12 dic. 2013

Foto www.prensacontrapunto.com.ar
(Por La Retaguardia) Durante varios días recibimos todo tipo de informaciones sobre acuartelamientos de fuerzas policiales en distintas provincias del país. Vimos imágenes de saqueos en comercios y casas, y la organización de los vecinos para defenderse ante la ausencia policial. Fue inevitable preguntarse: ¿realidad, exageración de los medios o ambas cosas? Para saber qué estaba pasando realmente al menos en Tucumán y Jujuy, dialogamos con Sebastián Fernández de Radio Pueblo y Nicolás Salvi de Contrapunto-Prensa Alternativa.

Cuando conversamos con Sebastián Fernández y Nicolás Salvi, el miércoles 11 de diciembre por la noche, ambos coincidieron en describir que la situación en sus provincias se había calmado, pero que aún existía tensión en el aire.
En el mismo momento en que conversábamos con Salvi, se estaba realizando una movilización en la Plaza Independencia, en pleno centro de San Miguel de Tucumán, que había sido convocada por organizaciones populares y vecinos, sin banderas partidarias, pero con muchos carteles con consignas individuales contra la policía, la corrupción o directamente contra el gobernador Alperovich.
“Lo que fue el fin de semana y sobre todo el martes fue jodido, más que nada lunes y martes: hay cuatro muertos oficiales, se habla de diez o más, hubo saqueos y miedo; psicosis por ahí hubo en el centro, pero en los barrios de lo que sería el conurbano se organizaron muchos grupos para autodefenderse, se autoarmaron muchas personas. Hay videos que muestran lo que fue casi una batalla campal afuera de un supermercado; hay barreras que se sostienen por eso se dificultó el transporte público. Ayer uno salía y las calles estaban vacías, algunos cacerolazos desde los edificios, además de la manifestación en la plaza que terminó con la trágica represión de la policía”, explicó Salvi a La Retaguardia para pintar el panorama que todavía se vivía en San Miguel de Tucumán.
Tras lograr un acuerdo con el gobierno de José Alperovich, el martes 10 de diciembre efectivos de la policía provincial reprimieron con balas de goma y gases lacrimógenos una movilización espontánea que se realizó en la Plaza Independencia contra la postura del mandatario durante el conflicto.
Respecto a cómo estaba la situación al momento de la charla, Salvi dijo: “bajó el tema de los saqueos, porque los policías arreglaron, pero todavía la gente tiene desconfianza sobre todo en lo que son los barrios y lo que es el conurbano de Tucumán”.
En cuanto a lo que sucedía en Jujuy, Sebastián Fernández relató: “hay una tensa calma, puesto que si bien los saqueos cedieron hace más de un día, por la noche se mantuvieron las guardias en los distintos comercios e incluso comerciantes y pobladores del centro levantaron barricadas a la tarde noche, ante indicios de nuevos saqueos que se dieron en la zona de la terminal; aún hay cierta tensión en el ambiente, pero aparentemente se ha superado lo peor”, comentó el integrante de Radio Pueblo.
Desde La Retaguardia le consultamos a Salvi quienes participaron de los saqueos en Tucumán: “los análisis que se pueden hacer son subjetivos, pero viéndolo desde afuera, hay de todo. Algunos sí lo hacen por necesidad; hay otros que se nota que son grupos organizados ya preparados para esto. Por lo menos acá en Tucumán, no sé si en otras provincias también se da que a fin de año suelen haber algunos saqueos, pero ahora con la mecha prendida se dio para que haya mucho más y también hay, aunque son muy pocos, algunos con las camionetas Hilux afanando, pero ese ya es otro análisis más sociológico. La otra particularidad de lo que pasó en Tucumán fue que hubo asaltos también a las casas que fue lo que más miedo generó. No es solamente el comerciante el que tiene miedo, sino también uno mismo en las casas en los barrios”, reflexionó.
En cuanto a cómo cubrieron los medios de la provincia lo sucedido, Salvi manifestó: “hubo una fuerte crítica porque en el día de ayer los dos canales de aire locales, que son canal 8 y canal 10, en medio de la marcha no estaban cubriendo. Irónicamente la mayoría estaba viendo en vivo por TN todo lo que fue la represión. En cuanto a los medios gráficos, La Gaceta que es el periódico más fuerte de acá, sería como Clarín, sí está cubriendo, también por esa ambivalencia, esa relación de idas y vueltas que tiene con el gobernador Alperovich. Además, renunció Jorge Racedo, que era el jefe de la policía y ya asumió en su lugar Dante Bustamante. Ahora está todo más tranquilo, pero el aire que se generó por la protesta irresponsable de la corporación policial, más la irresponsabilidad del gobierno provincial y del nacional de no prever esto, generó un miedo que va a costar sacar porque todavía queda mucho”.
Les preguntamos a Fernández de Radio Pueblo-Jujuy y Salvi de Contrapunto-Tucumán sobre sus impresiones ante lo sucedido en los últimos días: “sirvió al mensaje que la policía quería darle a la sociedad; en realidad  ellos planteaban que no estaban acuartelados pero a todos los efectos prácticos la ciudad y varios puntos de la provincia fueron zona liberada, al margen del hecho legal del acuartelamiento o no, en la práctica dejaron la zona liberada, tuvo los mismos efectos que un acuartelamiento, y además fue muy visible que no eran grupos que espontáneamente salían a saquear, sino que tenían indicados lugares, iban con motos, hubo una organización detrás de los primeros saqueos que fue una mecha que luego encendió el resto de los ánimos colectivos, pero fue muy visible que los primeros saqueos fueron orientados”, respondió Fernández desde Jujuy.
En tanto, Salvi se refirió a la forma en que desde Contrapunto-Prensa Alternativa trataron los hechos: “nosotros encaramos lo que está pasando por el lado de que la mayoría de la opinión pública plasmada en los medios hegemónicos planteaba que tenía que volver la policía para restablecer el orden y cuando volvió la policía lo primero que hizo fue reprimir a la gente, entonces decimos ¿para qué está la policía? ¿hay que sindicalizarla? ¿hay que respetar como institución a gente que armamos para mantener a un Estado que tal vez no apoyemos?”.
Ahora que los saqueos pasaron, queda la etapa de la reflexión, que será fundamental para evitar que, con la cercanía de las fiestas, la historia se repita. Mientras tanto, quedan las víctimas fatales y una división social peligrosa, de las que a veces se hace difícil retornar.

0 comentarios:

Publicar un comentario