9 feb. 2014

Alcira Argumedo se refirió al IEM
(Por La Retaguardia) Cuando el traspaso aún no había sido anunciado por Capitanich, Alcira Argumedo, diputada nacional (Unen) e integrante del consejo directivo del IEM, escribió un texto llamado Vidas Paralelas, en el que incluye en esta historia un actor hasta aquí ausente: la política de intromisión de Estados Unidos. También compara la lucha por los derechos humanos de Pérez Esquivel (integrante también del consejo del IEM) y del Secretario General de la Presidencia, Oscar Parrillí (al que calificó de tránsfuga y caradura), y propone que nos preguntemos en manos de quién preferimos que estén los espacios de memoria.
En diálogo con el programa radial Oral Y Público, Argumedo fue dura con el gobierno nacional en general, y con Parrilli en particular. Definió lo que considera las virtudes principales del IEM y sostiene que si bien el IEM no se disuelve, al quitarle la administración de los sitios de memoria, lo vacían de contenido.

—Oral y Público: Empecé a leer tu texto Vidas paralelas y no pensé que se iba a tratar del IEM y de los centros de memoria, porque empezás con el documento Santa Fe IV, que sacó Estados Unidos en el año 2001, de carácter secreto y que después se conoció, y lo vinculás por ahí. Hasta aquí, todas las voces hablan de Gobierno Nacional, del Gobierno de la Ciudad. Pero vos sumás un actor nuevo, que es Estados Unidos.

—Alcira Argumedo: Lo que pasa es que a veces en la política nacional se elude tener en cuenta que Estados Unidos sigue actuando en América Latina. Más en el campo internacional, en la disputa con China... se está retirando de Medio Oriente.
Hay que tener en cuenta que el documento Santa Fe IV son estos tanques de pensamiento que definen cuáles son los grandes problemas y desafíos de Estados Unidos, y es la base para formular las estrategias en la década siguiente.
Yo estuve en México exiliada, y ahí hay una cercanía muy grande de Estados Unidos. Lo peor es que vos leés esos documentos y después lo hacen.
Nosotros somos muy ingenuos, porque pareciera ser que esto es una maldad puntual. Pero acá hay una estrategia donde ellos dicen específicamente que uno de los grandes problemas que tienen es la defensa de los Derechos Humanos en América Latina, y en especial, Chile y Argentina.
¿Por qué eso se vincula? Porque es evidente que hay un giro en la política nacional alrededor de esta lógica que voy señalando: primero, la ley antiterrorista; después el Proyecto X, de espionaje a los movimientos sociales; la base de ayuda humanitaria, que Capitanich, como gobernador, permitió en Resistencia y que no la pudieron imponer, porque hubo una movilización popular muy, muy fuerte y se lo deschabaron y tuvo que dar marcha atrás; la designación de Milani y el peso que está teniendo el área de inteligencia interior, que esto es lo mismo que seguridad nacional; y que en el campo de los Derechos Humanos la idea es banalizar lo que fue el Terrorismo de Estado, esta es la clave.
En esta banalización, lo que veíamos es que ellos dicen que no se disuelve el IEM. Es como si me dijeras que a la Universidad de Buenos Aires los dejan en el Rectorado, pero les sacan todas las facultades.
Ellos quieren hacer un museo en el Casino de Oficiales, donde fue lo peor. Esta trivialización también se dio en otra cosa, en la truculencia de los asados. Incluso esto está generando problemas en las propias filas del kirchnerismo. Porque, ¿qué pasa? Los represores decidían hacer “asaditos” cuando tenían que cremar los cuerpos que no podían tirar desde los aviones. Entonces los ponían a la parrilla y los incineraban. Y a La Cámpora no se le ocurrió nada mejor que hacer asados en la ESMA.
La palabra “asadito” tiene un significado muy distinto dentro de la ESMA. Incluso sabemos que uno de los pibes de H.I.J.O.S. les dijo: “yo apoyo todo lo que sea. Pero esto de los ‘asaditos’ no, porque yo sé que mi papá fue un ‘asadito’”... Mirá los niveles de truculencia. En esta banalización, hay que darse cuenta de lo que esto significa.
Este es uno de los grandes problemas. O sea, un avance más en esta política de redefinir un tema de seguridad nacional, que fue la estrategia de los años 70 con las dictaduras militares y demás. No creo que lleguen a eso. Pero cuando la Inteligencia del Ejército, que además es violar todas las leyes de defensa, se dedica a hacer espionaje sobre la población quiere decir que definís que tu enemigo está adentro. El enemigo interno. Esa es la clave, interno.
En ese proceso ya también había habido algunos intentos por parte de la Fundación Ford de trivializar esto, que es cuando empujaban la política de la reconciliación entre las víctimas y los genocidas. Política que empujaron, entre otros, en Ghana y en Sudáfrica, pero que fue un fracaso total. Llegados a esos extremos, es muy difícil reconciliarte con el tipo que te ha violado, por ejemplo.

—OYP: La segunda parte de tu texto son las vidas paralelas.

—AA: Esto es una política de Derechos Humanos impulsada por el Secretario General de la Presidencia desde el año 2003, Oscar Parrilli, del riñón del kirchnerismo. Lo hace con total prepotencia, y como nosotros no queríamos, entonces hace esta ofensiva contra el IEM y les saca los edificios. Te deja girando en el vacío como un estúpido.
Y el problema es que no solo quiere hacer un museo electrónico, sino además dar un relato propio de qué fue el Terrorismo de Estado en ese lugar. Esto tiene una resistencia muy grande, en primer lugar, por los sobrevivientes, ex detenidos desaparecidos. Y por otros sectores, como el mencionado episodio con un miembro de H.I.J.O.S.
Cuando digo “vidas paralelas” significa que el que va a trazar la política de Derechos Humanos es Oscar Parrilli, y que le vacía la posibilidad de orientar esta política a alguien como Adolfo Pérez Esquivel o como Nora Cortiñas.

—OYP: Que son integrantes del Consejo Directivo del IEM, representando a SERPAJ y a Madres de Plaza de Mayo – Línea Fundadora.

—AA: Sobre todo Pérez Esquivel, conocido internacionalmente. Ahí se hizo una comparación, tomando las Vidas paralelas de Plutarco, entre la consistencia moral y la trayectoria de Pérez Esquivel y la trayectoria de este tránsfuga, caradura, donde se prueba cómo él apoyó en su momento los indultos —estaba en el corazón del menemismo—, fue el miembro informante. El principal exponente de un bloque parlamentario es el miembro informante de la privatización de YPF, de Gas del Estado, de ferrocarriles, de los fondos de pensión.
Como estos tienen la cultura del “yo no fui”, vos lo veías festejar cuando hicieron esta seudonacionalización de YPF como si esa privatización la hubiera hecho otra persona.
La pregunta clave es: en este país, ¿quién tiene autoridad moral para llevar adelante los Derechos Humanos? Dejar los Derechos Humanos de estos tipos es una locura.
Lo que pasa es que ellos están en que se apropian de todo con una impunidad y un caradurismo total. El problema fundamental es que, precisamente, lo que nosotros logramos con el IEM es que fuera autónomo y autárquico. Es decir, que si bien dependía —como la Universidad— económicamente, porque había compromiso de dar fondos para su funcionamiento, las decisiones las tomaba el Consejo Directivo, integrado por organismos de Derechos Humanos, personas con cierta trayectoria en ese campo, representantes de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires y el Poder Ejecutivo. Un ámbito pluralista, donde se pudieran ir fijando por consenso, por mayoría las políticas, al margen de quién gobernara.

—OYP: Un ente tan autónomo y tan autárquico que permite que Beinusz Szmukler diga que defiende un montón de cosas del Gobierno Nacional (ver nota siguiente), y que vos participes de un proyecto partidario de oposición. Y ustedes convivían y no se agarraban a trompadas.

—AA: Para nada. Lo mismo que con Stella Calloni —soy amiga de ella desde hace años—. Además nos respetamos mutuamente, en vez de esa cosa loca que hay por ahí, que no podés tener diferencias políticas, porque entonces dejás de saludarte. Coincidimos en dos puntos fundamentales. El primero, la autonomía en la definición de los Derechos Humanos, las políticas de Derechos Humanos: que sean aquellos participantes históricos, los que llevaron una lucha reconocida a nivel mundial. Ellos tienen todo el derecho de llevar adelante la política de Derechos Humanos.
El otro elemento en el que coincidimos totalmente es no subordinarnos a ser protagonistas de políticas coloniales. Con Stella Calloni— a pesar de que ella es simpatizante del kirchnerismo y yo soy opositora— sacamos un documento conjunto sobre la historia de la Fundación Ford y lo que había significado. Es tan pluralista como eso.
Tuvimos la misma política de Derechos Humanos en la Ciudad de Buenos Aires desde que se crea el Instituto, a pesar de que los Jefes de Gobierno de la Ciudad fueron Aníbal Ibarra, Jorge Telerman y Mauricio Macri. Si no, la política de Derechos Humanos en los últimos años la tendría que definir Macri.
Y también es irresponsable, porque son “después de mí, el diluvio”. Ellos piensan que se van a quedar para siempre. Quieren lucrar con esto, quieren hacer otra vez Tecnópolis y ver si tiene el impacto para poder recuperar un poco de votos. Esa es un su concepción de Derechos Humanos. Hicieron desastres en los lugares donde se metieron.

—OYP: Está circulando una posición de un grupo de trabajadores de la Junta Interna de ATE Sitios de Memoria, muy duro con el Consejo directivo que vos integrás.

—AA: Sobre todo desde que hicimos esta posición tan firme en contra de la Fundación Ford, quedó un grupo de trabajadores, que es el sabotaje constante.
Para que te des una idea, una de las veces nos acusaron de haber maltratado trabajadores, porque no les habíamos hecho un contrato. Cuando en realidad, a esa persona, que está mal psicológicamente, siempre le habíamos hecho contrato y le seguimos haciendo. Pero durante dos meses se había borrado y no fue a firmar el contrato. Y ellos saben que es un chico que tiene problemas psicológicos. Pero en el escrache, y pensá que es un escrache..., hicieron un video en donde cantaban “Nos tienen miedo porque no tenemos miedo” y se esconden tras la cobertura militar. Es decir, nos cantaban las canciones que se le cantaba que seles cantaban a los represores. Cuando la conducción se enteró de eso y les mostré el video, el tipo de ATE salió corriendo a liquidarlo de las redes sociales, y se hizo un acta donde ellos reconocían que no era cierto.
Ahora, hacen una cosa tan miserable... Es La Cámpora. Fijate lo que hacen en el Ministerio de Relaciones Exteriores y en otros lugares, y es lo mismo. Es un sabotaje total, porque quieren controlar todo. Es insoportable. Le están haciendo el juego a esta nueva estrategia nacional de Estados Unidos, implementada por Milani. Mirá la paradoja.


0 comentarios:

Publicar un comentario