10 sept. 2013

Nora Cortiñas, Beverly Keene y
Adolfo Pérez Esquivel 
(Por La Retaguardia) Berta Cáceres, referente del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), y Tomás Gómez Membreño y Aureliano Molina, comunicadores indígenas e integrantes también del COPINH, debieron presentarse ante el Juzgado Primero de Letras de Intibucá en el marco de la judicialización y criminalización del que son víctimas por oponerse al proyecto Agua Zarca, que pretende construir una represa hidroeléctrica en una región en la que viven pueblos indígenas y campesinos, que la rechazan fuertemente. Esta mañana se realizó en la sede del SERPAJ (Servicio de Paz y Justicia) en Buenos Aires, una conferencia de prensa en solidaridad con el COPINH, que contó con la presencia de Nora Cortiñas y Adolfo Pérez Esquivel, entre otros referentes de derechos humanos.

El 28 de junio de 2009, un golpe de Estado derrocó al por entonces presidente hondureño
Mel Zelaya, quien había empezado a dar muestras de acercamiento con la Venezuela de Hugo Chávez. En este marco, el Congreso aprobó en agosto la Ley General de Aguas, que habilitó la posibilidad de concesionar los recursos hídricos del país. Uno de los proyectos sancionados fue el de Agua Zarca, pensado para represar el Río Gualcarque. La empresa Desarrollo Energético Sociedad Anónima (DESA) obtuvo la concesión para esta obra, y contrató a su vez a la transnacional china SINOHYDRO para su puesta en marcha.
La iniciativa se mantuvo más allá de la restauración democrática. En los comicios, para los que Zelaya estuvo proscripto, fue electo presidente el derechista Porfirio Lobo.
Desde un principio, el proyecto de Agua Zarca fue fuertemente rechazado por las comunidades lencas que viven en la zona. Esta resistencia incluyó movilizaciones y más de cien días de presencia en las rutas para evitar el avance contra lo que consideran un río sagrado. En julio de este año, Tomás García, líder de la comunidad lenca de Río Blanco, fue asesinado por el Ejército mientras participaba de una manifestación frente a la empresa DESA.
Las comunidades están organizadas en el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras, y como consecuencia de esta lucha, tres de sus integrantes han sido judicializados. El jueves 12 y viernes 13 de setiembre pasado Berta Cáceres, Tomás Gómez Membreño y Aureliano Molina deberán presentarse ante el Juzgado Primero de Letras de Intibucá. Tras escuchar los alegatos de la defensa y la querella, la magistrada a cargo del caso dará a conocer su resolución el viernes 20 de setiembre. Desde el COPINH denunciaron la persecución contra sus referentes y alertaron la militarización de la zona de Río Blanco.
En el marco de esta lucha, esta mañana se llevó adelante una jornada de solidaridad con Honduras, que incluyó la realización de una conferencia de prensa en la sede del SERPAJ en Buenos Aires. Además de la presencia de distintos referentes de derechos humanos, se pudo escuchar la voz de Tomás Gómez Membreño, quien destacó y agradeció el acompañamiento a las articulaciones, las acciones y la lucha en defensa de los bienes naturales que el COPINH ha estado impulsando durante años: “nosotros como COPINH y como personas también que estamos siendo acusados, nos sentimos muy contentos al saber que hay campañas de solidaridad, acompañamiento y visibilización de nuestra lucha, y la reivindicación también de lo que son nuestros territorios y nuestra autonomía. Sabemos que es una lucha muy fuerte contra las empresas trasnacionales DESA y SINOHYDRO, sabemos que Agua Zarca es un proyecto para el que el Estado ha estado aplicando toda su maquinaria para que pueda construirse”, afirmó Gómez Membreño.
El joven hondureño criticó duramente a los medios de comunicación de su país a los que acusó de montar una campaña en contra del COPINH y dar cuenta solo de la firma de un acuerdo de entendimiento entre el gobierno y algunos sectores de las comunidades, dejando de lado la postura de quienes rechazan el proyecto Agua Zarca. Gómez Membreno se refirió especialmente al diario Hondudiario: “es un medio más donde van viendo la forma en que puedan construir ese proyecto hidroeléctrico a costa de todo. Asesinan a compañeros, a compañeras, los amenazan, están violentando sus derechos, su autonomía y su autodeterminación”.
Ante el cerco comunicacional que se presenta actualmente en Honduras, ha sido de suma importancia la realización de actos solidarios fuera de ese país. Durante la transmisión de la conferencia de prensa en el SERPAJ que llevó adelante Radio La Retaguardia, junto a Pañuelos en Rebeldía y FM La Caterva, hubo muchísima gente escuchando desde Honduras lo que allí se decía, acortando las distancias a través de la radio por internet.
En el SERPAJ estuvo presente Laura Zuñiga, la hija de Berta Cáceres que vive en Argentina y milita en la agrupación COB La Brecha. “Nosotros desde acá estamos viendo todo, viendo desde lejos toda la violencia que está sucediendo ahora en todo el país, cómo cada día va incrementándose más la persecución contra los compañeros que luchan. En este caso me toca a mí vivir desde más cerca la persecución que desde siempre se dio contra los luchadores y ahora en un contexto de golpe de Estado que todavía vivimos. No solo nos violentan a través del ejército, del Estado, de la persecución judicial, sino también a través del hambre y la miseria, y en sacar a la gente de sus comunidades, quitarle su tierra y su agua. Me gustaría exigirle al gobierno de Honduras basta de persecución a los compañeros y compañeras, basta de persecución a mi madre, a Tomasito y a Lito, porque me parece muy injusto que tengan que sufrir toda la persecución”, señaló visiblemente emocionada Zuñiga.
Durante la conferencia de prensa se escucharon las palabras de Nora Cortiñas y Adolfo Pérez Esquivel. A su turno, la Madre de Plaza de Mayo-Línea Fundadora contó que su agrupación sigue de cerca desde hace años el proceso que se vive en Honduras: “estuvimos allí antes de que fuera el golpe de Estado, siguiendo las denuncias sobre la militarización del país y hemos estado en el Congreso, en encuentros, y hemos visto de cerca la lucha del pueblo. Después también en los días del golpe, vimos el pueblo en las calles, y especialmente quiero mencionar la decisión de las mujeres de estar presentes en la defensa de su patria con sus niños, familias enteras en las calles. Y ahora vemos cómo el propio conjunto de personajes que dieron el golpe de Estado es el que ahora gobierna el país. Está rigiendo esta situación, que se criminaliza la protesta, están los campesinos, los indígenas, los maestros, periodistas, todos perseguidos. No hay un modo de expresarse libremente y estamos empeñados en apoyar la lucha del pueblo”.
Respecto al juicio contra los referentes de COPINH, Cortiñas afirmó: “desde lo profundo de nuestro corazón queremos que esta situación termine de la mejor manera, sin esta persecución, sin judicializar la lucha de este pueblo, que defiende la energía, el agua, la tierra, eso es hacer patria. Ese es el verdadero patriotismo, no dejar que los priven de sus riquezas, ni de sus posibilidades de vivir con dignidad”.
El Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel pidió al presidente hondureño que pare la represión y respete los derechos humanos, el convenio de la OIT 169 sobre los pueblos indígenas, y la declaración de Naciones Unidas. “El problema de las represas es que privilegian el capital financiero sobre la vida de los pueblos; aquí hay un reclamo que es justo y están reprimiendo y judicializando a aquellos que tendrían que defender como Berta, Tomás y Aureliano, pero también a todos los pueblos originarios –reflexionó Pérez Esquivel durante la conferencia–. Estamos defendiendo los derechos humanos en su integridad, que es también el derecho de los pueblos, no se pueden imponer estas políticas de exclusión y sometimiento de los pueblos. Quiero decir a los compañeros y compañeras que están en pie de resistencia por la libertad, por el derecho, que no están solos, somos miles los que estamos reclamando el respeto a la vida, la dignidad de las personas y los pueblos, y por eso compañeros y compañeras de Honduras mucha fuerza, mucha esperanza”.
El proyecto Agua Zarca es uno de los tantos ejemplos del permanente intento de avance de las trasnacionales con fines extractivistas por sobre los territorios y comunidades. La lucha de los hondureños también es una muestra de cómo los pueblos resisten y se movilizan en defensa de sus tierras, sus creencias y por una vida digna.
DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario