25 ago. 2013

(Por La Retaguardia) Sergio Heredia, abogado de la familia Solano, hizo esta contundente afirmación durante la presentación en la ciudad de Buenos Aires de su documental “¿Dónde está Daniel Solano? Diario de una Causa”, que realizó junto a su colega Leandro Aparicio. Heredia compartió la mesa del debate realizado tras haber visto la película con Vanesa Orieta, Juan Manuel Combi, Pablo Pimentel y Vicente Zito Lema. La jornada fue impulsada por Familiares y Amigos de Luciano Arruga y la Red Nacional de Medios Alternativos.

"Yo les digo a ustedes que hace 48 horas ya hemos ubicado el cuerpo de Daniel Solano. Y ahora, la Nación, en base a la huelga de hambre que hicimos durante 18 días, nos ofreció todos los medios. Están yendo ahora los escáners, porque Solano está en la Comisaría octava... si ustedes ven (en la película), cuando hacemos el mural frente a la comisaría decimos 'Solano está mirando'... ahí fue llevado él". 
La afirmación desconcertó al casi centenar de asistentes que aplaudieron tras el anuncio de Heredia. La sorpresa se apropió de los presentes, que cruzaron miradas tratando de entender un anuncio tan fuerte e inesperado. Cuando el letrado precisó el lugar donde asegura que está Solano hubo quienes salieron de la sala conmovidos al tiempo que Vanesa Orieta, sentada al lado de Heredia, no pudo ocultar el impacto que le provocaron sus palabras.
Ya en la semana, en diálogo con La Retaguardia, el letrado había anunciado que “en estos días, para nuestra sorpresa y agrado, vamos avanzando muchísimo, sobre todo en la investigación. Estamos muy cerca de encontrar el cuerpo”. Durante aquella charla, el letrado se refirió a los últimos movimientos en la causa, los avances en la búsqueda del cuerpo de Solano, nuevos datos que dan cuenta del intento de encubrimiento policial y judicial a partir de la creación de una brigada parapolicial, y el reciente apartamiento de la última jueza Natalia Costanzo. Además, Heredia contó cómo decidió filmar todos sus pasos en la causa y realizar luego la película. 
El documental “¿Dónde está Daniel Solano? Diario de una Causa” recorre el caso desde sus inicios, a partir de que el abogado Sergio Heredia acepta patrocinar a la familia de Daniel Solano y viaja desde la localidad salteña de Tartagal hasta Río Negro. Daniel Francisco Solano era miembro de la comunidad guaraní Misión Cherenta, y tal como lo había hecho en años anteriores, en octubre de 2011 viajó a la zona de Valle Medio en Río Negro para trabajar en la cosecha de manzanas, a través de la empresa tercerizadora Agro Cosecha SRL., en el establecimiento de la multinacional Expofrut, en la localidad de Lamarque. Al cobrar el primer sueldo un mes después, descubrió que estaban siendo estafados, por lo que pretendía iniciar un reclamo junto a sus compañeros por el salario que realmente les correspondía y la empresa acostumbraba a quedarse para sí. En la madrugada del 5 de noviembre de ese mismo año, Solano fue sacado del boliche Macuba por la policía de la comisaría octava de Choele Choel. Fue la última vez que se lo vio con vida. El documental de Sergio Heredia y Leandro Aparicio recorre todo lo sucedido en este caso desde el principio hasta los primeros meses de 2013. Pero, tal como explicó Heredia a La Retaguardia, la causa sigue avanzando y cambiando todo el tiempo por lo que al material que se muestra en la película se suman permanentemente más informaciones y hechos. “Yo ya tengo bien ubicado dónde lo mataron. Se han destapado informaciones asombrosas y estamos más sorprendidos de lo que es esta trama macabra”, agregó. Esta afirmación fue luego ampliada tras la proyección de la película: Heredia no tiene dudas de que a Solano lo enterraron en la comisaría. En la entrevista con La Retaguardia, Heredia se refirió especialmente a la forma en que se buscó encubrir este crimen: “cuando la doctora Marisa Bosco, la primera jueza encubridora, cuyo cuñado fue el primer gerente de Agrocosecha en 2009, saca una resolución en noviembre que dice que no hay delito, yo nunca dudé de que lo hizo porque ya había sido informada que el cuerpo estaba desaparecido para siempre. Yo llego aquí el 5 de diciembre, y el 12 anuncio la muerte de Solano, y saco a María Cecilia Costanzo, la primera abogada de los Solano puesta por la empresa, y prima hermana de la posterior jueza de la causa. Hoy estamos cerca de desentrañar todo y he descubierto que ese equipo parapolicial que creó la doctora Bosco en febrero cuando yo ya estaba aquí, fue para involucrar a los que eliminaron el cuerpo. Para eliminar el cuerpo de Solano, los policías usaron civiles, que ya sé quiénes son, pero para tenerlos quietos uno de los asesinos de Solano, el policía Sandro Berthe, que estaba de albañil en la comisaría en el momento que lo matan a Solano, después pasa a formar parte de una brigada parapolicial que nunca existió que se llama Brigada de Investigaciones de la Unidad Octava. Esta brigada es creada por la doctora Bosco para involucrar en causas penales a los que participaron en la eliminación del cuerpo: a esos ya los descubrí. Inclusive creo que ya tengo identificada la canaleta a través de la cual fue sacado. Eso la policía lo sabe, porque sabe que estoy atrás. En plena democracia tenían una brigada parapolicial funcionando. Todo eso lo hemos logrado determinar. Realmente es una trama espeluznante de cómo funciona el Estado para también tener sometidos a los que participaron del encubrimiento de la eliminación del cuerpo. Es todo un rompecabezas que pude armar y ahora sé por ejemplo que a uno de los que se llevó el cuerpo tenía una camioneta, que era la que se usaba para sacar escombros de la comisaría, lo involucraron en un robo, los mismos policías los involucraban para tenerlos a ellos en causas penales y mantener así el silencio”. El abogado contó además que esta semana la Policía Federal realizó allanamientos en las oficinas de Agrocosecha, actualmente llamada Trabajo Argentino, en Lamarque. Estas acciones se tomaron a partir de las denuncias y declaraciones efectuadas por los letrados de la familia Solano: “presté declaración testimonial en el juzgado federal de Roca, donde denunciamos la trata de personas y la estafa en el sentido de la evasión impositiva, que es de naturaleza federal. Hoy (por el miércoles) gracias a eso se allanó la oficina de Agrocosecha y se produjo un golpe en la comunidad. Y en estos momentos, quizás en minutos, también van a ser trasladados los policías desde Lamarque, que habían sido llevados de Viedma a Lamarque en ese procedimiento vergonzoso mediante la toma del penal”. Heredia se refiere a seis de los siete policías detenidos en Lamarque, paradójicamente recluidos en una casa ubicada al lado de la comisaría donde actuaban, lo que lo convertía prácticamente en una prisión domiciliaria. El séptimo efectivo detenido permaneció siempre en Viedma. También se conoció esta semana la decisión de la jueza Natalia Costanzo de apartarse de la causa: “fue una lucha nuestra, un pedido de recusación, y ahora ella misma renunció a la causa. Se está dando cuenta todo el mundo que aquí se acabó el encubrimiento, y que estamos en el tramo final para llevar a todos a juicio, no solamente a los policías detenidos, sino a los encubridores, a los autores ideológicos, a los que ordenaron matarlo y también estoy seguro que va a haber detenciones en las próximas horas”, adelantó Heredia. Respecto al documental, que ya pudo verse en varias localidades del sur del país, Heredia explicó que se trató desde un principio de una estrategia: “yo llegaba a una ciudad pequeña donde había que producir un golpe, por lo que ya en Tartagal planifico filmar, y tomo ya testimonio de obreros golpeados. Esos testimonios son los que conmocionan a Río Negro cuando llego y los doy a conocer a través de you tube. Era algo que existía pero nadie lo quería conocer. Otra cosa que se hace, y es fundamental, es que logro filmar testimonios de encubridores, los agarro en frío y también los subo, y eso empieza a desencajar todo este encubrimiento. Yo vengo filmando todo eso y es tanto el material que decidimos hacer este documental. Yo siempre digo que el caso Solano va a ser inédito en la Argentina y cuando este caso tenga realmente la publicidad que se merece, no por nosotros, sino por lo que es en sí va a ser estudio de análisis en materia legal porque es un caso realmente que va a ser único por todo lo que implica la trata, la violencia, la justicia, la corrupción, todo eso que uno lo ve separado en muchos casos. En el documental también se ve todo lo que yo mismo tuve que soportar”. El documental fue realizado junto al también abogado Leandro Aparicio: “él es un amigo mío de Bahía Blanca al que yo le pido que me colabore porque es penalista. Al principio somos tres abogados lo que trabajamos, el tercero es Fabio Prado Muñoz, a quien se le hace una campaña mediática muy terrible. Él es de este pueblo, pero lo que le hacen es terrible y decide separarse. Entonces quedamos Leandro y yo, él viene una vez por semana y yo estoy instalado acá”, explicó Heredia a La Retaguardia. Para quien tenga oportunidad de ver el documental, podrá también observar el cambio realizado por el propio Heredia. Al principio se lo ve vestido siempre de traje, instalado en un hotel, y con el correr de los minutos-meses aparecerá vestido de jean, con gorrita, y viviendo en la Parroquia del pueblo: “obviamente yo sentí ese cambio del abogado que llega aquí, todos los días con un traje diferente, con rolex, auto 0km, la esencia mía no es esa obviamente pero se ve la transformación de cómo me asimilo con los Solano y eso es lo que ha impactado aquí, que un abogado viva en una iglesia, nunca salgo a ningún lado. Hay partes muy bonitas del documental donde se ve la unión de esa relación entre dos sectores distintos de un pueblo como Tartagal. No hay una sola palabra en el documental de lo que yo dije que no se haya cumplido. Cuando hablo por primera vez con el megáfono digo que no vine por los honorarios, sino a darles un mensaje a los aborígenes. Yo hablo mucho con el Padre Cristian, que me tiene de huésped en la parroquia. Acá se ha cuestionado siempre que yo sea abogado porque yo nunca me quise matricular en la provincia de Río Negro, si bien yo actúo reemplacé a Solano en la causa, soy el querellante y Aparicio es el abogado que me patrocina a mí. Nunca me quise matricular porque sabía lo que iba a pasar, yo atiendo entre ochenta y noventa personas por día en la iglesia, si yo me matriculo no me voy nunca más de acá. Además, mi hijo me prohibió que me matricule porque él tiene terror de que yo no regrese a casa. Entonces se dudaba acerca de si yo era abogado”. En cuanto a su conducta durante el desarrollo de toda la causa, Heredia reflexionó: “los derechos humanos es hacer lo que tenemos que hacer todos los días, el abogado, el periodista, el que barre, es hacer lo que hay que hacer, ese es el derecho humano. Con las organizaciones nos dimos las manos en el saber que el trabajo de las organizaciones y los abogados deben ser simultáneos para lograr los objetivos”. Los días dirán si la afirmación de Heredia acerca del destino final del cuerpo de Solano se confirma. Hasta aquí, lo que anunció se fue acreditando en la justicia. Gualberto, el papá de Daniel, solo quiere el cuerpo de su hijo para regresar a casa. La ansiedad se generalizó. Las afirmaciones de Heredia y el convencimiento que generó en cada una de las personas que estuvimos allí, generó confusión. Ojalá Heredia tenga razón. Y que la confusión se convierta en la noticia que dé lugar al regreso de los Solano a su comunidad. Es todo lo que queremos.

DESCARGAR Sergio Heredia

DESCARGAR Vicente Zito Lema

0 comentarios:

Publicar un comentario