5 feb. 2014

Uno de los detenidos (Foto Colectivo
Manifiesto)
(Por La Retaguardia) En Córdoba la represión a los manifestantes contra el aumento del boleto del transporte público se extendió dos días: a la de ayer, se agregó la de esta mañana, cuando fueron detenidos otras 3 personas que estaban pidiendo la libertad de los 13 detenidos de ayer. Dialogamos con uno de los liberados en este informe realizado por José Fernández de Zumba la Turba y Ecos Córdoba.

"Hubo una provocación flagrante por parte de la policía al autorizar el paso de un colectivo y que el mismo se fuera en contra de los manifestantes. La gente reaccionó como era de esperar, porque se venía el colectivo encima. La reacción de la gente fue acompañada por algo que evidentemente estaba premeditado, que era el accionar de la policía de querer detener a unos manifestantes y, de hecho, haberlo logrado con la detención de Tristán Bessone, que es integrante de Zumba la Turba, y de un compañero integrante de la asamblea de los grupos que están participando en el corte en contra de la instalación de Monsanto en Malvinas Argentinas.
La intervención de José nos permitió dialogar con Hugo, quien había sido liberado hacía minutos: "me encuentro bien después de la paliza de ayer que me pegaron, hasta debajo de la muela, cuando nos estábamos yendo, la marcha había terminado. La guardia de infantería salió ynos pegaron mal, reprimieron mal. Estamos cansados de que suban el cospel", dijo ya en la calle junto al resto de los manifestantes.

-José Fernández: El aumento del boleto de $5.30 es una medida antipopular.

-Hugo: Hay gente de muy bajos recursos que no llegan. Mucha está en desacuerdo con esto, pero no vienen a la marcha. Y estaría bueno que se junten todos y digamos que no suba.

-JF: ¿En qué circunstancia te detienen?

-H: Yo me estaba yendo de la marcha, estaba a tres cuadras. Me detienen, me tiran al suelo, me pegan y me ponen precintos. Es una cagada. No tendría que haber imputados ni haber detenidos por reclamarle al gobierno.

-JF: ¿Te han imputado de algo? ¿En qué condición estás?

-H: Tengo cuatro imputaciones. Salgo con los dedos pintados en cuatro comisarías, porque nos hicieron un tour, porque no tenían dónde dejarnos. Y en vez de soltarnos, nos siguieron llevando de acá para allá. Nosotros no estamos haciendo nada malo, estamos reclamando lo nuestro.

-JF: ¿Cómo fue el trato en la comisaría?

-Hugo: Acá, más o menos. En la otra no daban bola a nadie, estaban en la suya. Había gente que quería ir al baño y los dejaban. Nosotros también queríamos ir al baño y nos decían que no. Que nos fijemos qué mierda íbamos a hacer. Realmente fue una cagada, no nos daban bola.

-JF: Vos recién salís, pero seguramente tus compañeros te habrán comentado que desde el primer momento en que ustedes fueron detenidos y en el transcurso de la tarde y noche de ayer, e incluso la mañana de hoy hubo una movilización bastante importante. ¿Sintieron este apoyo?

-Hugo: Sentimos el apoyo. También se sintieron balas de gola, perdigones. Desde adentro decíamos 'que se vayan, porque no queremos más heridos, no queremos más gente adentro´. Tenemos un cierto temor de que compañeras, compañeros mayores de edad, compañeros que no pueden ni caminar sean detenidos. El caso de un compañero que está con nosotros que tiene golpes y contusiones en la cabeza, y un balazo de goma en la espalda. Y otra tiene la rodilla casi dislocada por un palo de la policía.

Luego se sumó la voz de Maite, integrante de la Federación de Organizaciones de Base (FOB), una de los grupos que contó más detenidos: "nosotros somos una organización que nuclea en su mayoría a desocupadas y desocupadas de las zonas vecinales más empobrecidas de Córdoba. Estamos totalmente convencidas de que es un nuevo asalto al bolsillo del pueblo, de la clase trabajadora este aumento del boleto a 5.30 que había sido pautado ya por las empresas de transporte y el radicalismo. Sabíamos que se iba a dar de la manera en que se dio: no había quórum en el recinto y los radicales lo consiguieron con un concejal que estaba de licencia, ni siquiera consiguieron un suplente. Para poder poner ese suplente y que tuviera voto en la sesión, tenía que ser quórum del parte del bloque de los opositores. Y no hubo quórum de los opositores, porque directamente no bajaron a la sesión. Nos concentramos en la puerta del Concejo Deliberante grupos de trabajadoras y trabajadores, estudiantes, organizaciones sociales, porque nosotras no estamos dispuestas a aceptar de rodillas este nuevo asalto. Lejos de salir nosotras de salir de la situación de pobreza y de hambruna que tenemos en Córdoba, estamos viviendo en una ciudad con la desocupación más grande del país en este momento.
Compañeras que se acercan a las organizaciones sociales con niñas desnutridas. Tuvimos la muerte de una niña desnutrida en el hospital San Roque hace menos de un mes.
Otra de las formas en que interviene el Estado como herramienta de control de clase: enjuician a la madre de la criatura y no enjuician a todos los actores sociales intervinientes que tienen la responsabilidad de garantizar alimento a esas criaturas.
En ese terreno, nosotras seguimos protestando en la puerta del Concejo Deliberante. Con toda nuestra realidad y con todo nuestro criterio, vamos a quedarnos ahí, manifestándonos y diciendo que no aumente el boleto.
Muchas compañeras y compañeros estuvieron detenidos. Nosotros los consideramos presos políticos, que es una política de represión montada por el gobierno de De la Sota en complicidad con el radicalismo y con la clase más pudiente. Las compañeras fueron muy golpeadas. Algunas pudieron zafar de quedar detenidas. Tuvimos una segunda represión de la policía con nuevas compañeras y compañeros detenidos. En total, desde la Federación de Organizaciones de Base tenemos 4 compañeros detenidos y más de 10 compañeras y compañeros muy golpeados, hospitalizados en el Hospital de Urgencias.

-La Retaguardia: ¿Están fuera de peligro?

-Maite: Sí. No por suerte ni gracias a Dios, sino por voluntad y organización. Entonces, en ese sentido, gracias a la organización, de actuar, de transportar a las compañeras a los hospitales hasta las guardias, pudimos garantizar que estuvieran fuera de peligro. Es en una situación en desventaja, porque nosotras no tenemos armas. Vinieron con palos y armas a darnos porque no nos resignamos a vivir a de rodillas.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario