26 ene. 2014

(Por La Retaguardia) Durante once minutos, Isadora, una joven catamarqueña de 16 años relata con cifras y datos concretos cada uno de los pasos de un proceso megaminero. Por un lado, especifica las ganancias que obtienen las empresas multinacionales que lo llevan adelante y, por el otro, las consecuencias para el medio ambiente y las poblaciones que viven en las zonas que son explotadas. Un corto documental producto de un gran trabajo colectivo, tal como lo definió su director, Martín Musarra en diálogo con La Retaguardia.

Con la colaboración de la ONG Be Pe, la dirección de Martín Musarra y el aporte económico de la Comunidad Económica Europea, el corto “El peso del oro” se estrenó el 28 de diciembre pasado en el marco de la marcha contra la megaminería a cielo abierto, que cada sábado se realiza en la plaza del pueblo catamarqueño de Andalgalá.
En La Retaguardia tuvimos el placer de hacer la presentación del corto en radio. Aunque no se pudo apreciar la excelente animación y las imágenes que acompañan el relato de Isadora, el guión es sumamente claro y sencillo para entender el camino megaminero: cómo detrás de una pequeña pulsera de oro de diez gramos hay destrucción de montañas y apropiación de agua potable de varias poblaciones argentinas.
“Es una alegría que el corto ya esté en las calles, en las pantallas, en internet, porque fue literalmente como un hijo, fueron nueve meses de laburo, entre las primeras versiones de guión, la sistematización de todo un proceso megaminero completo que nunca se había hecho, nosotros por tener la mala experiencia de La Alumbrera, como decimos siempre, teníamos la lamentable posibilidad de hacerlo, y poder sistematizar el proceso completo, contándolo por día, también por año y tratando que con ejemplos se pueda palpar un poquito más las cifras que son como algo abstracto; uno termina hablando de millones y millones y no sabe a ciencia cierta cuánto tiene que ver con la vida diaria, cosas que uno no está acostumbrado a medir en mega cifras”, contó Martín Musarra en diálogo con La Retaguardia, luego del estreno radial de su corto.
Musarra lo dirigió pero detrás hay un gran trabajo en conjunto: “hubo mucha discusión sobre cuáles eran las palabras y los ejemplos adecuados, pudimos laburar con gente con mucha afinidad, pudimos trabajar muy bien la estética con Rocío y Francisco que son amigos de mucho tiempo, y siempre nos había quedado pendiente trabajar juntos, pero las distancias a veces son complejas, y en este proyecto pudimos hacerlo y la verdad que valió la pena”, agregó.
El trabajo colectivo incluyó a toda la población catamarqueña. Por ejemplo, Isadora, la narradora del corto, tiene 16 años, la misma cantidad de años que hace que la Minera La Alumbrera se instaló en Catamarca. Musarra definió a Isadora como una hija de la lucha: “sus padres son Aldo y Ana, señores que por ahí uno los ha conocido parando camiones con la bicicleta. La verdad que la aparición de Isa fue con la claridad y el compromiso que tiene, y también este paralelo entre la vida de ella y la cantidad de años que lleva la empresa en este lugar fue algo que nos terminó de cerrar por todos lados”.
Martín Musarra está contento con el documental logrado y se le nota, está convencido de que los catamarqueños y todos los luchadores contra la megaminería se merecían un material de estas características: “queríamos hacerlo porque la lucha se lo merece, porque creemos en una manera de vida, con una comunidad informada que pueda tomar sus decisiones, que pueda involucrarse también en las discusiones de cómo se quiere vivir. Este corto es una herramienta puesta a disposición de las organizaciones, de los profesores también, ahora queda por delante sumarlo al trabajo pedagógico de los barrios, de las escuelas, que se pueda trabajar todo este bagaje de información”.
A continuación les dejamos el corto documental “El Peso del Oro” para que lo disfruten, aprendan y difundan.

0 comentarios:

Publicar un comentario