22 dic. 2013

(Por La Retaguardia) En la Ciudad de Salta, una joven de 14 años embarazada tras haber sido violada por su padrastro no pudo abortar porque la justicia, el gobierno y el hospital público no se lo permitieron. Dialogamos con Gabriela Cerrano, senadora provincial por el Partido Obrero, sobre este caso.

Según la ley de aborto no punible, la joven podría interrumpir su embarazo si así lo deseara, sin necesidad de intervención de la justicia, ni ningún otro poder u oficina estatal. Sin embargo, en Salta no hicieron cumplir esta norma. Así lo explicó Gabriela Cerrano, senadora provincial por el Partido Obrero (PO), en diálogo con La Retaguardia: “es muy grave lo que ha pasado con esta niña. Ella ingresó al hospital producto de la brutal paliza que le dio este hombre, porque además de violarla la golpeaba. Finalmente el caso de esta niña podría encuadrarse solamente en el artículo 86 del Código Penal, sin fallo ni nada. Era un caso de violencia, esta niña fue violada, estaba todo el informe de la historia clínica, el de ginecología, pediatría, psicológico, estaba el pedido del defensor de menores e incapaces”, explicó la senadora provincial.
Uno de los hechos más graves es que intervino en el caso una defensora que no era la de turno, quien le propuso a la joven que tuviera igual a su hijo y que si no lo quería lo diera en adopción: “esta mujer era la que tenía que garantizarle los derechos a esta niña –agregó Cerrano–. Como la niña se negó, inmediatamente metió el amparo. Es uno de los pocos antecedentes donde el amparo viene de un mismo funcionario público y no de alguien allegado a la Iglesia o de alguna organización como pasó en otros casos de abortos no punibles. Esto es una vergüenza y el juez (Víctor) Soria inmediatamente hizo lugar al amparo de esta mujer impidiendo la práctica del aborto no punible de esta niña”.
A su vez, Cerrano denunció violencia institucional por parte del hospital, ya que mientras la adolescente estaba internada se acercó a su habitación un grupo de voluntarias de un sacerdote, que le mostraron fotos de fetos y hasta le llevaron un bebé recién nacido para que viera lo que supuestamente estaba por hacer: “finalmente las autoridades del Hospital del Milagro reconocieron que esta gente forma parte de los equipos multidisciplinarios del hospital, ¿cómo puede ser?, gente que no es profesional, qué tipo de asistencia dan. Ellos dicen que le dan sostenimiento espiritual a los pacientes, pero esta gente está presente para impedir los casos de aborto no punibles”, afirmó al respecto Cerrano.
A pesar de la presión, la joven mantuvo firme su decisión e incluso volvió a manifestarle a los psicólogos que ella quiere seguir adelante con su vida y que no quería ser madre.
Respecto a la situación actual de la niña, la senadora provincial por el PO especificó: “estaba con un embarazo de nueve semanas porque además esto ocurrió hace un mes, en el hospital de Salta han dilatado durante todo este tiempo poder realizarle la práctica manteniendo una internación absurda, porque acá no existe una internación compulsiva mediante la justicia, sin embargo recién el sábado 15 de diciembre logramos que le den el alta, porque querían impedir que se hiciera el aborto en otro nosocomio. Lo dejaron avanzar... igualmente el fallo de la Corte no establece ningún tiempo. Acá en Salta sí existe una reglamentación que es el decreto 1170, que creó el gobierno de Juan Manuel Urtubey para la aplicación del fallo que es idéntica a la que hizo Mauricio Macri en la Ciudad de Buenos Aires, que establece un tiempo, la mujer tenía que ponerse bajo la tutela del Ministerio Público. Cómo será de reaccionaría la justicia salteña que el juez que impidió este aborto declara inconstitucional el decreto 1170, pero lo hace por razones más reaccionarias todavía, ahora este amparo prohíbe la práctica del aborto no punible y declara inconstitucional el decreto en todos los casos. El gobernador ahora dice que no se pueden hacer más abortos no punibles porque no hay protocolo, porque lo declararon inconstitucional. Esto es muy grave, esto no es solamente una decisión de un juez sino también del gobierno provincial, porque el decreto de aplicación del fallo que él ha creado planteaba toda esta posibilidad de que el ministerio intervenga para hacer justamente lo que el fallo dice que no hay que hacer”.
Para lograr el alta de la adolescente, Cerrano debió presentarse junto con las abogadas en el hospital: “era inadmisible la situación en la que estaba esta niña, porque en Salta ni siquiera para los enfermos mentales o para los adictos no existe que te obliguen a estar internado, y le decían a la madre que como está judicializado no se la podían llevar a la nena, pero esto no es así. Lamentable tuvimos que actuar de esta manera para poder garantizar derechos mínimos a esta niña a la que se le ha negado absolutamente todo, desde la privacidad del paciente, hasta el acceso pleno a la salud y a los derechos. Esta niña estaba los últimos días tan deprimida que ha bajado seis kilos, no quería comer, se quería escapar de este acoso que vivió en el hospital, esto merece un repudio”, afirmó indignada.
Respecto a la cantidad de casos similares que existen en la provincia, la senadora provincial señaló que no se sabe cuántas mujeres han pasado por lo mismo pero recordó –por ejemplo– que hace dos meses se conoció la historia de una niña de 12 años de la localidad de Orán a la que el Estado la llevó a parir también a su hijo producto de una violación porque no le garantizaron el acceso al fallo de la Corte: “la familia de esta niña decidió tener el hijo porque pensó que estaba cometiendo un delito, que los médicos iban a ir presos. Una locura terrible las características medievales que tiene el acceso a la salud y la justicia en nuestra provincia”, agregó Cerrano.

