31 mar. 2014

El libro de uno de los
fugados de Mansión Seré
(Por La Retaguardia) Desde el 26 de marzo, el Tribunal Oral Federal 5 de San Martín juzga a 8 represores por los delitos cometidos contra 97 víctimas en el circuito represivo de la zona oeste del conurbano bonaerense. Dialogamos con el abogado querellante Pedro Dinani, integrante de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH). Dos de los acusados ya están condenados, pero cuentan con el beneficio del arresto domiciliario.

“Estamos iniciando el proceso oral por los crímenes cometidos en la zona oeste, cuyo centro clandestino principal era Mansión Seré. Lo notable es que esta vez se está juzgando no el centro clandestino, sino el circuito represivo de toda la zona oeste, que estaba compuesta por Mansión Seré pero donde también funcionaron las dos brigadas aéreas, la 1º de Palomar y la 7º de Morón; y las comisarías de este tramo, la 1º de Morón, la 2º de Haedo y la 3º de Castelar”, destacó el abogado querellante Pedro Dinani en diálogo con Oral y Público.
Según explicó el letrado, la mecánica de este circuito represivo consistía en la detención de las víctimas en sus casas a través de violentos operativos: “era con violación de domicilio, sin orden de allanamiento, con golpes, los llevaban a las comisarias donde estaba el primer paso de cautiverio, y en donde eran sometidos a golpes y tormentos con picanas. Si el detenido ameritaba un tratamiento por así decirlo más exclusivo y profundo se lo llevaban al centro del terror que era Mansión Seré donde empeoraba, si se puede decir, su condición de detenido-desaparecido”.
Durante las audiencias se juzgará lo sucedido con 97 víctimas que pasaron por este circuito: “este juicio en sí encierra la historia de 97 compañeros que han sufrido los efectos del Terrorismo de Estado”, especificó Dinani.
En cuanto a los imputados, se encuentran los ex brigadieres Hipólito Rafael Mariani, César Miguel Comes y Miguel Ángel Ossés; el ex comisario Néstor Rubén Oubiña, el ex cabo primero Felipe Ramón Sosa; el ex cabo y ex auxiliar de la Fuerza Aérea, Héctor Oscar Seisdedos; el ex cabo primero Daniel Alfredo Scali y Marcelo Eduardo Barberis, estos dos últimos pertenecían a la Fuerza Aérea en el momento de los hechos y actualmente están detenidos en el Complejo Penitenciario Federal II de Marcos Paz.
De los ocho, dos ya fueron sentenciados. Se trata de los jefes de brigada, Comes y Mariani, que recibieron 25 años de prisión por la causa 170 A, la primera que se elevó a juicio por Mansión Seré. “Esta sentencia fue expedida por el Tribunal Federal 5 en Comodoro Py. Ahora en función del pedido que hicimos los querellantes, el juicio se trasladó a una jurisdicción más cercana a los hechos, donde funcionaba el circuito reflexivo, por eso estamos ahora en la jurisdicción de San Martín”, explicó Dinani a Oral y Público.
Tanto Comes como Mariani cumplen condena con arresto domiciliario: “el anhelo de cada uno de los que participamos en la causa es que estén en Marcos Paz, pero no es así. Para este tipo de crímenes siguen vigentes los arrestos domiciliarios; desde los organismos de derechos humanos no estamos en contra de la aplicación de este beneficio pero para los crímenes que son comunes, digamos que para los crímenes cometidos por los recluidos, no para los cometidos por quienes se beneficiaron del Estado y eran parte del poder terrorista. Nosotros no consideramos que sea la misma entidad de crímenes ni el mismo objeto. Sumado a que en este caso estuvieron tantos años impunes, es casi una burla, han estado por más de treinta años en libertad, con goce pleno de los derechos y las ventajas que le generaba la vida democrática que ellos tanto rechazaron”, señaló al respecto el querellante.
