31 jul. 2013

(Por Luis Angió y Ernestina Arias para La Retaguardia) El Arquitecto Jaime Sorín, ex Vice Decano de la U.B.A y ex Rector de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la U.B.A., dejó sus opiniones respecto a la inauguración del Metrobus en la Av. 9 de Julio y el proyecto presentado en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires para reconstruir los Talleres Protegidos del Hospital. Borda, destruidos por el gobierno de Mauricio Macri en la brutal represión del 26 de abril pasado.

Sorín manifestó que, en realidad, lo que se llama Metrobús no es tal, sino que "son carriles exclusivos de colectivos que mantienen en la práctica los mismos colectivos que están circulando. En el caso particular, además de la 9 de Julio, con el cambio de mano que van en sentido opuesto al de los autos, complicándoles la vida, por supuesto, a los peatones y al resto de los vehículos también. Pero ese no es el tema central. Creo que el tema del Metrobús –tal como se ha puesto de moda en muchas ciudades de América Latina– es una más de las posibles soluciones que tiene el problema del tránsito en ciudades tan congestionadas como la nuestra, en la medida en que esté integrada en un sistema donde no es el elemento fundamental: el elemento fundamental en una ciudad como la nuestra debería ser el subte. De algún modo, es más ecológico, es más rápido, permite no congestionar la superficie, etc. Pero nosotros tenemos subtes, deberíamos tener trenes que funcionen bien, como en otras épocas, sumado al tema de los colectivos y, por supuesto al Metrobús y al auto particular. Pero es una suma de situaciones, incluso la bicicleta, en los últimos tiempos. Pero todo debería ser un sistema que funcione interconectado. En este caso, el tema del Metrobús, por lo menos por ahora, por lo que se ve, es simplemente una mejora al tránsito de los colectivos y nada más que eso. No contribuye para nada al mejor funcionamiento del conjunto del sistema. Respecto a si le resuelve el problema a los pasajeros que viajan en estas vías rápidas con un ahorro de tiempo que rondaría los veinte minutos durante traslado de un extremo al otro del recorrido, indicó que en este caso en particular es un engaño ya que un Metrobús es un sistema cerrado, donde se llega y termina en lugares importantes de una ciudad. En este caso “el que va hacia Libertador termina en Arroyo y eso no es nada, el otro todavía no se sabe cómo se va a hacer para unir la Av. Brasil con Constitución; hay que hacer un túnel que, aparte de los costos que tiene, tampoco se sabe cómo se va a hacer. Está teniendo todavía una cantidad de improvisaciones muy grandes”, sentenció. En este sentido insistió en que hubiera sido mejor invertir 250 millones de pesos en mejorar la línea C del subte, ya que por cada mil personas que viajan en subte son veinte colectivos y doscientos cincuenta autos. Buenos Aires tiene un presupuesto que permitiría mejorar realmente el sistema de transporte, y mitigar el problema de las inundaciones, dos temas centrales en esta ciudad, además del de la vivienda.
Agregó que “por día pagan peaje 1.3 millones autos en la Ciudad de Buenos Aires. En ese lugar de la Ciudad no le va a resolver nada al no estar integrado en un sistema. El Metrobús va a servir el día que salga también a la provincia; que una persona lo pueda tomar en Ramos Mejía o en Castelar y llegar hasta su lugar de trabajo o cerca y combinar con el subte. Ese día va a dejar de usar el auto. Pero si no, no termina de resolver para nada los problemas”, explicó Sorín. Agregó que desde el punto de vista urbanístico y de la historia de la Ciudad de Buenos Aires “se han creado costos sociales importantes, porque uno tiene que pensar en lo que era la 9 de Julio y a lo que ha sido reducida hoy. Uno ve las fotos y no lo puede creer; tiene un significado histórico, político, sentimental, de biografía de cualquier habitante de Buenos Aires. Es un ícono del país. Y con trescientos árboles plantados por Thais, (1), algo que no es menor, que tenían ochenta años; no se pueden remplazar por macetas, donde a lo mejor crece un árbol que no llega a la altura de un hombre. Eso no tiene explicación y no tiene perdón”. El Ex Decano de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires dejó en claro que más allá del “maquillaje” o “embellecimiento” de la ciudad “hay una política de borrar la memoria que no se pudo lograr de otro modo y se está tratando de implementar desde la destrucción del patrimonio histórico. En la 9 de Julio se nota, como así también en otros lados como el enrejado de plazas,-que es un negocio del herrero-, porque si se hiciera bien, uno lo admitiría. Pero no se justifica lo feo, lo malo, lo inútil que es en algunos lugares. Y por supuesto, la resistencia que aparece en algunos barrios, depende del uso que se les dé a las plazas, pero en algunos barrios los habitantes se niegan absolutamente a estas situaciones. Hay una política muy deliberada para borrar las huellas de la Ciudad tradicional de Buenos Aires”, dijo con pesar. En cuanto a los Talleres Protegidos del Hospital Borda, demolidos por el Gobierno de la Ciudad en una acción donde la Policía Metropolitana actuó reprimiendo a trabajadores, pacientes y periodistas, el Arquitecto Jaime Sorín declaró que a pedido de los delegados de ATE de ese Hospital, hicieron un proyecto de reconstrucción de esos talleres y lo presentaron en la Legislatura donde “esperamos que se pueda avanzar con un pedido de iniciativa popular para obligar al gobierno de Macri, -con la destrucción que está haciendo de todo el predio de los hospitales neurosiquiátricos- a que reconozca la necesidad de mejorar esos hospitales y no se transforme en un nuevo negocio inmobiliario. Hay que lograr un proyecto de ley que contemple esta situación, visto que ya se había licitado y comenzado la construcción del centro gubernativo”. Continuando con este tema, Sorín indicó que en la Ciudad de Buenos Aires todo está centralizado, y si se aplicara la Ley de Comunas permitiría que se empiece a descentralizar la administración, los trámites, y muchas de las oficinas que hoy funcionan en el centro podrían pasar a cada uno de los barrios, evitando que los habitantes de Buenos Aires tengan que ir hacia el centro o hacia cualquier otro lugar. “Uno piensa también en lo emblemático que es el edificio del Gobierno de la Ciudad de Bolívar y Avenida de Mayo, o el Edificio del Mercado del Plata. Parece que cuando se toman estas decisiones tan apresuradas, por detrás suele haber otras intenciones que no son simplemente las urbanísticas”. Por último el Arquitecto Jaime Sorín, ante la consulta de cómo se pueden revertir estas políticas, desde su lugar de militante, manifestó que la única forma es tratar de organizarse en esta sociedad democrática, y con el voto cambiar la orientación del Gobierno en nuestra Ciudad. Sobre el final de la charla se refirió al habitante tipo de la ciudad: “Es una población difícil que no reconoce por ahora que ha mejorado su situación, que vive mejor que en muchos otros lugares del país, gracias a las políticas que se han implementado en estos últimos diez años y que permanentemente vota en contra de sí misma. Pero la única manera es la organización y a través de la discusión política e ir demostrando cuáles son las políticas que se quieren implementar”. (1) Carlos Thays o Jules Charles Thays, fue un arquitecto,naturalista, paisajista, urbanista, escritor y periodista francés, que realizó la mayor parte de su obra en Argentina. Como Director de Paseos de la ciudad de Buenos Aires desde 1891 hasta 1913 concretó y remodeló la mayoría de espacios verdes que fueron determinantes para la conformación de la imagen urbana nacional (parques 3 de Febrero, Los Andes, Florentino Ameghino, Colón, Patricios, Chacabuco, Pereyra Iraola,Centenario, Lezama, Avellaneda, Intendente Alvear y Parque Barrancas de Belgrano así como las plazas del Congreso, Plaza de Mayo, Rodríguez Peña, Solís, Castelli, Brown, Balcarce y otras). Construyó jardines para muy diversos edificios públicos e hizo arbolar las calles con 150.000 ejemplares. También realizó obras paisajísticas de importancia en el resto del país destacándose las realizadas en Córdoba, Mendoza, Tucumán, Salta y Mar del Plata y construyó parques para residencias y estancias.1 Además de sus numerosas acciones en el urbanismo también desarrolló una gran actividad protegiendo el patrimonio natural al promover la creación del primer parque nacional en la Argentina (el Iguazú), incentivando los estudios científicos con la formación del Jardín Botánico de Buenos Aires como centro científico de primer nivel mundial y estudiando la flora de América del Sur mediante excursiones que le permitieron conocer especies autóctonas de distintas regiones argentinas que aclimató en Buenos Aires. Gracias a su interés por brindarle beneficios económicos a la Argentina en el cultivo industrial de la yerba mate logró develar su proceso de germinación.

1 comentarios:

  1. Excelente! Gracias a La Retaguardia! Y al Prof. Sorín! Lean, Porteñ*s! Y lleven su Memoria a votar!!!

    ResponderEliminar