Salta, sede del próximo Encuentro de Mujeres

Está previsto que el próximo Encuentro Nacional de Mujeres se realice en la provincia de Salta. En relación a este tema Cerrano manifestó: “va a primar el debate muy profundo sobre las grandes problemáticas de la mujer, porque este juez por ejemplo o algunos funcionarios del gobierno, el mismo Urtubey, dicen que defienden la idiosincrasia del pueblo salteño, pero la idiosincrasia del pueblo salteño no son las niñas violadas, obligadas a parir, sino que esa es la idiosincrasia de los patrones violadores, de los violadores, de los más conservadores; las mujeres salteñas quieren ser defendidas, están luchando por sus derechos, cada vez que ocurre un caso grave de violencia contra la mujer hay repudio generalizado. El año pasado, un ministro dijo públicamente que una turista japonesa, que sufrió en Salta una violación, se había excedido en confianza y por eso le había pasado eso; luego tuvo que renunciar, porque las mujeres lo insultaban en las calles. Acá la experiencia del Encuentro de Mujeres va a ser  muy rico por eso, porque Salta tiene graves problemas de derechos humanos y de derechos de las mujeres, es muy alto el índice de trata, de violencia y crímenes hacia mujeres, y situaciones como la de esta niña también, porque en Salta lo que es obligatorio es la religión en las escuelas, no la ciencia, o la educación sexual, y lógicamente ante una situación así tenemos resultados catastróficos”.
Antes de ser senadora provincial, Cerrano fue concejal también por el Partido Obrero en la Ciudad de Salta, pero desde hace muchos años interviene sobre todo en temas relacionados con género: “conozco los primeros casos que dan cuenta de trata de personas en Salta; hace muchos años, cuando nadie sabía qué era la trata de personas. De ahí es que mucha gente me conoce por eso. Hemos logrado desarrollar no solo un activismo por los derechos de las mujeres, sino también sacar a la luz lo que es la realidad de las mujeres en Salta. Es cierto que Salta que es un pueblo muy apegado a la religiosidad. Acá las actividades religiosas son multitudinarias, sin embargo en la campaña electoral, los días previos, hubo una campaña sucia contra el PO y justamente tomando las reivindicaciones de las mujeres, decían que queríamos abortos free, que estábamos en contra de las costumbres del pueblo, que somos ateos, que queremos libertinaje para las mujeres... cosas tan absurdas que el pueblo salteño les dio la espalda, sobre todo las candidaturas del senado provincial que es la que gané y era la más difícil porque se elige un solo senador por capital. Entrar como senadora implicaba ganar la elección, y acá les terminamos ganando a los que gobiernan la ciudad y la provincia. Acá el pueblo de Salta ha demostrado que no se va a dejar dividir por la religión, seguirán siendo religiosos pero cuando hay un derecho se lo tiene que respetar”.
Sin embargo, la justicia, el gobierno y parte del área de Salud de la provincia de Salta parece no respetar el derecho de esta adolescente de 14 años a interrumpir un embarazo no deseado, producto de la violación de su padrastro.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario