15 ene. 2014

Nora Cortiñas en Oral Y Público
(Por La Retaguardia) En la emisión especial de Oral y Público que se transmitió desde el ex Centro Clandestino de Detención Tortura y Exterminio Virrey Cevallos, ubicado en el barrio porteño de Montserrat, recibimos la visita de la enorme Norita Cortiñas de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, incansable defensora e impulsora de las luchas de ayer y hoy. Dejó sus opiniones acerca de los espacios de memoria o la asunción de Milani, pero también nos habló de Gustavo, su hijo, y de la primera vez que se encontró con otras Madres.


Espacios de Memoria

“Estar acá me produce una profunda emoción porque yo nací en este barrio”, contó Nora Cortiñas al iniciar el diálogo con Oral y Público, en el marco de la emisión especial que se realizó en el ex Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio, ubicado en Virrey Cevallos al 600.
Cortiñas nació en el Hospital Ramos Mejía y hasta los 19 años vivió en Estados Unidos al 1300, luego se casó y se mudó a una cuadra de allí. El ex CCDTyE Virrey Cevallos se encuentra en el mismo barrio, y es un hermoso caserón que si no estuviera señalizado sería simplemente una típica casa familiar de la zona; sin embargo, fue una casa operativa de la fuerza aérea, y se pudo confirmar la presencia de secuestrados en el año 1977, aunque quizás también los haya habido en 1976. Hasta el momento los sobrevivientes de este centro clandestino serían ocho. Han podido reconocer a algunos de los represores que actuaron allí. A su vez, Virrey Cevallos funcionó como lugar de coordinación entre las distintas fuerzas, incluso fue un lugar de paso o de admisión, en el traslado de los secuestrados a otros centros.
“Es una casa común, que uno no se imaginó que iba a terminar siendo una casa del horror, y si alguna vez pasa la familia que vivió acá, mirará con dolor en qué terminó su hogar familiar –afirmó Cortiñas–. Yo celebro que la gente de los organismos y del Instituto Espacio para la Memoria (IEM) en especial, que recompuso los lugares que fueron de lo peor, del horror, la tortura, la desaparición, y que se pudiera dentro de su ética y junto con la solidaridad y la voluntad, ir reviviendo el pasado pero recomponiéndolo, presentando las casas que fueron usadas por los terroristas de Estado, los genocidas, que son lugares de memoria”.
En este marco, Cortiñas manifestó su especial preocupación por la situación en la ex ESMA. Hay allí un proyecto del gobierno nacional que consiste en la modificación del Casino de Oficiales, ubicado dentro del predio de la Escuela de Mecánica de la Armada, para darle una utilización museográficaUna iniciativa que fue rechazada por un importante número de organismos y sobrevivientes. “No quiero que termine siendo un lugar banalizado y que un día la gente vaya allí como un entretenimiento, que los sábados y domingos vayan y que mientras ellos entran en esas salas que sí muestran el horror, sus hijos estén distrayéndose. Yo no soy fatalista ni negativa, pero así como existe un Auschwitz y los lugares de exterminio del mundo para no olvidar, así como cuando se recorren estos países donde el nazismo hizo también el desquicio y el horror, que podamos ver esos lugares respetados y si tiene que ser con dramatismo que sea con dramatismo porque el horror ocurrió. Yo estoy en desacuerdo total con lo que quieren hacer en el Edificio Cuatro Columnas y en el Casino. En la Argentina el horror existió y no lo podemos borrar y en ese lugar, la ESMA, todavía hay mucha memoria para trabajar, todavía la justicia tiene mucho para hacer, entonces no se puede desvirtuar. Seguiremos trabajando con esto y veremos cómo se puede parar”.
Respecto a la actitud del gobierno nacional con esta iniciativa, Cortiñas aseguró que los organismos fueron, más que consultados, simplemente informados sobre el proyecto: “cuando no nos gustó algo parecía que se modificaba pero dentro de los organismos también tenemos diferentes opiniones, no es que cada organismo en bloque opina y es la expresión de todos. Estos treinta años de gobiernos constitucionales son extraordinarios y podemos decir que es la primera vez que se da en Argentina y lo valoramos, pero fueron también estos treinta años que empezaron los gobiernos con muchas contradicciones, muchas luchas y después hubo intentos o directamente cooptaciones de distintas personas que fueron pensado distinto que otras, yo no voy a hacer nombres ni nada, pero sí hay distintas opiniones, y a mí me parece que habría que respetarlas a todas, pero hay que evaluar con qué opinión y manejo perdemos la esencia de la verdadera historia”.