Al ser consultado acerca de si en este juicio se tendrá en cuenta el recurso de utilizar testimonios de proceso anteriores, Dinani aseveró: “lo hemos solicitado y esta acordada es un paso adelante en cuanto a que evita que los compañeros vuelvan a evocar en algunos casos el trance más doloroso que les tocó vivir; pero también es cierto que hay otros compañeros que quieren declarar y que, si bien sabemos que es durísimo evocar esos momentos, ellos lo hacen con una entereza que a uno, como abogado, como me toca a mí en esta instancia, me hace entender que el mandato de la impunidad y del terrorismo de Estado con ellos se quiebra, con la declaración masiva de los compañeros. Hay además otro elemento a tener en cuenta, por primera vez las víctimas van a declarar con un contrapunto que sería la condena, porque anteriormente todas las declaraciones que se tomaron por el juicio de la verdad no implicaban condena, no tenían un correlato de la condena, esta vez por la lucha de los organismos, por la anulación por parte del gobierno de Néstor Kirchner de la ley de obediencia debida y punto final es que hoy podemos enderezar estos testimonios en función de un juicio y castigo”.
Sin duda, gran parte de lo que la sociedad conoce respecto a lo sucedido en Mansión Seré durante el Terrorismo de Estado se debe al libro “Pase Libre”, en el que el sobreviviente Claudio Tamburrini contó su cautiverio y posterior fuga con otros tres secuestrados. Este relato fue también la base para la película “Crónica de una Fuga” de Adrián Caetano. Para Pedro Dinani, sobre todo la película ha servicio para visibilizar los sucedido: “realmente es una buena película realizada por uno de los directores más reconocidos con actores reconocidos, y a nosotros particularmente nos hace más rápida y liviana la explicación de los delitos que se cometían, porque realmente la película fue para nosotros un vínculo más directo con la gente, para que entienda lo que pasó. En ese sentido, ha servido de ayuda”.
De hecho, el caso de los cuatros secuestrados que pudieron fugarse del centro clandestino de detención forma parte de esta causa, actualmente en juicio: “se han incorporado nuevos imputados, lo que se está juzgando es parte del grupo de tareas, una parte pequeña, que estaba compuesto por personal de la fuerza aérea y de la policía bonaerense, no nos olvidemos que cada dependencia policial, cada una de las comisarías tenía una parte acondicionada con elementos para aplicar la picana, golpes, se realizaron simulacros de fusilamientos, estaban condicionadas para el terror en toda la zona”.
No es la primera vez que Dinani forma parte de la querella de un juicio por delitos de lesa humanidad, sin embargo le resulta inevitable seguir conmoviéndose en las audiencias: “hay algunas en las que por el tenor de las declaraciones, de la entereza de quienes testimonian, uno no puede no emocionarse. Me ha pasado en la mayoría de los juicios que ante relatos, gente con la que uno camina, habla y hasta está militando, uno tienda a quebrarse durante una audiencia, yo creo que es necesario eso porque sino uno se insensibiliza y toma a los detenidos desaparecidos como un número, uno siempre trata de no hacerlo, en función de la cercanía que uno tiene con esos compañeros de militancia”.
Finalmente, Pedro Dinani se refirió a lo que significa un 24 de marzo para un abogado que participa de estos juicios y cómo vivió el último aniversario del inicio del golpe de Estado cívico militar: “es una fecha importante, donde más que nada uno tiene que pensar el momento en el que estamos. Nosotros hemos participado y acompañado la marcha de las madres que ha sido un momento muy emotivo, ha sido masiva la concurrencia y una de las marchas que creo que cobra mayor importancia en la Argentina, se juntan todos, nosotros hicimos con el puño levantado, con los dedos en V, todos estamos por lo mismo, creo que estamos evitando el olvido, en contra de cualquier tipo de perdón, y por la justicia”.
La próxima audiencia del juicio por los delitos cometidos en el circuito represivo de la zona oeste del conurbano bonaerense será el 7 de abril, y luego continuarán desarrollándose los lunes y miércoles en la sala que la Justicia Federal dispone en Pueyrredón 3734 de San Martín.

0 comentarios:

Publicar un comentario