8 nov. 2013

(Por La Retaguardia) Mientras continúa la pelea en la Legislatura porteña por una expropiación definitiva luego de que la Corte Suprema de Justicia rechazara el recurso de queja presentado por sus trabajadores; este sábado 9 de noviembre la fábrica metalúrgica recuperada abrirá la puerta de su museo, entre las ocho de la noche y las tres de la mañana, para participar por primera vez de esta actividad gratuita que lleva adelante el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires desde 2004.


“IMPA es básicamente una empresa recuperada y como tal es una empresa social que conjuga cultura, arte, salud y educación. No es de extrañar entonces que sea la primera empresa recuperada que tiene además un museo, que ha pensado en cómo conservar y preservar un patrimonio que es industrial, político, ético. De hecho, nosotros no pensábamos originalmente hacer un museo, sino un trabajo de reconstrucción de la memoria colectiva de la fábrica por el significado que tiene para sus trabajadores y para los vecinos. Y de pronto empezó a aparecer la idea de un museo, no podría decir de quién fue, de los trabajadores, nuestra, pero enganchó muy bien con lo que podríamos llamar los sueños de los trabajadores, y se fue concretando”, contó Margarita Robertazzi a La Retaguardia. Robertazzi es licenciada en Psicología y directora del proyecto UBANEX (programa de extensión universitaria de la UBA) “Museo IMPA”. Además participa de la Universidad de los Trabajadores que también funciona dentro de la fábrica. En 2010, los trabajadores de Industria Metalúrgica y Plástica Argentina comenzaron a reunirse con docentes-investigadores, estudiantes, organizaciones sociales y barriales, artistas, vecinos para reconstruir el patrimonio material y simbólico de la fábrica. Así surgió el Museo IMPA, que será uno de los más de 190 museos y espacios culturales de la Ciudad de Buenos Aires, tanto públicos como privados, que abrirán sus puertas este sábado, con entrada gratuita, en la décima edición de La Noche de los Museos, que estará dedicada a los treinta años de democracia. “Esa noche la gente podrá ver muchos museos, pero este es especial, es único en su tipo, es un museo que está en una empresa que está activamente produciendo”, aclaró Robertazzi a modo también de invitación. En el Museo IMPA están previstas visitas guiadas cada una hora, proyecciones permanentes de videos y distintas actividades. El acto central será a la 22. “Estamos preparando un relato, una reconstrucción histórica de los 85 años de la fábrica, los dividimos en etapas, que tendrá cada una su propia característica; pero en lugar de presenciar una conferencia, la gente que vaya se va a encontrar con alumnos, docentes y vecinos que van a actuar como personajes de cada una de las etapas, van a hablar como si fueran un personaje por ejemplo del año '28 cuando la fábrica se fundó, y así pasando por su período de empresa privada, luego nacionalizada, después de cooperativa y ahora de empresa recuperada. Se van a encontrar, por un lado, con esas visitas guiadas donde los que van a actuar no son actores y actrices necesariamente sino gente que colabora con el equipo Museo. También habrá videos que cuentan la historia de la fábrica, una performance teatral, música, charlas y vamos a presentar la primera publicación del Museo IMPA, que es como el acto central, porque en esa publicación trabajamos mucho tiempo nosotros desde la academia con los trabajadores, todos participamos. Consideramos que es el acto central porque esa publicación es el producto de todos estos años de trabajo”, especificó Robertazzi. A pesar de todas estas actividades, el futuro de la fábrica es incierto. A mediados de octubre, la Corte Suprema de Justicia rechazó, a través de una acordada, un recurso de queja presentado por los trabajadores de IMPA. Era el último recurso de apelación, por lo que ya no quedan más instancias judiciales. La solución ahora está en la Legislatura porteña que debe aprobar una nueva y definitiva ley de expropiación. Resulta paradójico que el Gobierno de la Ciudad, que es el que no reconoce a IMPA como fábrica recuperada y niega su expropiación, sea quien organiza la Noche de los Museos incluyendo en su recorrido al Museo IMPA. “Verdaderamente ingresar a la Noche de los Museos fue algo que conseguimos nosotros mismos, como hacemos habitualmente las cosas en IMPA, no es que nos abrieron la puerta y nos pusieron la alfombra roja, sino que nosotros un poco casi por azar fuimos encontrando distintas personas que nos fueron asesorando y hasta nos sugirieron que vayamos por la Noche de los Museos, porque lo habíamos inaugurado en diciembre, y habíamos hecho algunas muestras, y uno siempre se tira un poco para atrás, pero como los trabajadores de IMPA son muy corajudos, vos vas y hablas con ellos y te dicen vamos para adelante, vamos por la Noche de los Museos, y ahí estamos. Y así está funcionando la fábrica también, es mucho de decisión, de deseo, coraje, de decir que hay que seguir para adelante. Pero pasan estas dos cosas, por un lado festejamos que estamos en la Noche de los Museos y va a ser realmente una fiesta y queremos que lo sea; y por otro lado está el fallo negativo de la Corte... De todas maneras, IMPA está promoviendo en este momento la ley de expropiación definitiva, y ya se están haciendo gestiones en la Legislatura”, dijo al respecto Robertazzi.
Además de ser una excelente oportunidad para conocer o volver a recorrer el Museo de IMPA, también será una forma más de apoyar y acompañar la lucha que los trabajadores de esta fábrica metalúrgica recuperada llevan adelante desde 1998. La cita, entonces, es este sábado 9 de noviembre, entre las ocho de la noche y las tres de la mañana, en Querandíes 4290, Ciudad de Buenos Aires.

0 comentarios:

Publicar un comentario