3 ene. 2014

(Por La Retaguardia) En diálogo con Lilian Videla, de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de San Luis, recorrimos el juicio por delitos de lesa humanidad que se está desarrollando en esa provincia. También hablamos de la designación de César Milani al frente del Ejército, de cómo actúan los organismos cercanos al gobierno nacional y de cómo es ser militante de derechos humanos en la tierra de los Rodríguez Saá.

El 5 de noviembre comenzó el segundo juicio por delitos de lesa humanidad por crímenes cometidos en las localidades de Villa Mercedes, Luján, La Toma y la ciudad de San Luis, en el que se juzga a 29 imputados, entre ellos ex militares del Ejército y la Fuerza Aérea, ex policías federales y provinciales y algunos civiles. Aunque la causa está caratulada como "Menéndez, Luciano Benjamín y otros", el ex jefe del Tercer Cuerpo de Ejército no se encuentra en el banquillo de los acusados ya que también está siendo juzgado por su actuación en Córdoba y La Rioja.
En este proceso se investiga la desaparición forzada y asesinatos de once personas y la privación ilegítima de la libertad seguida de tormentos y torturas de 25 ex detenidos.
Tras el receso por la feria judicial de enero, las audiencias se retomarán el 6 de febrero en el Tribunal Oral Federal de la capital provincial.
En diálogo con el programa Sueños Posibles, de Alfredo Grande, Lilian Videla, integrante de la APDH San Luis, se refirió a este juicio: “hoy se está juzgando a 29 represores. Por primera vez hemos logrado testimonios que acusan fehacientemente a la Aeronáutica, que fue la que se quedó con el poder en toda la zona de Cuyo. Nunca habíamos podido imputarlos. El otro día hubo un testimonio de una compañera docente que fue demoledor, porque fue la primera que habla de su violación por (parte de) un jefe de la Aeronáutica y creo que son testimonios irrefutables”.
El primer juicio por delitos de lesa humanidad en San Luis se desarrolló en 2009 y finalizó con cinco condenas a perpetua en cárcel común, que no se cumplieron en todos los casos: “tengo que decir que en cárcel común hay solo dos personas; de los otros tres, uno se murió, los otros están en domiciliaria. Uno de ellos que era el comandante en jefe, que está en un departamento en Buenos Aires y sabemos que sale todas las semanas a nadar al Círculo Militar. En este segundo juicio se ha autorizado a estos delincuentes a permanecer en Buenos Aires, así que nos miran por televisión mientras las víctimas tenemos que dar testimonio. Es muy terrible eso”, afirmó Videla.
Lilian Videla integra la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de San Luis, el único organismo de derechos humanos de la provincia: “estamos desde 1984 y desde esa época venimos bregando por encontrar la verdad y la justicia, hicimos mucho trabajo hasta que salieron las leyes de obediencia debida y punto final, y aunque vino esa decepción todos los expedientes estaban abiertos, teníamos todos los testimonios, y ahora sí con la apertura que hubo y la derogación de las leyes pudimos iniciar los juicios”.
La APDH San Luis integra la Asamblea nacional a pesar de las “muchas dificultades políticas” que se han generado actualmente: “el sistema actual de estos últimos años ha fraccionado a todos los organismos”, aseveró Videla.
En 2013 hubo dos temas que convulsionaron y preocuparon especialmente a los organismos de derechos humanos, al menos a los que no están alineados al gobierno nacional sin lugar a miradas críticas: la designación y ascenso de César Milani como jefe del ejército y el proyecto museográfico que el gobierno nacional impulsa en el Casino de Oficiales de la Escuela de Mecánica de la Armada. Sobre ambas problemáticas Lilian Videla dejó su opinión.
En relación a Milani, aseguró que tanto ella como la APDH San Luis están absolutamente en contra de su designación, a la que calificó como una aberración y un retroceso en el camino de búsqueda de verdad y justicia: “somos conscientes de que es responsable, no sé cuál será el negociado político que existe para que hoy tengamos a este personero como jefe de nuestro ejército. Es una vergüenza. Antes de que se lo designara, cuando estuvo la propuesta en el mes de julio, nosotros ya habíamos presentado nuestra queja. Eso produjo en la Asamblea nacional un problema porque había compañeros que decían que había que esperar las pruebas, pero fue ascendido y acá lo tenemos como jefe del Ejército. Por muchas menos pruebas tenemos a gente detenida que es responsable tanto como Milani de la desaparición, muerte y tortura de compañeros. La verdad que te da una tristeza, uno piensa que nuevamente fracasamos. Te pone muy triste todo esto porque tanta lucha que no empezó recién en 2001 o 2003, sino que acá en San Luis y en todo el país comenzó mucho antes de que terminara la dictadura, y la seguimos peleando. Pero cuando aparecen estas cosas decimos ¿qué estamos negociando?... yo creo que la sangre de los compañeros no se negocia y no hay vuelta atrás: el que participó y estuvo es responsable. Nosotros también sabemos que los expedientes de Milani están parados en la justicia porque hay una orden superior para que no se avance en los juicios tanto en Tucumán como en La Rioja. Entonces, ¿de qué derechos humanos estamos hablando?, y por otro parte están los derechos actuales que se están violando constantemente”, especificó Videla.
En este sentido, apuntó directamente hacia el gobierno nacional: “creo que hay un retroceso en todo lo que ellos dicen de defender los derechos humanos. Creo que han utilizado el tema, han encontrado este encasillamiento de los derechos humanos y han cooptado a través de subsidios, de dinero y de gloria a un grupo a los que hace unos años decías que era imposible, que eran incorruptibles, pero ahora está pasando eso. A través del dinero vos podés hacer muchas cosas lamentablemente”.
A su vez, Videla se refirió a la ley aprobada por el Congreso en noviembre de 2013, que otorga una pensión a las personas que estuvieron detenidas por razones políticas, sociales y gremiales hasta el 10 de diciembre de 1983: “yo soy una ex presa y estoy más que furiosa con el tema de la jubilación que dan y otorgan a todos los que hemos sido presos, porque yo estoy de acuerdo con que hay compañeros que lo necesitan, pero así como hay un compañero que ha sido de los ’70, también hay otros argentinos que no estuvieron en esa generación y hoy están muertos de hambre. Si hubiera sido universal está todo bien, pero que solo nos premien por haber sido presos políticos me parece una afrenta al país y a los principios por los cuales hemos luchado”.
Respecto al proyecto museográfico pretendido para el Casino de Oficiales de la ESMA, Videla lo consideró una falta de respeto y lo comparó con lo realizado por el actual gobierno de San Luis, a cargo de Claudio Poggi, en el ex centro de inteligencia de la policía, D2: “han transformado un centro de detención en un lugar de museo de estos modernos. No estamos de acuerdo. Era el centro que nosotros llamamos D2, un centro de inteligencia de la policía provincial, y ahora han hecho un museo de estos temáticos, donde el único hecho histórico que pasó en 1976 es que hubo una tormenta, han puesto casi ochenta nombres de personas de las que no conocemos sus historias y están reflejadas en un espejo, y no dicen nada. Hemos pedido que nos digan quiénes son y nadie nos contesta, lo que nosotros tenemos de testimonios de las familias, de denuncias, son 48 compañeros y los demás no sé, hay gente que está viva por ejemplo. Creo que eso es una falla también del Espacio para la Memoria porque de ahí viene la información”.
Este episodio con el centro clandestino generó que no haya más diálogo entre el gobierno provincial y la APDH San Luis. De todos modos, el organismo de derechos humanos tampoco tuvo buena relación con los mandatarios anteriores, los hermanos Adolfo y Alberto Rodríguez Saá: “siempre nos llevamos mal, estamos enfrentados, no tenemos ningún tipo de diálogo porque Alberto en la época de la dictadura, en 1978, mandó una carta a Massera, que la tenemos, está probado, en la que pedía juicio y castigo para algunos compañeros, algunos de los cuales hoy están asesinados o desaparecidos, por lo tanto nosotros no tenemos diálogo de ninguna especie con el gobierno provincial. Y respecto al municipio, el intendente actual (Enrique Ponce) fue nuestro abogado en la primera querella, hoy acaban de despedir a doscientos compañeros obreros del municipio. Somos muy malos, como decimos nosotros, no nos llevamos bien con nadie, pero no bajamos los brazos, no negociamos”, explicó Lilian Videla.
La integrante de la APDH San Luis criticó los festejos por los treinta años de democracia: “mientras había muertos en el país la presidenta bailaba. Los muertos de ahora también son compatriotas nuestros. Hoy Buenos Aires se incendia y la presidenta no ha abierto la boca y está en el sur, no sabemos si tenemos o no presidenta. Tampoco la oposición da señales”. En este marco, volvió a lamentar la postura de algunos organismos de derechos humanos cercanos al gobierno nacional: “cuando estaba detenida decía que era más fácil estar detenida que estar afuera porque adentro uno sabía que el que tenías detrás de la reja era tu enemigo, los familiares que estaban afuera no lo tenían bien individualizado, y ahora me da la sensación de que no sé quién es quién”, cerró Lilian Videla el diálogo con el programa Sueños Posibles de Alfredo Grande.

0 comentarios:

Publicar un comentario