22 ago. 2013

La gente durante la toma pacífica de Edenor
(Por La Retaguardia) Cansados de la falta de respuestas a sus reclamos, vecinos de distintas villas de la ciudad de Buenos Aires ocuparon pacíficamente las oficinas de las empresas privadas que suministran la electricidad, ubicadas en Alberdi 4099 (Edesur) y Guzmán 302 (Edenor). En el marco de la primera jornada de protesta, conversamos con Sebastián D`amato, quien explicó que los constantes cortes de luz, los incendios, y las muertes que sufren cotidianamente, motivaron esta medida. Aclaró, además, que están dispuestos a trabajar en conjunto con las empresas y el gobierno de la Ciudad para alcanzar una solución. Tras la jornada de protesta, firmaron un acuerdo con las empresas en la que éstas se comprometen a colocar transformadores en el plazo de 40 días.


El miércoles 21 de agosto, integrantes de la Corriente Villera Independiente se acercaron a las sedes de Edesur y Edenor para realizar, una vez más, un reclamo ante la falta de medidas de seguridad del suministro de energía en las villas y asentamientos porteños.
“Nosotros nunca interrumpimos el acceso, la empresa decidió sacar a sus trabajadores, las personas que estaban adentro se fueron retirando hasta que quedamos solos acá en el hall”, explicó ese mismo día por la noche Sebastián D´amato a La Retaguardia. Damato se encontraba junto a veinte personas dentro de la sede de Alberdi al 4000, cuyo frente se encuentra tapiado, tal como quedó tras los escraches recibidos en 2002 de parte de las asambleas barriales. Afuera del edificio acampaban alrededor de cien vecinos, seguidos de cerca por efectivos uniformados y de civil. “Estamos desde la mañana ocupando y esperando que alguien se digne a aparecer y dar la cara para poder llegar a tener una reunión que sea suficiente –continuó su relato D´amato–, ya que apenas nos reunimos con el gerente de esta sucursal y a las tres palabras empezó a meter pretextos del gobierno de la ciudad. Ahí nomás resolvimos cortar el diálogo y queremos retomarlo en cuanto alguien se acerque a poder planificar un trabajo serio para poder llevar adelante todas las promesas incumplidas”. Entre los incumplimientos a los que hace referencia D´amato se encuentra un acta acuerdo firmado el 5 de agosto del año pasado por la Corriente, los gerentes de Edenor y Edesur y el Gobierno de la Ciudad para la colocación de transformadores que, aunque permiten aliviar un poco los cortes constantes, no solucionan de fondo el problema del suministro. Sin embargo, desde entonces solo se colocaron los gabinetes pero sin los transformadores en su interior. “La situación en los barrios respecto a la energía es muy compleja, nosotros desde la CVI siempre decimos que nos encantaría poder acceder a un medidor, pagar la luz como corresponde, tener un servicio que se pueda utilizar pero la realidad es que se siguen poblando las villas de la Ciudad de Buenos Aires, el sistema eléctrico colapsa, el Gobierno de la Ciudad, el gobierno nacional y las empresas privadas se van tirando la pelota entre ellos y en el medio quedamos los vecinos y las vecinas sufriendo cortes continuos, incendios, y muertes”, señaló D´amato. Los reclamos sin respuestas y los acuerdos incumplidos llevaron a la ocupación pacífica de las sedes de Edenor y Edesur, en este último caso se incluyó además un corte de la Avenida Alberdi que fue total durante el día y parcial por la noche, como una muestra por parte de los vecinos de su buena predisposición al diálogo. En el marco de la entrevista con La Retaguardia, D´amato caracterizó la toma de las empresas eléctricas como una medida superadora: “en todas las asambleas, en todos los barrios donde estamos, la mayoría de las villas de la Ciudad de Buenos Aires, es algo redundante el tema de los cortes de energía, de las muertes, se queman las casas, se pierde todo, se queman los electrodomésticos, nadie se hace cargo, todo el mundo tira la pelota y nuestra idea es, por un lado, visibilizar esa situación y, por otro, tener una planificación, un plan de trabajo serio involucrándonos nosotros también y poniéndonos a disposición para avanzar mínimamente en colocar los transformadores y empezar a tratar de abordar la situación. La verdad es que hay mucha bronca, encima este ninguneo lo que hace es que más vecinos se vayan acercando”. Preparado ya para pasar la noche en la sede de Edesur, D´amato aprovechó el diálogo con La Retaguardia para criticar a aquellos que en plena campaña electoral dicen cosas que no son ciertas. Mencionó, en este sentido, a la candidata a senadora Gabriela Michetti, que en su discurso luego de las elecciones primarias afirmó que la gestión del PRO en la Ciudad está urbanizando villas: “nosotros queremos desmitificar todo eso porque la urbanización está muy lejos. Estamos haciendo toda esta medida para ver si podemos resolver un servicio que es el tema de la luz eléctrica. El tema de colgarse o no es una necesidad ante el abandono y la ausencia del Estado. Esperemos que este esfuerzo y esta lucha de todos los vecinos tenga algún tipo de resultado, o de rebote. Queremos desmitificar un montón de cosas que se dicen, tenemos ganas de trabajar en conjunto con las empresas privadas y el gobierno de la ciudad para llevar adelante el trabajo que se necesita y los recursos que hacen falta para vivir un poquito más dignamente”. Respecto a cuál es la respuesta que esperan recibir para poder quedarse tranquilos y volver a sus casas, 
D´amato fue concreto: “en un principio nosotros queremos que nos expliquen o nos cuenten si tienen pensado invertir recursos para resolver esta situación en todas las villas de la ciudad. En caso de que esta sea la voluntad vamos a ir puntualizando barrio por barrio, porque tenemos diseñado un bosquejo de qué es lo que hace falta para mejorar el suministro de la luz eléctrica en las villas que están representadas acá por los vecinos elegidos a través de asambleas”. Vivir un poquito más dignamente es lo que piden desde la Corriente Villera Independiente, pero para que las empresas privadas y los gobiernos de turno atiendan un reclamo tan básico como es tener un sistema de suministro eléctrico seguro tienen que recurrir a cortar la calle y ocupar edificios. Aún así quienes deben dar respuesta miran para otro lado e ignoran hasta los acuerdos firmados por ellos mismos.
La pelea ahora es por la seguridad en el servicio eléctrico y por desenchufar mitos. De urbanizar... ni hablar.

0 comentarios:

Publicar un comentario