23 dic. 2013

La presidenta toma juramento a
César Milani
(Por La Retaguardia) El miércoles 18 de diciembre, la Cámara de Senadores aprobó con 39 votos a favor y 30 en contra el ascenso del César Milani. Las acusaciones por su participación durante la última dictadura cívico militar lograron detener un primer intento en julio de este año, pero ahora no alcanzaron y Milani ya asumió su nuevo cargo. Consultamos las opiniones de las madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, Nora Cortiñas y Elia Espen; y de Víctor Basterra, sobreviviente de la ESMA.

Las principales acusaciones contra César Milani están relacionadas con las torturas recibidas por Ramón Olivera y su padre en La Rioja, hecho por el que su nombre aparece mencionado en el informe de la Comisión de Derechos Humanos provincial de 1984; y con la desaparición del conscripto Alberto Agapito Ledo durante un operativo en Tucumán, en el que Milani era uno de los superiores. A la familia de Ledo se le informó simplemente que el joven había desertado en el marco de este viaje y que se había retirado del lugar por sus propios medios, sin volver a ser visto. Milani también fue reconocido como superior por Jorge Illanes, compañero del servicio militar obligatorio de Ledo.
Sin embargo, desde el oficialismo defendieron el ascenso de la ahora autoridad máxima del Ejército, basándose en el "principio de presunción de inocencia", ya que hasta el momento no ha sido procesado en ninguna causa judicial. El Cels (Centro de Estudios Legales y Sociales), que se opuso al nombramiento, aclaró que el senado no debía tratar su inocencia o culpabilidad, sino su idoneidad para ocupar el cargo.
En el marco de la emisión especial de Oral y Público que se realizó en el ex Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio Virrey Cevallos, dialogamos sobre este tema con Nora Cortiñas y Elia Espen de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, y con Víctor Basterra, sobreviviente de la ESMA.
Para Cortiñas la aprobación del pliego de Milani significó un atraso para la democracia. Al hacer referencia al desarrollo de los juicios por delitos de lesa humanidad y las amenazas y aprietes que reciben muchas veces jueces y fiscales cuando se tocan las fibras del Estado, Norita lamentó que en treinta años sin dictadura militar no se haya afianzado la democracia para que ésta sea completa y no se tenga que todos los días volver a dar un paso para re-elaborarla. En el marco de esta reflexión Cortiñas mencionó a Milani: “en estos días la democracia se atrasó, tuvimos un gran atraso en nuestra vida democrática con el nombramiento de Milani, fue un atraso en nuestra historia”.
Víctor Basterra, en tanto, consideró que el nombramiento de Milani es una de las contradicciones que tiene el actual gobierno nacional. Y remarcó que lo que más lo enfureció de todo este tema es el silencio que mantiene el ahora jefe del Ejército: “él sabía cosas, perteneció al arma de ingenieros, tipos capacitados para muchas cosas, también para inteligencia, así que conocimiento de varios de los hechos sucedidos en La Rioja y en el noroeste argentino seguramente tiene en su haber, y él siempre calló. Los familiares de los compañeros que están secuestrados y desaparecidos esperaban algo más y él nunca jamás dio nada”.
El Centro de Estudios Legales y Sociales fue uno de los organismos que rechazó desde un principio el pliego de Milani, ante lo cual el propio militar les pidió hacer un descargo. Uno de los fundamentos de su defensa fue que en los años de Terrorismo de Estado era muy joven y que no tuvo conocimiento sobre las violaciones a los derechos humanos hasta la llegada de la democracia. Esta explicación fue rápidamente repudiada.
En diálogo con Oral y Público, Elia Espen señaló: “¿qué excusa es esa que dijo Milani de que era joven en esa época? Entonces yo pregunto, ¿Astiz qué era? Porque él era un joven rubio y dulce, pero vendió a las Madres, y este también era joven con cara de bueno y fue un represor. Por eso digo que hay que seguir la lucha, pidiendo siempre que se abran los archivos, que es lo que tenemos que pedir con ansias, porque los archivos están en algún lado porque los militares eran muy ordenaditos, y no perdonando al que cumplió la orden con obediencia debida, eso jamás, porque fueron los que ejecutaron, por eso yo digo que quiero ver preso no solamente al que dio la orden, sino también al que las ejecutó, que también es muy culpable de todo lo que ha pasado”.
En el mismo sentido, Basterra agregó: “durante mi secuestro yo también conocí a los guardias que nos martirizaban a nosotros, nos atormentaban, eran muy jóvenes, tenían 17, 18 años. Los oficiales de la Armada argentina como (Ricardo Miguel) Cavallo, (Miguel Enrique) Clements, (Julio César) Binotti, son tipos también mucho más jóvenes que yo, eran del año ’51, ’52, ’53, en ese momento eran jóvenes de 24, 25 años, o sea que la juventud no establece un grado de irresponsabilidad”.
En este marco, Elia Espen recordó particularmente a su hijo Hugo Orlando Mieden, de quien se colocó una placa de homenaje el sábado 21 de diciembre: “Hugo fue tirado al mar, pero yo siento que desde ahí muchas veces sale la voz de Hugo y me dice ‘mamá, hay que seguir’, y más bien que hay que seguir, más bien que no vamos a olvidar, más bien que tenemos que seguir peleando por todo lo que ellos pidieron, quisieron y no los dejaron. Y ahora lo engancho por ejemplo con el tema de Milani, y digo no a la reconciliación, no al perdón y al olvido. Y perdonen lo que voy a decir porque a veces molesta, pero yo soy muy sincera, yo pregunto: ¿qué pretenden los que votaron el ascenso?, con la presidenta a la cabeza, ¿qué nos abracemos con los genocidas que robaron, mataron, torturaron y violaron?, yo creo que nunca mientras nos quede un suspiro de vida. Parece que muchos buscan el olvido y perdonar a los que cumplieron órdenes, y yo digo que los perdonen los que siempre sacaron beneficio de los derechos humanos que son muchos. La lucha de las madres va a seguir, no vamos a dejar porque todavía hay muchas cosas por hacer, no solamente por los desaparecidos porque si hay algo que yo siempre digo es que los derechos humanos no son solamente los desaparecidos, derechos humanos también es que no haya más hambre, que no haya más chicos desnutridos, que los trabajadores ganen como corresponde, que los jubilados ganen el 82% porque para eso trabajamos tantos años y creo que nos lo merecemos, hay muchos derechos humanos, también es que todos los chicos puedan estudiar y no que tengan que trabajar”.
“Yo aspiro a que la señora presidenta vete esta recomendación del Senado al aprobar los pliegos de un sujeto de esta naturaleza”, afirmó Basterra. Algo que ya no será posible, ya que al día siguiente de aprobarse el ascenso, Milani asumió su cargo durante un acto en la Casa de Gobierno del que participó Cristina Fernández en su rol de Comandante en Jefe de la Fuerzas Armadas. Mientras tanto, la justicia deberá continuar investigando las denuncias contra el ahora jefe del Ejército.
No hay mal que dure Milani. O, mejor: No hay mal que dure, Milani.

0 comentarios:

Publicar un comentario