21 mar. 2014

foto: frentepopulardariosantillan.org
(Por La Retaguardia) El referente de la Villa 20 e integrante del Frente Popular Darío Santillán se refirió a la ocupación de tierras en el predio de Pola y Fernández de la Cruz, en Lugano. Habló con La Retaguardia de la lucha de los vecinos, de la ley de urbanización que no cumplen el gobierno nacional ni el porteño, y de la falta de vivienda digna en la Ciudad de Buenos Aires.

Hace más de tres semanas un grupo de familias ocupó un terreno que pertenece a la Villa 20 y que anteriormente era un cementerio de autos. Hoy suman 900 y están dispuestas a resistir cualquier intento de desalojo por parte de las fuerzas de seguridad.
Durante los primeros días, todos los medios tradicionales tuvieron un móvil en el lugar, pero con el correr de las semanas se fueron yendo. Para Diosnel Pérez se trata de una estrategia que utiliza el gobierno: “se deja de hablar de la toma para que la gente se olvide y mientras tanto ellos están armando. Y no me refiero al gobierno de la ciudad, nos enteramos de que el nacional, a través de (Sergio) Berni y Hebe de Bonafini, está pidiendo a los tribunales de Nación, no de ciudad, que ordene el desalojo de los compañeros que están ahí. No es que se olvidaron sino que, como siempre, lo están dejando de lado, pero la gente que está ahí ya está haciendo las casitas como pueden, y pienso que van a resistir; no creo que entreguen así nomás la tierra que es de ellos, porque por ley es de la gente de la villa 20”.
Es habitual que en los medios tradicionales de comunicación se escuche que en el predio tomado “se está armando otra villa”, una afirmación que Pérez negó rotundamente al asegurar que se trata “de otra manzana adentro de una misma villa que es la 20”.
Una pregunta que muchos se hacen pero pocos buscan contestar con la verdad es por qué los vecinos de la Villa 20 entraron en ese terreno. En diálogo con La Retaguardia, Pérez respondió: “hace años que el gobierno de la ciudad no cumple con la ley, la gente tiene un tiempo de paciencia pero también necesita la vivienda ahora”.
Pérez hace referencia a la Ley 1770 que fue sancionada por la Legislatura porteña el 11 de agosto de 2005. Allí se exige la urbanización, y la limpieza y descontaminación del terreno hoy ocupado, ya que antes era utilizado como cementerio de autos de la policía federal: “ya en ese momento la gente necesitaba la vivienda –continuó Pérez–, pasaron nueve años sin hacer nada. Los que están en el predio no están fuera de la ley, es el mismo Estado el que está fuera de la ley porque no está cumpliendo con la gente que necesita una solución. Que el Estado ponga una política seria y rápida para resolver la falta habitacional que están sufriendo los compañeros en la Ciudad de Buenos Aires”.
En este sentido, Pérez apuntó a la responsabilidad no solo del macrismo sino también del kirchnerismo: “nosotros pedíamos y luchábamos por la urbanización y de golpe nos encontramos con un decreto que hicieron a través de la Legislatura, le llamaron Plan Maestro para la Zona Sur. En ese tiempo yo estaba trabajando con Rafael Gentilli, que terminó su mandato como legislador el 10 de diciembre pasado, y ahí me di cuenta de que en el proyecto del Plan Maestro figuraba la tierra que estaba adjudicada para la gente de la Villa 20 como para vender a una empresa privada. Ese plan no fue votado solamente en la Legislatura por el PRO, también estaban los K que se sentaron. A veces la gente dice que no se llevan bien los gobiernos nacional y de la ciudad, pero es mentira. Los medios de comunicación te muestran eso, pero cuando les conviene a los dos se sientan y firman un acuerdo y sacan la ley porque son la mayoría en la Legislatura y también en el Congreso. El problema que tenemos es que los dos no cumplieron. Después de lo del Parque Indoamericano, se destapó la olla de la falta de vivienda real que aún existe en la Ciudad de Buenos Aires, ninguno de los dos cumplió. Lo único que están haciendo es reprimir a la gente y la verdad que para mí sería muy doloroso si piensan venir a sacar a la gente con policía”.
Diosnel Pérez está preocupado y asustado, cree que si las fuerzas de seguridad desalojan el predio, el resultado será peor que en el Indoamericano, donde en diciembre de 2010 fallecieron tres personas: “la gente ya está decidida, hablé con muchos vecinos y ellos me dicen ‘prefiero morirme ahora en vez de vivir en un cuatro por cuatro toda la vida’, esto está diciendo que los vecinos están dispuestos a todo de la necesidad que tienen es muy jodida la situación y el gobierno no está respondiendo como tiene que ser, a mí me está asustando un montón, es la primera vez que estoy asustado por la gente, porque está decidida a quedarse ahí y si la policía viene decidida a sacarlos, la verdad que ojalá que no sea, pero pienso que va a ser una masacre total. Nunca vi a gente tan decidida diciendo ‘antes de irme de acá que me maten’”.
Desde el inicio de la ocupación estuvo presente como un fantasma lo sucedido en el Indoamericano. Además, varios de los vecinos que participan de esta toma también fueron protagonistas de aquella toma y ya no creen en las promesas de la clase política: “cuando vinieron a censar para que la gente tenga su vivienda al igual que hicieron con el Indoamericano, les empezaron a tirar el papel del Indoamericano. Es el mismo papel. Los vecinos decían que ya no los iban a engañar más. Necesitamos respuestas contundentes y ahora”, aseveró el miembro del Frente Popular Darío Santillán.
Cabe recordar que en diciembre de 2010, los gobiernos nacional y de la Ciudad llegaron a un acuerdo para financiar la adquisición de las tierras y ejecutar un plan para que los más de trece mil ocupantes del Indoamericano que se censaron accedieran a una casa propia. El ejecutivo porteño se encargaría de las directivas y la Nación aportaría un peso por cada peso que invirtiera la Ciudad. La reacción de los vecinos que hoy se encuentran en el predio de Pola y Cruz dan cuenta que ese plan nunca se puso en marcha.
Diosnel Pérez vive hace treinta años en la Villa 20. En diálogo con La Retaguardia explicó que el motivo por el que se construyen nuevas habitaciones hacia arriba de las casas es la falta de espacio: “no podés construir para el costado o para atrás, no hay lugar; la única manera para que tu familia siga viviendo con vos es ir para arriba. En la otra ocupación que se hizo, uno de mis hijos, tengo seis, agarró un terreno y ahora está viviendo en su casa, en la manzana treinta, pero tengo otros cinco hijos y cada uno ya tiene su pareja y se quiere independizar, formar una familia. Necesitan un lugar que sea de ellos, un lugar más privado, todos lo necesitan”.
Pérez es ya un histórico referente de la Villa 20. Comenzó a ser protagonista de los medios comunitarios, alternativos y populares hace diez años cuando los vecinos de la zona salieron a reclamar la urbanización y la instalación de un hospital. En la calle se encontraron con habitantes de Lugano I y II, y juntos se movilizaron y lucharon. Pero las cosas cambiaron. Al respecto, Pérez afirmó: “había un movimiento que luchaba por un hospital, y la gente de Lugano I y II para que el gobierno no utilice el Parque de la Victoria para hacer vivienda social. Nos encontramos en una marcha y nos juntamos. Lo ganamos a través de toda la lucha, de Lugano I y II salieron cincuenta personas y de la villa éramos 600, y se ganó que no se construyeran las casas en el parque. Esa gente a la que nosotros le dimos una mano, ahora sale a hacer cortes en contra de la gente de la villa que está ocupando el lugar. Es increíble que se cambie de repente, nos conocen a nosotros, saben que luchamos para que no se hagan cosas que no se tienen que hacer y ahora salen en contra”.
Tras varios días de mirar hacia otro lado, los medios tradicionales volvieron a hablar de la toma del predio de Cruz y Pola. Fue a partir de la decisión de la Cámara de Cámara Penal y Contravencional de la Ciudad de hacer efectivo el desalojo. Primero se puso como fecha tope este jueves 20 de marzo, pero desde el gobierno porteño aseguraron no haber recibido la orden. Ahora la Justicia propuso que la Policía Metropolitana, la Federal, la Gendarmería y la Fiscalía trabajen en plan conjunto para organizar el operativo, por lo que el desalojo se llevaría adelante la semana que viene. Tal como señaló Diosnel Pérez a La Retaguardia, los vecinos de la Villa 20 están dispuestos a resistir y mantener la ocupación del terreno que les pertenece, en el marco de su permanente lucha por una vivienda digna para sus familias.
Las responsabilidades no deben recaer solo en el gobierno porteño.Cabe preguntarse por qué en el resto del país se ejecutó el Plan Federal de Viviendas y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires no.

0 comentarios:

Publicar un comentario