19 ene. 2014

(Por La Retaguardia) En los últimos meses la editorial de Fontevecchia despidió a 19 trabajadores. El Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria que es incumplida por la empresa. El delegado Carlos Rodríguez, nos dejó algunos detalles sobre la lucha que llevan adelante 



Desde hace dos años los trabajadores de la Editorial Perfil perciben indicios de intentos de achicamiento de parte de las autoridades de la empresa, pero en los últimos meses las sospechas se transformaron en certezas a partir de los diecinueve telegramas de despidos enviados.
“El 30 y 31 de octubre se estaban realizando las elecciones de renovación del cuerpo de delegados. Se hizo en dos días porque Perfil tiene una planta en Barracas que es donde se imprime el diario, y después la parte de redacciones está en la calle Chacabuco al 200. El mismo día de las elecciones se enviaron siete telegramas de despido, incluyendo a una persona que estaba dentro de la junta electoral. Ahí comenzaron los intentos de volver la medida atrás, hubo conciliaciones obligatorias y demás. De las siete personas que recibieron telegramas, cinco consideraron que era mejor optar por el ‘retiro’, entre comillas porque en realidad eran despidos. La situación del sexto lo tiene que definir aún el Ministerio porque era un miembro de la junta electoral. Antes de que venza la conciliación, hicimos una gran asamblea en la sede Barracas, y los primeros días de enero la empresa envió doce telegramas, que eran en realidad una represalia porque las doce personas que los recibieron habían participado de esa gran asamblea, y se violó nuevamente la inmunidad gremial porque cinco de los doce despedidos también eran de la junta electoral, incluso hubo gente que estaba de vacaciones y recibió el telegrama” explicó el delegado Carlos Rodríguez en diálogo con el programa radial Sueños Posibles.
Rodríguez aseguró que se trata de una clara persecución gremial por parte de la empresa: “van por todo, de acá a julio Perfil va a mudar todo lo que tiene en la sede de Chacabuco a la de Barracas, y lo que quiere es llevar a la delegación gremial bien debilitada, además ya anunciaron que quieren una reducción de cincuenta, sesenta personas, que después no son reemplazadas en sus tareas, por lo que quien hace una tarea terminará haciendo dos o tres. La idea de Jorge Fontevecchia (dueño de la editorial) es hacer un achique brutal y tratar de debilitar lo más que pueda a la organización gremial, y nosotros seguimos luchando, en este momento estamos de paro, con asambleas permanentes”.
Los despedidos a principios de año fueron dos personas del archivo, una de retoque de imágenes, dos redactores de la parte deportiva del diario, dos de la punto.com, y cinco fotógrafos y -según adelantó Rodríguez- la empresa ya anunció que echará a diez reporteros gráficos más: “el mecanismo perverso que tiene Fontevecchia, desde hace bastante tiempo, es quitarte las tareas, mandarte al primer piso a una gran oficina, donde capaz tenés computadora y teléfono, y te trabajan así el retiro voluntario. Te hacen sentir que ya no servís para nada, lo de los fotógrafos es inminente, si todo sale bien y resolvemos lo de estos doce telegramas, ya la empresa avisó que hay diez personas que pasan al fondo editorial o freezer. No es nuevo, otros ya lo han hecho, es perverso”.
El viernes 10 de enero se hizo un gran acto en la puerta de la sede Chacabuco de la Editorial, que fue acompañada por la presencia de muchos delegados de otros medios. Allí se hizo un plenario, se concluyó en que esta situación no sucede sólo en Perfil, y que puede a su vez derivarse hacia otros medios. En este marco, se organizó una campaña de afiches para denunciar lo que está ocurriendo.
En diálogo con Sueños Posibles, Carlos Rodríguez afirmó que parte de este conflicto también está relacionado con los avances paritarios de los últimos años, sobre todo en 2013.
Por primera vez, desde 1975, los trabajadores de diarios, revistas, punto.com y agencias de noticias nacionales e internacionales de la Ciudad de Buenos Aires firmaron un acuerdo paritario en forma conjunta y con todas las cámaras patronales como contraparte, tal como lo establece el Convenio Colectivo de Trabajo 301/75. Este logro se alcanzó luego de veintidós audiencias en la cartera laboral y de distintas medidas de fuerza. “Yo creo que eso también influye –reflexionó Rodríguez–, es como que quieren empezar a romper esa unidad, lograda a partir de la cantidad de gente que ha participado en el último año. Tenemos además un sindicato que no aparece (en referencia a la UTPBA, Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires). No apareció ni con los siete telegramas ni ahora con los doce. En noviembre tendrían que haberse realizado elecciones en el sindicato, pero las suspendió el ministerio porque tienen padrones truchos. El sindicato no está, pero está la unidad de los trabajadores, de los delegados de cada medio, piensen como piensen”.
Dos días después de la entrevista de Carlos Rodríguez con Sueños Posibles, el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria por quince días hábiles y ordenó que los despedidos vuelvan a ocupar sus puestos hasta tanto se resuelva el conflicto. Sin embargo, Perfil incumplió la orden del Ministerio, ya que los doce trabajadores pudieron ingresar a la empresa pero no les asignaron tareas. Desde la cartera laboral intimaron a la editorial, que sigue sin acatar la conciliación.

0 comentarios:

Publicar un comentario