30 ago. 2013

Foto: La Razón
(Por La Retaguardia) A pesar de la masiva movilización que pobló las calles de la capital neuquina desde la mañana en rechazo al acuerdo entre la Secretaría de Minería local y Yacimientos Petrolíferos Fiscales, la Legislatura provincial lo aprobó con 25 votos a favor, 2 en contra y 8 ausencias, confirmando de esta manera el arribo de la multinacional Chevron a la Argentina. En el medio, represión y balas de plomo.

Para garantizar la realización de esta sesión, se organizó un gran operativo policial que reprimió durante horas a los docentes, estudiantes, obreros, trabajadores estatales, organizaciones sociales, políticas y ambientales que se acercaron para manifestar su repudio a la extracción de gas a través de hidrofractura, método conocido como fracking. Palos, gases lacrimógenos y disparos que llegaban permanentemente desde la Legislatura dejaron decenas de heridos, uno de ellos un docente que recibió una bala de plomo, y diez detenidos. Durante todo el día miércoles, Radio La Retaguardia realizó una transmisión especial en la que fue dando cuenta de todo lo que sucedía en Neuquén, dando la palabra a quienes se encontraban movilizándose allí. “Desde el martes distintas organizaciones, entre ellas la Multisectorial por el Agua y en Contra del Fracking con una fuerte presencia de los pueblos mapuches, realizaban una vigilia para impedir que en Neuquén se apruebe este acuerdo que nos va a matar lentamente a todos los neuquinos. Este miércoles la respuesta que se ha dado a partir de las diez, once de la mañana de parte del gobierno provincial ha sido la represión. Más o menos se podrían contar unos cien efectivos, y a uno de los costados de la Legislatura está la policía montada, que es algo novedoso en Neuquén porque por lo general no se han producido represiones con el uso de caballos. Sabemos que están allí, que están todos los grupos de la policía especial, el GEOF (Grupo Especial de Operaciones Federales) y la UESPO (Unidad Especial de Servicios Policiales), esa es la respuesta que da el gobierno de la provincia ante este acuerdo con Chevron, que es prófugo de la justicia, tiene una sentencia en Ecuador por contaminación aberrante, que ha terminado con la vida de los pueblos originarios de ahí”, este es el relato de Natalia Cantero, integrante de la Red Nacional de Medios Alternativos en Neuquén, en uno de los informes que hizo durante todo el día desde el lugar mismo de la movilización. Ese primer informe se dio mientras ella se encontraba dentro de un local de comidas, donde había ingresado para resguardarse de los gases lacrimógenos que arrojaba permanentemente la policía de Neuquén a quienes se manifestaban en contra de la aprobación del acuerdo con Chevron. La ley que se intentaba debatir y que finalmente se aprobó da curso al decreto 1208/13, a partir del cual el gobernador Jorge Sapag le otorga licencias a la empresa YPF y le prorroga las concesiones del área no convencional de la totalidad de Loma Campana y la parte norte de Loma La Lata-Sierra Barrosa, hasta el año 2048. De esta manera, entra formalmente en vigencia el acuerdo firmado semanas atrás entre YPF y la multinacional Chevron; paradójicamente, el acuerdo que votaron los legisladores no mencionaba a la empresa transnacional, ya que es un acuerdo entre la provincia e YPF, que acuerda con Chevron.

Estado de sitio extraoficial
“Fuimos recibidos por una brutal represión en la Legislatura. Están tirando gases y balas de goma desde que llegamos”, dijo Raúl Godoy, diputado provincial por el Frente de Izquierda de los Trabajadores, y uno de los obreros que recuperó la ex cerámica Zanón, hoy FaSinPat. La sesión en la Legislatura estaba prevista para las cuatro de la tarde, pero la movilización comenzó cerca de las diez de la mañana, por eso algunos legisladores como Godoy participaron de ella: “hay un estado de sitio virtual en la provincia para firmar un acuerdo completamente espurio y entreguista. Es una vergüenza que los diputados kirchneristas que se llenan la boca hablando de derechos humanos, están junto con el Movimiento Popular Neuquino (MPN) tirando gases desde adentro de la Legislatura a una manifestación de miles y miles de personas, de estudiantes, docentes, obreros; la verdad que han convertido a Neuquén en territorio de la Chevron a sangre y fuego, porque en realidad tenemos a varios compañeros heridos, hay detenidos, y en el medio siguen las escaramuzas y en el medio dicen que un grupo de diputados entró como ratas ya para votar. Una situación repudiable la que se está viviendo en Neuquén. A esta gente no le importa nada, les pusieron mil millones de dólares arriba de la mesa y no les importa lo que está pasando acá afuera, que haya heridos, detenidos, que estén gaseando a la gente, ellos siguen adentro de la legislatura que es un monumento a la corrupción, al lujo, porque tiene todo porcelanato, mozos sirviendo el café, mientras afuera están apaleando a la gente”, sostuvo Godoy. Según describieron todas las personas con las que conversamos a lo largo de la transmisión especial, la represión fue continua. Hubo momentos en que los manifestantes recibían gases y tiros sin parar. “La policía dispersa a los manifestantes que retroceden media cuadra y luego vuelven a aparecer en el lugar. Hay maestros que vinieron sumándose al paro de ATEN, hay trabajadores estatales, estudiantes de distintas escuelas reprimidos, compañeros de salud también, artistas, está todo el pueblo en la calle reprimido en Neuquén. Realmente la postal es tremenda. Pensamos que después del asesinato de Carlos Fuentealba esto no lo íbamos a volver a vivir en la provincia y sin embargo la respuesta política a la oposición del pueblo a este acuerdo de muerte con la Chevron es la represión”, contó Cantero en otra de sus intervenciones. El mismo panorama describió el diputado Godoy: “hay compañeros hospitalizados. Han tirado desde arriba gases para que golpeen a la gente en la cabeza, están disparando a mansalva. Hay docentes y menores presos. Estamos en la movilización y a cada rato sale la policía a agredir. Estamos con los hermanos de la Confederación Mapuche que han estado siempre defendiendo la tierra, la salud, la educación, defendieron Zanón en su momento. Ha habido una movilización de estudiantes secundarios impresionante. El gobierno no tiene presupuesto para salud, que a veces no andan las ambulancias o no hay insumos para trabajar, pero sí para reprimir, la policía está ultra equipada”. Se habló de diez personas detenidas, dos de ellos fueron una docente y un compañero del medio alternativo 8300. Soledad Arrieta, periodista de esa cooperativa de trabajo, contó: “al principio se nos negó información sobre ellos, estuvimos varias horas sin saber nada, recién supimos cuando los trasladaron a la Comisaría Primera desde donde pudieron irse después de que se presentara un hábeas corpus. Algo muy de otra época. Toda la jornada fue muy de otra época”, graficó. También hubo muchos heridos, en su mayoría con fuertes golpes en la cabeza y lesiones por balazos de goma, pero uno de ellos, el docente Rodrigo Barreiro, recibió un disparo de arma de bala de plomo. No fue fácil chequear esta información en el Hospital Dr. Castro Rendón a donde el joven fue trasladado. Al principio negaban la existencia de heridos y luego sotuvieron que se había recibido una persona herida, pero no con bala de plomo. Finalmente, gracias a la presión de varios medios, se consiguió la difusión de un parte médico oficial, donde se confirmó que cerca de las dos de la tarde ingresó el docente con una herida de arma de fuego en el “hemotorax derecho, a la altura de 4º espacio intercostal sobre región anterior”. En el comunicado, la persona no tiene nombre, solo se dice que es de sexo masculino, que tiene 33 años, y que presentó un orificio de entrada, pero no de salida de la bala. Barreiro, que es el hijo del decano de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional del Comahue, salvó su vida simplemente porque la bala no le dio en ningún órgano vital. Quien nos confirmó la existencia de un herido con bala de plomo fue Gabriel Pillado, docente de ATEN. Pillado también rechazó fuertemente el acuerdo al que calificó como “oculto”: “no lo conocemos, no sabemos cuáles son las cláusulas. Un acuerdo que viene digitado a nivel nacional, que la provincia solo hace las veces de secretaría del Estado nacional, resignando sus recursos y sus condiciones ambientales, sin posibilidad de que la población conozca lo que dice. Hubo un paro provincial con alto acatamiento, hemos recibido por parte del gobierno de la provincia, aliado a Cristina Kirchner, una durísima represión, todavía estamos frente a la legislatura pero hay varios compañeros heridos con bala de goma y uno herido en el hospital con un perdigón de plomo, que lo han tenido que intervenir quirúrgicamente y que tenemos la notificación que está fuera de peligro. A esta movilización habíamos venido con la familia, amigos, y la represión fue total. La única forma en que los gobiernos nacional y provincial pueden pasar un acuerdo de estas características es a palos y con la policía, es la espalda al raciocinio democrático. Esta que nos dicen que es la casa de las leyes se ha convertido una vez más, como en las épocas de Sobisch, y con la misma policía que fusiló a Carlos Fuentealba por la espalda, en un lugar de represión a los que reclaman. Parece que en democracia no hay posibilidad de reclamo”. Gases y más gases De regreso en la manifestación tras haber visitado a su compañero en el hospital, Alejandro Castelar, secretario general de ATEN Capital, nos contó que Barreiro había salido de terapia intermedia, pero mientras hablábamos pidió cortar rápidamente la comunicación porque habían vuelto a tirar gases y no podía respirar. Esto se dio apenas se conoció que los legisladores habían resuelto sesionar. Previamente, parte de la oposición había pedido levantar la sesión ya que no se podía debatir mientras reprimían afuera del edificio. Pero la estrategia del MPN y el FPV fue acusar a los manifestantes de haber provocado la violencia con el objetivo de coaccionarlos y evitar el tratamiento del acuerdo. Ante las dudas acerca de si sesionaría o no la legislatura mientras seguían los incidentes afuera, Cantero fue tajante: “por el ensañamiento y el interés político que hay alrededor de este acuerdo, estoy segura de que la legislatura va a sesionar, estoy segura porque además está todo el despliegue policial para permitir que eso pase. Cualquier cosa que pase en esta represión, cualquier herido grave, y ni que hablar si alguien paga con su vida el costo de este acuerdo es pura responsabilidad del gobernador de la provincia de Neuquén, Jorge Sapag, y su policía”, nos aseguró. En el mismo sentido opinó Raúl Godoy: “hay mucha indignación. Están entregando los recursos de la provincia hasta 2048 con el método del fracking, que se ha prohibido en muchos lugares del mundo, y encima es un acuerdo secreto. Estos diputados que van a votar hoy van a pasar a la historia como los diputados de la vergüenza, votando un acuerdo sin conocerlo. Están votando un decreto de Sapag que avala a su vez un decreto de Cristina Kirchner que avala un acuerdo secreto. La única forma de imponer esto es a palos y a balazos, no hay otra forma, porque no hay sentido común para esto. La única forma es a través de la violencia organizada por parte del Estado. En Neuquén hay mucha miseria pero contrasta con la riqueza de algunos pocos y la Legislatura es un edificio blanco enorme que hizo Sobisch, está en un alto y desde ahí arriba salen a los balcones a ver cómo reprimen a la gente. Para mí estos tipos no tienen escrúpulos. La plata que les pusieron sobre la mesa, les cambió la voluntad, entonces no hay discusión posible”, acusó Godoy, quien luego ingresó para intentar frenar la sesión y, al no conseguirlo, dejó una bandera de los Estados Unidos de América, apelando a la ironía como respuesta a la impotencia. Finalmente el acuerdo se aprobó. El día después trajo solo mentiras y provocaciones de parte de los funcionarios provinciales y nacionales. Por un lado, el ministro de Planificación Federal de la Nación, Julio De Vido, afirmó que “el acuerdo con Chevron es un aporte a la historia de la energía del país”; mientras que el secretario general de la presidencia, Oscar Parrilli, no habló de represión sino de incidentes, y acusó a “un grupo de 150 inadaptados (que) querían hacer un golpe institucional en Neuquén, no querían que la legislatura funcione y acusaban al gobernador”. “Qué casualidad que se juntaron la izquierda y la derecha para atentar contra los intereses del pueblo argentino”, agregó. En el ámbito provincial, el mandatario Jorge Sapag defendió el accionar de su policía y repartió culpas: “Hubo bombas molotov, elementos de revoleo. Incluso un diputado provincial de la minoría tirando piedras a la Legislatura. Esto fue armado por dos partidos minoritarios: el MAS y el Partido Socialista de los Trabajadores". En relación al docente herido dijo, sin ponerse colorado, que recibió “un proyectil de plomo salido de un arma casera, de una tumbera”, la vieja teoría del enfrentamiento o, en este caso, del "fuego amigo"; la policía nunca dispara con balas de plomo... El relato de las distintas voces desmiente las palabras de los funcionarios respecto a la represión. La manifestación frente a la Legislatura da cuenta de que el pueblo de Neuquén está en contra del acuerdo YPF-Chevron y del uso del fracking en Argentina.
La historia, ¿los absolverá?


DESCARGAR Natalia Cantero
DESCARGAR Raúl Godoy, diputado y obrero de Zanón
DESCARGAR Marcelo Morales, sec. gral. ceramistas
DESCARGAR Gabriel Pillado, docente de ATEN
DESCARGAR Soledad Arrieta de 8300 DESCARGAR Oscar Ragni

0 comentarios:

Publicar un comentario