22 feb. 2013

(Por La Retaguardia) El 6 de febrero del 2002, en un corte de ruta en Esteban Echeverría fue asesinado Javier Barrionuevo por el puntero del PJ Jorge "Batata" Bogado, Dos meses después de las jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001 y cuatro antes del asesinato de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki en la masacre del Puente Pueyrredón.

Ese día de febrero se organizó un corte en la  ruta 205 en reclamo de planes sociales y alimentos para los comedores populares. Jorge “Batata” Bogado, un puntero ligado a los intendentes de Ezeiza y Esteban Echeverría, abrió fuego contra la manifestación, asesinando impunemente a Javier Barrionuevo. 
Javier tenía 31 años. Era su primera vez en una protesta, no militaba ni pertenecía a ninguna organización.
"La madre desocupada cuidaba una casa porque no tenían vivienda. Javier mantenía la casa a través de changas", relata Camilo Moreira Biurra, militante del Frente Popular Darío Santillán (FPDS). "Por esos días a la madre de Javier la mudan y la municipalidad de Esteban Echeverría saca un comunicado diciendo que la mamá de Javier 'se tuvo que mudar cansada de las amenazas de los piqueteros'. Los medios hegemónicos tomaron el hecho como un caso de sangre para las páginas policiales. Alberto Groppi, el intendente, que también lo fue durante la dictadura, cuando fuimos a pedirle una respuesta política por un crimen político que ocurrió en su distrito, nos respondió que era un caso policial. Le dijimos que él tenía el triste privilegio de tener al primer piquetero asesinado en una ruta de Buenos Aires, 'yo no sé si es tan triste', fue la respuesta", afirma Moreira Biurra.
"A partir de esta maniobra para garantizar que no estuviese la familia como querellante (la mudanza de la mamá), todo quedaba en manos del fiscal, que representa al Estado. En el 2003, en el juicio, varios compañeros declaramos lo sucedido. El mismo asesino, declaró que sí había disparado contra Javier Barrionuevo causándole la muerte, pero para el fiscal, Pablo Raúl Pando, no hubo pruebas suficientes para realizar la acusación. El segundo día del juicio desistió de acusar". Con ese panorama, los jueces dictaron falta de mérito para el acusado. Las organizaciones sociales piden juicio político para el fiscal. Mientras, tanto, a 11 años, el asesino está libre y el crimen sigue impune.


DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario