5 ene. 2014

(Por La Retaguardia) Es el título del comunicado difundido por los Familiares y Amigos de Luciano Arruga tras haber conseguido que el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, firmara el comodato que permite la instalación de un Espacio para la Memoria independiente de cualquier gobierno en el ex destacamento policial de Lomas del Mirador, donde el joven de 16 años fue visto por última vez luego de haber sido secuestrado el 31 de enero de 2009. El próximo 25 de enero se realizará una nueva jornada cultural a 5 años de la desaparición del joven.

Tras 68 días de acampe y con los dos objetivos que se habían propuesto alcanzados, los Familiares y Amigos de Luciano Arruga levantaron la vigilia que llevaban adelante en el ex destacamento desde el 17 de octubre. Exigían que el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) iniciara las tareas de peritaje en el lugar en busca de rastros de Luciano y que el municipio de La Matanza les entregara el ex destacamento para poner en funcionamiento allí un Espacio para la Memoria independiente del Estado.
El primer objetivo se logró el 19 de noviembre. Ese día comenzó la investigación antropológica dentro del predio ubicado en la calle Indart al 100 de Lomas del Mirador. Según el Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional Nro 1 de Morón, Secretaría Nro 3, ese peritaje iba a “agotar las posibilidades de localización en el lugar de restos óseos humanos o de otros elementos de utilidad para la causa”. Para los Familiares y Amigos de Luciano, sería un acercamiento al cumplimiento de su derecho a saber toda la verdad.
A mediados de diciembre, La Retaguardia habló con Matías Bregante, de Familiares y Amigos, sobre los resultados obtenidos hasta el momento por el EAAF: “en las charlas que fuimos teniendo con ellos –contó–, nos aclararon que obviamente no son ellos los que definen la validez de los datos que recabaron con las excavaciones, pero dentro de su conocimiento dicen que no han encontrado datos de relevancia para la causa en el destacamento. Igualmente nos aclararon que es una opinión de ellos porque todo el material que han relevado y las muestras que han tomado pasan a manos de la justicia, los laboratorios, y una vez que el juez analice todo lo que se fue recabando como muestra ahí realmente se va a saber qué interés tiene para la causa. El trabajo en el destacamento terminó, pero es como una primera etapa con el EAAF, porque ellos se han interiorizado en la causa y están interesados en seguir acompañándola y a futuro hacer un plan de trabajo con nuestros abogados y el juez, e ir por otras pistas e hipótesis que hubo en otro momento como las del Monte Dorrego y en otros lugares que ellos creen que se puede hacer un trabajo antropológico para seguir buscando a Luciano”.
De todos modos, Bregante aclaró que las pruebas de que Luciano estuvo en el ex destacamento ya están asentadas en la causa a partir de las declaraciones de testigos y de peritajes que se hicieron en un primer momento, con perros que buscaban su ADN: “creemos que lamentablemente muchas pruebas se han borrado y perdido por el tiempo que pasó. Se podrían haber encontrado otros datos si, en su momento, el juez y las fiscales que estuvieron en esa primera etapa hubieran tomado la decisión de hacer este trabajo en los primeros meses y no después de casi cinco años”, agregó.
Cansados por no obtener respuesta a su segundo reclamo de que se les cediera el ex destacamento para poner a funcionar allí un Espacio para la Memoria, los Familiares y Amigos realizaron una radio escrache el 18 de diciembre pasado frente a la Municipalidad de La Matanza: “estábamos exigiendo una respuesta concreta porque veníamos de dos meses de divague”, explicaron. Ese día, la Cámara de Diputados bonaerense dio media sanción al proyecto de expropiación presentado a través de Miguel Funes del Frente para la Victoria. También la hermana de Luciano, Vanesa Orieta, recibió en medio de la radio escrache una copia del comodato: “aparentemente la palabra escrache les dio un poco de temor por lo que podíamos hacer con nuestro poderoso micrófono y mágicamente, después de dos meses de no tener un dato concreto sobre el comodato, citaron a las partes a una reunión y Rocha, que es el secretario de Derechos Humanos de La Matanza, salió al mediodía para entregarle una copia a Vanesa de lo que sería el comodato”, contó Bregante a La Retaguardia.
Según explicó el joven, el comodato correría por los próximos dos años y permitiría que una vez que el juez desligue las investigaciones en el ex destacamento funcione allí el Espacio para la Memoria: “después del comodato lo que hay que hacer es lograr la expropiación, para que definitivamente sea un espacio de memoria, que es lo que estamos buscando”.
Tanto en el comodato como en el proyecto de expropiación queda totalmente claro que en el Espacio para la Memoria se trabajará con absoluta independencia y libertad de los sucesivos gobiernos.
Durante la conferencia de prensa en la que se anunciaba el inicio de la vigilia en el ex destacamento, Orieta había dejado en claro el objetivo del Espacio para la Memoria. Explicó que querían que se empezara a hablar de la problemática de la violencia institucional, de lo que sufren los pibes en los barrios, y hacerlo con gente que estuviera preparada, con organismos de derechos humanos que sean independientes del Estado: “no queremos quedarnos con esta casa, no pretendemos apropiarnos de este lugar y que quede para nosotros; este lugar está manchado con sangre de mi hermano. Yo lo quiero convertir en un espacio de memoria, donde se pueda empezar a luchar en defensa de los derechos humanos”, había dicho, con la firmeza y claridad de siempre, la hermana de Luciano aquel 17 de octubre cuando aún tenían toda la lucha y vigilia por delante.
Al momento de la charla con La Retaguardia con Matías Bregante faltaba solo la firma del intendente de La Matanza, Fernando Espinoza. De eso dependía el levantamiento del acampe. Faltaban pocos días para la Navidad y le preguntamos al joven dónde creía que iban a pasar la Nochebuena y, convencido, respondió que en el ex destacamento. Tantos meses y años de falta de respuestas y desinterés, le daban razones de sobra para pensar en esa opción. Para Bregante, desde el municipio se apostó siempre por el desgaste del reclamo y la lucha: “ellos saben que el comodato lo van a tener que firmar, no les queda otra porque no les dejamos, lo van a estirar lo más que puedan para quebrar nuestras voluntades, generar daño a nuestra salud, saben que es muy incómodo para la familia estar durmiendo donde Luciano fue visto con vida por última vez, es muy complicado sostener nuestras vidas laborales, sociales, familiares, que están por fuera de este acampe, ellos apuestan a ese desgaste”.
A su vez existía el antecedente de fines de 2011, cuando la intendencia le había entregado la llave del ex destacamento a la familia de Luciano, pero pocos meses después personal del propio municipio ingresó por la noche y cambió la cerradura o la combinación y desde ese momento hasta el primer día de acampe no habían podido volver a entrar. Por ese motivo comenzaron a hacer una radio abierta en la puerta del ex destacamento, que luego pasó a ser su propio medio: Radio Zona Libre.
A pesar de las justificadas sospechas, el 23 de diciembre pasado Espinoza firmó el comodato, y tras 68 días de vigilia, los Familiares y Amigos de Luciano Arruga pudieron levantar el acampe y pasaron las fiestas en el lugar donde ellos quisieron.
“Gracias a la lucha incansable y organizada, hemos logrado que los responsables de estos dos puntos a cumplir, accionaran y cumplieran sus promesas hechas ya hacía mucho tiempo. Se realizó la investigación a los 20 días de comenzada la vigilia y tuvimos nuestro comodato a los 68 días. A pesar de esa desidia y el abandono de las autoridades, en esos 68 días también sentimos un inmenso abrazo de parte de quienes se acercaron a visitarnos, a acompañarnos, a darnos una mano, a traernos alimentos, a quienes nos hicieron entrevistas, notas y publicaron comunicados. No podemos no agradecer a las decenas de organizaciones y partidos de izquierda y de DDHH, y a las cientos y cientos de personas que estuvieron al lado nuestro y que confiaron en nuestro criterio y en nuestra palabra. Este gran logro (la investigación y el comodato) es un triunfo colectivo, es un triunfo que demuestra una vez más que luchando se consigue lo que nos merecemos”, afirmaron los Familiares y Amigos a través de un comunicado en el que convocan como todos los años desde 2009 a una Gran Jornada de Lucha en Defensa de los Derechos Humanos de todos y todas.
El programa de radio Desde Afuera, que se emite por Radio Zona Libre y se retransmite a través de Radio La Retaguardia y la RNMA, se toma un descanso hasta la jornada cultural de este 2014.
Al cumplirse cinco años de la desaparición de Luciano Arruga, la actividad se realizará el sábado 25 de enero, a partir de las 14, en la Plaza Luciano Arruga, ubicada en Perú y Pringles, Lomas del Mirador, Provincia de Buenos Aires. La jornada será transmitida en vivo por la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA).
En la última emisión del año, bajo el calor agobiante pero satisfechos por los logros de la lucha, Matías, junto a Nahuel y Natacha, cerraron el año con alegría, a pesar del dolor que permanece, que no se irá. Al aire, como si las palabras no pudieran convertirse también en una carga, nos dijeron: "La Retaguardia... son como nuestros padrinos mágicos".
Como cada sábado de radio, allí estaremos en este 2014, con la misma pregunta de siempre: ¿Dónde está Luciano Arruga?

0 comentarios:

Publicar un comentario