**

Gustavo

El 10 de diciembre de 2012, Nora Cortiñas presentó un habeas corpus por Gustavo, su hijo desaparecido: “al principio todas presentamos por nuestros hijos e hijas, pero después por muchos años para mí eran los treinta mil y todas las acciones eran por los 30.000, pero hace un año en uno de los reconocimientos que me dieron de la UBA, un Doctora Honoris Causa, me pareció que ese día tenía que estar Gustavo. Los 30.000 acompañando pero era Gustavo, y decidí hacer un habeas corpus porque quiero saber qué pasó con él, quiero que me digan, y seguramente hay archivos donde puede haber algo, no los quemaron todos, no los perdimos todos, no se los llevaron en el cajón alguno de los genocidas que murieron, entonces presenté el habeas corpus ante un juez de turno sin ningún fin mediático, yo no hice ninguna propaganda de esa acción”, contó en Oral y Público.
Cortiñas relató que pidió algunas firmas para su habeas corpus, por ejemplo de un notorio abogado: “me había dicho que lo firmaba, pero el día anterior a la presentación me dijo que sacara su nombre porque era el habeas corpus contra Cristina, una locura, de derechos humanos el abogado este no sabe nada”.
En los años de dictadura era difícil, aunque no imposible, encontrar un letrado que firmara los habeas corpus pero los motivos de esta negativa eran claramente otros. De todos modos, Cortiñas destacó a los abogados que durante el Terrorismo de Estado sí pusieron el cuerpo: “había excelsos como Emilio Mignone, Augusto Conte, Boris Pasik, pero ahora después de treinta años de gobiernos democráticos me cayó muy mal esa actitud, sin embargo reitero que lo que yo quiero es que busquen a Gustavo”.
Al principio, el juez no quería recibir el habeas corpus. Luego lo hizo pero lo archivó a los pocos días. Después, la Cámara de Casación lo hizo desarchivar: “caminó y sobrevoló los pasillos de los tribunales y otros lugares todo el año y la semana del 10 de diciembre pasado me lo volvieron a archivar, cosa que es una locura –dijo Norita–, un habeas corpus no se puede archivar porque sí, tienen que buscar a la persona y hacerlo recién cuando agotaron todo”.

**

Cortiñas durante la emisión del
programa de los juicios
"¿Venís por lo mismo?", el primer encuentro con otras Madres

Al ser consultada sobre si se acordaba de la primera vez que se cruzó con otra Madre, Nora Cortiñas habló de María Adela Gard de Antokoletz, con quien se encontró en los pasillos de Tribunales: “no nos conocíamos, nos miramos y los rostros nuestros estaban con las muestras del insomnio, el llanto, y la gran tristeza total, entonces era preguntar: ‘¿venís por lo mismo?’... en Tribunales, esos años, ese paso lento, buscando en qué oficina tenías que preguntar, porque nosotras no íbamos con los abogados porque queríamos preservarlos; entonces nos ayudaban a hacer el texto, pero los firmábamos nosotros. Esa misma escena también la vivimos en la Plaza. Yo no fui de las primeras catorce pero sí del primer grupo de veinte Madres, y cuando se acercaba otra Madre, muy temerosa... no me olvido para nada de Elida Galetti, que también entró a la Plaza con esa mirada, como buscando qué podía encontrar allí, buscando respuestas, también era decir: ‘sí, vengo por lo mismo’, estar primero sentadita en un banco, mirando, y después de a poco irse arrimando al grupo, esos primeros tiempos fueron realmente impactantes porque además cada Madre que se acercaba a la Plaza traía un bagaje de esperanza”.
La lucha de las Madres de Plaza de Mayo, como de Abuelas y tantos otros organismos de Derechos Humanos, es sin duda colectiva, pero es cierto que hay personas que son emblemáticas por distintas cuestiones. Una de ellas es Norita Cortiñas, quien tiene el rol imprescindible de unir las luchas de ayer con las de hoy. “Es un hilo conductor, lo mismo de ayer es hoy, y como se repiten hechos también nosotros a medida que vamos caminando es como una escuela nuestra vida, la vida de todo el mundo, son escuelas, vamos aprendiendo a medida que caminamos. La escuela nuestra fue muy dura y muy de calle, todo lo absorbimos caminando en Argentina y otros países del mundo, pero es duro, tuvimos todas las variaciones, por años fuimos invisibles, en la propia Plaza de Mayo fuimos invisibles, pasaba la gente y no nos veía”, reflexionó Cortiñas.
Norita caracterizó la Plaza de Mayo como “la expresión más visceral de toda la lucha”, tanto de ayer como de hoy: “ahora vamos muy poquitas a la Plaza porque hay muchas Madres enfermas, hay muchas a las que les cuesta caminar y les cuesta ir a la Plaza, a veces somos dos o tres, cuatro, cuando somos muchas. Muchas madres claudicaron de ir, pensando que todavía falta tanto pero algunos familiares como que se fueron conformando con lo que hay hasta este momento, este avance, aunque enclenque, con la justicia”.

**

Pacto de sangre

Nora Cortiñas hizo especial referencia al rol del poder económico durante la última dictadura cívico militar religiosa. En este sentido, mencionó la necesidad de la apertura de todos los archivos del terrorismo de Estado: “por más que el gobierno diga que ahora aparecieron centenares de carpetas, quiere decir que nos pasamos treinta años como locas pidiendo archivos y nos decían que no, y la mayoría de estos archivos ya los vimos en el año 1984 cuando se allanó la oficina de Walter Klein, que había sido ministro de la dictadura. Yo comento siempre que en la primera carpeta que se abrió, que tenía una lista de personas que tenían que ser secuestradas, perseguidas, estaba el nombre de Adolfo Pérez Esquivel. Es la demostración de que el poder económico es el que lleva adelante, el que implementó el Terrorismo de Estado, que lo llevaron de la mano militares y empresarios, y antes los golpes de Estado eran más bien las fuerzas armadas, el poder económico no figuraba, pero resulta que ahora se llevó todo consigo y arrastró también a todas las fuerzas armadas y los hizo socios en este pacto de sangre. Las fuerzas armadas empezaron a notar que incrementaban su poder económico también ellos, fueron bien socios. Ahora estamos empezando con los juicios a los empresarios”.
Cortiñas destacó en particular el trabajo que está realización la Comisión Nacional de Valores, lugar donde su hijo Gustavo trabajaba: “hicieron dos libros con sus investigaciones y están haciendo una investigación en la que se demuestra cómo el mundo empresario participó tan directamente, por ejemplo cuando pedían u ordenaban un secuestro y después concurrían al lugar donde estaban torturando a la persona que ellos habían señalado para ver si efectivamente era la correcta y si la estaban torturando; se redondea una parte de la historia tan dramática que no puede haber olvido ni perdón, ni resignación, ni reconciliación, es terminante. Que haya una, dos, cien, doscientas personas que hablen de reconciliación, hablan por su cuenta, a mí no me van a hacer entender que yo me tengo que reconciliar con un genocida. Yo no quiero venganza, quiero que vayan a la cárcel para pagar lo que hicieron, punto. Yo creo que de todos y cada uno tenemos que pedir la verdad de lo que pasó y darlo a conocer para que este pueblo llegue a saber toda la verdad”.

**

Juicios, sentencias y condenas

Incansable, Norita se iba del ex CCD donde se grababa la emisión especial de Oral y Público para participar de la jornada político cultural de inauguración de la Estación Darío y Maxi, tras la aprobación en el Congreso del cambio de nombre, pero unos días antes había estado presente en la sentencia en el segundo juicio por delitos de lesa humanidad en Bahía Blanca.
El martes 17 de diciembre, el Tribunal Oral Federal Subrogante de esa localidad condenó a penas de prisión perpetua a los represores Carlos Stricker, Alejandro Marjanov, Felipe Ayala y Bernardo Cabezón; a once años a Fernando Videla, a cuatro años y tres meses a Ricardo Gandolfo; y tres años y cinco meses a José Fidalgo.
En la entrevista con Oral y Público, Cortiñas contó sus impresiones de este nuevo fallo: “es un lugar donde realmente se ha hecho muy difícil, donde tuvieron que retirar a unos jueces que no querían hacer el juicio, hay un juzgado que no es propio del lugar, pero la verdad que fueron condenas importantes y es la segunda etapa, ahora viene la tercera que es la Marina, la familia Massot y todo ese poder económico al que hacía referencia y que tenemos que seguir adelante. El de Bahía Blanca es un pueblo que pese a haber sufrido mucho, porque han tenido enclavados en ese pueblo a los militares toda la época de la dictadura y más anteriormente, pero el pueblo está muy bien ubicado y apoyando los juicios”.
Nora Cortiñas aseguró que se debe valorar la realización de estos juicios: “es un gran logro que tiene mucho que ver nuestro pueblo, la movilización popular y reconocer que si bien el primer juicio que fue el de Raúl Alfonsín, que tuvo la valentía de formar la CONADEP e iniciar ese juicio histórico donde hubo condenas fuertes, donde los testimonios fueron impresionantes; después claudicó, no tuvo el apoyo político ni de su propio partido para seguir adelante, el ruido de los sables lo asustó y claudicó... fue una pena, pero quedó el camino abierto. Después tuvimos tantos años de desilusiones, y en 2003 la decisión de Néstor Kirchner de dar el guiño a sus legisladores para que bajaran las leyes de impunidad, y qué paradoja que Kirchner bajara el cuadro del principal conductor del genocidio y ahora Cristina Fernández ascienda a un integrante de esa dictadura. Es como una paradoja, uno no lo entiende, ahora vamos a tener que luchar para que salga a la luz toda la historia completa de este partícipe directo de lo que fue el Terrorismo de Estado y que podamos bajarlo en algún momento como luchamos contra las leyes de impunidad”.

**

No nos vencerán

Cortiñas también hizo referencia a los treinta años de democracia que se cumplieron el pasado 10 de diciembre: “no es un festejo , sino un reconocimiento a este pueblo que logró que pudiéramos sobrellevar todo el dolor de los años esos del Terrorismo de Estado, superarlos, luchar, tener algunos logros y poder entre nosotros con nuestra familia, porque también es el agradecimiento a mi familia que me acompañó, mi hijo Marcelo, mis nietos, ahora tengo bisnietos, me estoy poniendo un poquito cargada de añitos, sin quererlos porque no los busqué, vinieron solos, pero desearles que igual nos demos el gran abrazo y que pensemos que cada abrazo es para fortalecer las endorfinas pero que tenemos en el corazón también  y que tenemos para seguir luchando con toda la fuerza y que no nos vencerán”.
En el mismo sentido, Cortiñas reflexionó: “cada Madre tiene su hijo, su historia, su casa, y todas tomamos los 30.000 porque muchos familiares, padres y madres han fallecido y nosotros somos también la voz de tantas familias que ya no están, buscando por todos y todas. Cuando buscamos verdad, justicia y memoria son los tres caminos que existen, no es una fantasía. Pidiendo justicia, logramos el que fue el mayor logro que para mí que tuvimos en estos años porque hay juicios en todo el país, tenemos el valor inmenso de los testigos, de los que fueron victimizados por esa dictadura cívico militar religiosa, tenemos la presencia de estos testigos que son los que dan fuerza también a los juicios, tenemos un plantel de abogados y abogadas extraordinarios que con la misma ética presentan el testimonio irrefutable, ningún juez podría rechazar esa presentación, y tenemos algunos jueces que efectivamente quieren dejar su huella en su carrera haciendo justicia. Sabemos que muchos jueces reciben amenazas, a algunos también les provocan situaciones para ver de qué manera los pueden sacar del camino, todos los jueces y fiscales que actúan en la verdad están en este momento cuestionados, si la verdad toca mínimamente las fibras del Estado, es una lástima porque en treinta años sin dictadura militar tendría que haberse afianzado la democracia para que sea completa, y no que cada día tengamos que volver a dar un paso para reelaborar la democracia o como estos días en que la democracia se atrasó, tuvimos un gran atraso en nuestra vida democrática con el nombramiento de César Milani al frente del Ejército, fue un atraso en nuestra historia”.

**

Mejor que Dios

Durante la extensa charla con Oral y Público el teléfono de Norita sonó en varias oportunidades, algo que es habitual ya que permanentemente la llaman para pedirle opiniones, entrevistas; para invitarla a actos, homenajes y movilizaciones. Ella trata de hacerse tiempo para asistir a todos. Además, realiza su programa semanal de radio “Memorias con Nora” en Radio Porqué, cuya repetición puede escucharse por Radio La Retaguardia los lunes, a las 18.
Al ser consultada por la cantidad de actividades en las que participa, Cortiñas recordó: “cuando estudiaba psicología social, tenía un profesor extraordinario, de una familia que fue muy solidaria en los años de Terrorismo de Estado con mucha gente amiga de ellos, y un día me enseñó que cuando uno tiene muchas actividades hay que hacer un imaginario y con las manos hacer un rectángulo y empezar a ubicar allí adentro todas las cosas que tenemos que hacer y después empezar a correrlas y poner las de mayor prioridad hasta que vas dejando lo menos apurado para lo último. Y yo todas las mañanas me acuerdo de él porque todas las mañanas cuando me levanto tengo que hacer mi rectángulo, agarrar la agenda, buscar y ver. Tenemos un cura amigo, Bernardo, que decía ‘Nora, vos sos igual que Dios, estás en todas partes, pero sos un poco mejor porque a vos te vemos y de Dios no sabemos si está o no’”. Entre risas y con la dulzura que la caracteriza, Norita aclaró: “pero no soy tan así, y no quiero parecer a Dios”. Luego tomó sus cosas, saludó con tanto apuro como cariño, nos permitió algunas fotos (para la nota y para el corazón) y continuó su andar de pasos cortos pero gigantes.

1 comentarios: