al lado que me agarrara, así que me fui corriendo de ahí también, y recién ahí me di cuenta de que tenía la cabeza sangrando. Me subieron a la camioneta de FM La Tribu y me llevaron al Durand”. Medone recibió allí cuatro puntos de sutura.
A su vez, a las personas que fueron detenidas se les abrieron causas por “resistencia a la autoridad, daño, lesiones, y atentado" en el Juzgado N°5.
Actualmente, el conflicto se mantiene. Las autoridades porteñas se muestran convencidas en lograr enrejar la totalidad del Parque Centenario, a pesar de que una jueza ordenó, a partir de una presentación de un grupo de vecinos, abandonar las obras hasta que no se dé una respuesta sobre qué tipo de tareas se pretenden realizar en el predio. La magistrada nada dijo de la Policía Metropolitana, por lo que sus efectivos permanecen custodiando el lugar. Mientras tanto, vecinos, feriantes y organizaciones realizan asambleas, festivales, movilizaciones, entre otras actividades, en defensa del espacio público y por un parque sin rejas.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario