9 ago. 2013

(Por La Retaguardia) Hace pocos días se conoció la historia de Lulú, una nena trans de seis años que, a pesar de su sexo biológico masculino, desde que empezó a hablar se autopercibió como una nena. La difusión del caso se dio básicamente a partir de una carta que su mamá Gabriela le escribió a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner solicitándole que la ayudara a obtener un nuevo documento para su hija. Actualmente en el DNI de la niña figura el nombre de Manuel, con el que fue anotada cuando nació. Según indica la Ley de Identidad de Género, en vigencia desde mayo de 2012, se debe garantizar el acceso pleno al derecho de la identidad, algo que el registro civil del municipio donde vive Lulú no permitió. Tanto ella como su familia se atienden con un equipo interdisciplinario, a partir de un convenio firmado por la Cooperativa de Trabajo en Salud Mental Ático, cuyo presidente honorario es Alfredo Grande (quien la ha rebautizado como nuestra pequeña Lulú), y la Comunidad Homosexual Argentina. Una de las personas que más sigue y trabaja este caso es Valeria Paván, coordinadora del Área de Salud Mental de la CHA, quien fue la primera profesional con la que la familia se sintió cómoda.

La charla se dio en el programa radial Sueños Posibles. El conductor del programa, Alfredo Grande, es quien está a cargo de la atención psicológica de Lulú desde Ático, junto a Gabriela Gamboa.

-Alfredo Grande: Sos la primera persona que estuvo en este tema, ¿cómo ves la situación actual y cuáles son los efectos de la difusión que tuvo la historia de Lulú a partir del envío de la carta a la presidenta?

-Valeria Paván: Respecto a la carta que Gabriela le envió a la presidenta, hasta donde sé no ha tenido ninguna respuesta, lo que sí sucedió fue que el viernes pasado tuvimos una reunión con el INADI de la que salió un comunicado público en donde el instituto nos ofrecía todo su apoyo, y tenían la disposición de interceder específicamente por el trámite del DNI. Tanto la mamá como la niña necesitan en este momento el DNI, no se está pidiendo nada más. Hay como un marco organizado de atención, lo que se estaba pidiendo básicamente es que la niña pudiera tener su DNI como cualquier menor. Es el primer caso donde una persona tan pequeña se presenta al registro civil a solicitar el cambio de DNI, decimos que es el primer caso en todo caso porque hubo unos papás que pudieron escuchar, no porque Lulú tenga una claridad o haya tenido no sé qué don para expresar esto. En toda nuestra experiencia, a lo largo de estos más de diez años acompañando a gente trans, en general lo que escuchamos es que las manifestaciones respecto del extrañamiento con el cuerpo o la identidad comienzan de manera muy temprana, a veces lo hacen más claramente, otras veces no tanto, pero lo que es complicado es que haya un adulto que pueda escuchar lo que está diciendo el niño.

AG: ¿Por qué es tan importante en este momento de Lulú, a sus seis años, que tenga un documento que refleje su identidad de género, lo que yo llamo la identidad de género por deseo?

VP: A Lulú se le allanó muchísimo el camino porque logró que se respetara su identidad y de esa manera vive desde los cuatro años, lo que sucede es que Lulú necesita permanentemente confirmarse de alguna manera porque si bien ella se siente una niña también sabe que el cuerpo que tiene es el de un varón. Para mí esta es la fuente de angustia más importante, y con lo que Lulú y su familia van a tener que lidiar hasta que Lulú tenga la edad suficiente como para ver qué necesita organizar con su cuerpo y qué no. Es tan difícil a veces expresar algo que uno ve en la necesidad del otro, porque no es que la niña viene y claramente dice ‘yo quiero mi DNI, lo necesito’, lo que necesita todo el tiempo es que la mirada del otro la confirme, y en este caso sería como que la ley la confirmara de alguna manera. Sería de una importancia simbólica en este momento para la niña, desde mi punto de vista, con un nivel de reparación importante. Por otro lado, están las dificultades cotidianas con las que se encuentra la mamá cada vez que debe presentar el DNI para realizar algún trámite administrativo o simplemente para darle la vacuna. De hecho la mamá tuvo dificultades para vacunar a la niña, tuvo que pasar por determinadas escenas hasta que pudieron comprender, porque lo que veían en el DNI no coincidía con lo que tenían allí presente, y así se suman una cantidad de dificultades. Necesita el DNI para todo, para hacer alguna actividad, para presentarse ante cualquier servicio público médico. Y por otro lado también lo necesita como una cuestión, en este caso, más personal, no porque ella teniendo su DNI se sentiría más niña de lo que es, ella se siente lo suficientemente niña, pero necesita que se lo confirmen permanentemente, por lo menos por el momento, porque se trata de una niña de seis años. También es un derecho constitucional, la niña debe tener un DNI, necesita ser alguien, ahora no es nadie, porque no es el niño del DNI pero tampoco tiene un documento que certifique que es la niña que se siente ser.

Irene Antinori: Yo pensaba el tema del DNI como un espejo, donde uno se refleja. Pero además del valor simbólico que señalás, es también una especie de reparación. Estamos en el terreno de los derechos pero también en el de lo terapéutico.

VP: Ella ahora está haciendo la sala de cinco, y el que viene ingresa a primer grado. De no tener su DNI va a recibir su boletín con un nombre que resulta totalmente extraño a su identidad. Solo para citar una complicación a mediano plazo.

AG: El juego en el niño es determinante del psiquismo, transfiere todo lo que le está pasando. Sabemos que Lulú empezó desde muy niña a jugar, a demostrar en realidad que era una nena. Esto tiene que ser acompañado por el documento. Sabemos que desde la CHA acompañaron a la niña en este proceso, ¿cómo piensan continuar con este trabajo durante la primaria si no se logra el documento?

VP: En principio tenemos todo nuestro trabajo enfocado en la obtención del DNI, pero en las peores de las circunstancias intervendríamos de la misma manera en que lo hicimos en el primer jardín al que asistió Lulú que era una institución más pequeña y privada, y ahora lo estamos haciendo en el jardín de infantes del Estado. Nuestra intervención se trata básicamente, y en principio, de una reflexión que tratamos de hacer con los directivos, los docentes y los no docentes respecto, para decirlo groseramente, de cómo está parado cada uno frente a las cuestiones de la identidad de género y de la orientación sexual también, porque es básico poder reflexionar sobre eso para poder plantear después cualquier tipo de política de la diversidad en la escuela. Esto por cierto no es un trabajo fácil porque conviven los dos universos, hace tres años que está la ley de matrimonio igualitario pero todavía hay personas que no pueden decir en su trabajo que son gay, por ejemplo. Es todo un trabajo que no sé si se trata tanto de capacitar sino como de reflexionar para en un paso posterior poder alojar a todas aquellas personas que se presentan en este caso en el jardín, un espacio para poder alojar a Lulú con todas las cuestiones que trae con su identidad, poder reflexionar sobre esto es básico. La cuestión de la cultura, cómo tenemos organizados los géneros y cómo pensamos la orientación sexual, es básica para poder tener una posición un poco más democrática al respecto de estas cuestiones.

AG: Es importante que el INADI tome esto porque es una situación de discriminación, y que desde ese lugar se pueda por lo menos colocar el debate en un nivel lo suficientemente importante como para que se pueda resolver no por la vía judicial que es justamente lo que no queremos.

VP: Esperamos que eso no suceda. En principio estamos confiados, suponemos que todo este atraso en todo este trámite también debe tener que ver con que la niña es muy pequeña, es el primer caso, en muchos lugares a este pedido en muchas oficinas se han expedido de oficio, creo que no han tomado la letra de la ley en su dimensión, así que tal vez sea cuestión simplemente de poder rever la situación, ojalá que así sea.
DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario