2 feb. 2013

(Por La Retaguardia) Manuel Compañez, delegado de la Línea A de subte por la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (AGTSyP), se refirió a los trabajos que Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) y Metrovías están llevando adelante, junto al gobierno porteño, en la línea que permanecerá cerrada a los pasajeros, en principio, hasta los primeros días de marzo. Disminución de la cantidad de formaciones, falta de sistema de frenos, posible cierre de estaciones, son algunas de las problemáticas cuya resolución se desconoce por ahora.

En los últimos días circuló por internet un video que muestra el funcionamiento de los nuevos vagones de origen chino que reemplazarán a los históricos coches de madera belgas de la línea A del subterráneo. En las imágenes puede verse cómo las flamantes formaciones rozan los andenes. Al respecto, el metrodelegado  Manuel Compañez explicó, en diálogo con La Retaguardia, que esta situación es previsible y que se trabaja para modificarla, recortando las curvas en las que esto sucede. De todos modos, remarcó que tanto esta tarea como cualquier otra necesaria para la puesta en funcionamiento de los nuevos vagones podrían haberse realizado en horario nocturno, evitando el cierre de la línea durante prácticamente dos meses, tal como lo resolvió el Ejecutivo porteño, a cargo del subte desde el 1 de enero de este año.
“En realidad los coches se cambiaron en varias líneas -afirmó Compañez- y las pruebas se hicieron siempre de noche, eso es lo normal. En cualquier lugar del mundo se hacen pruebas de noche o en otros sectores que no son propios del subte, en muchos países hay vías especiales para probar formaciones que no son para pasajeros, sino que son de talleres o de cocheras, que es donde se prueban las formaciones, para ver cómo funcionan los frenos, la aceleración, etc. Acá la improvisación o los apuros electorales hicieron que esto no sea así”.
Los inconvenientes con la línea A no terminarán, al parecer, una vez que se reabra el servicio. Según señaló Compañez, oficialmente SBASE y Metrovías anunciaron que de las veintidós formaciones que estaban funcionando, se pasará posiblemente a once: “el problema es que para poder establecer un tiempo no muy largo entre formación y formación, capaz cuatro minutos o un poco más, lo que informó Metrovías es que iban a cerrar las estaciones de Carabobo y Puan hasta que vengan nuevas formaciones. Sin embargo, otros sectores de la empresa informaron también, en este caso extraoficialmente,  que estarían bajando formaciones de otras líneas, rearmadas, como las de la línea D, con las que se podría llegar a dieciséis formaciones. Un servicio Plaza de Mayo-Primera Junta bien dado necesita quince formaciones más una de repuesto, más una periódica, que significa que está haciendo mantenimiento. Pero no está claro qué va a pasar”, agregó el metrodelegado.
Ante este panorama vale preguntarse, entonces, si con la puesta en funcionamiento de los nuevos vagones los pasajeros viajarán mejor. Compañez responde: “hay muchas variables a tener en cuenta, si nosotros podemos tener una flota entera de coches cero kilómetros yo creo que sí se va a viajar mejor, pero por el momento solo vienen nueve formaciones, el resto se va completarían con estos coches Fiat de la línea D. Además, están los problemas de gestión que tiene el macrismo, por no tener planificación porque en realidad no tienen idea de lo que es un subte. Por ejemplo, las nuevas formaciones se trajeron sin el sistema de señales de seguridad, es decir sin freno de seguridad. Para que las formaciones salgan a la línea tienen que tener algún tipo de seguridad, entonces se les va a instalar una copia que es mecánica y electrónica del coche belga, es decir que para que puedan funcionar las formaciones cero kilómetro se les está adicionando el sistema de freno de hace cien años. Hay un problema clarísimo de planificación de cómo se hace este trabajo en el subterráneo y que lleva a este tipo de problemas”.
Cuando se habla de los coches belgas, de hace cien años, se está haciendo referencia a los históricos vagones de madera que funcionaron hasta el último día que la línea A estuvo abierta en enero de este año. Tras una larga polémica sobre cuál sería el destino de estas formaciones, llamadas La Brugeoise, lo cierto es hoy están abandonadas a la intemperie en un predio de Parque Patricios. Compañez calificó este hecho como una vergüenza: “es un patrimonio histórico importantísimo que tiene la Ciudad de Buenos Aires y nuestro país, formaciones de 99 años que siguen funcionando gracias al mantenimiento que hizo SBASE durante tantos años hasta que fue privatizado en 1994. Son coches que internacionalmente quieren ser adquiridos por su valor histórico, es algo de muchísimo prestigio desde el punto de vista técnico o de las industrias que intervinieron en su fabricación, es una propaganda de primer nivel y también un protagonista en la técnica del siglo pasado. Están dejando abandonadas a la intemperie a estas formaciones. Es cierto que es discutible que antes se utilizaban como tranvías en Bélgica, pero después de cien años no se las puede dejar así, son formaciones de roble de los bosques europeos. Es realmente una vergüenza”.


DESCARGAR

2 comentarios:

  1. Reservo mi indignacion para indagar si alguien podria informarme como llegar hasta la estacion Carabobo desde Correo Central o desde Constitucion. Tengo que ir a la facultad ubicada en Puan, dudo que alguien me responda por este medio pero no encuentro informacion en ningu lado. Mi mail: [email protected]

    ResponderEliminar
  2. De Constitucion a Carabobo te llevan el 53 y el 96. Y la bicisenda!!! Mas info en http://mapa.buenosaires.gov.ar

    ResponderEliminar