26 abr. 2014

De izq. a der. Tebele, Basterra
Malamud y Di Filippo
(Por La Retaguardia) A pesar del reiterado rechazo de organismos y personalidades de los derechos humanos, el PRO y el Frente para la Victoria pretendieron tratar los proyectos de traspaso de los sitios de memoria de la ciudad a la nación y de disolución del Instituto Espacio para la Memoria (IEM) en la sesión del jueves pasado en la Legislatura porteña, pero lo suspendieron a último momento al darse cuenta de que perdían la votación. Volverán a intentarlo el 8 de mayo. Aquí las opiniones de Víctor Basterra, Facundo Di Filippo y Stella Calloni.

Las palabras de Facundo Di Filippo y Víctor Basterra se dieron durante la emisión de Oral y Público, que se transmitió desde el Stand del IEM de la 40º Feria Internacional del Libro en Buenos Aires; Stella Calloni, fue entrevistada por el programa Oíd Mortales.
“Cuando se hacen cosas que intentan ocultarse o por las cuales las gestiones, los gobiernos, tratan de pagar el menor costo político posible, lo hacen de esta manera”, aseveró el ex diputado porteño Facundo Di Filippo, al referirse a lo sucedido en la tarde del jueves 24 de abril en el recinto de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires. A pesar de no haber sido incluido en el temario durante la reunión de labor parlamentaria, había fuertes rumores acerca de la posibilidad de que se tratara sobre tablas la iniciativa relacionada al convenio firmado por los Estados de la Ciudad y Nacional para el traspaso de los ex centros clandestinos de detención de la órbita porteña a la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, acuerdo que requiere de la aprobación tanto del sistema unicameral de la Ciudad de Buenos Aires, como del bicameral de la Nación. Además, también iba a tratarse el proyecto de disolución del Instituto Espacio para la Memoria, enviado por el gobierno porteño: “como frutilla del postre el Estado de la Ciudad mandó este proyecto, cosa que ni siquiera estaba planteada cuando empezamos a conocer este acuerdo. En algún momento hubo una vocación, un discurso que decía que el IEM iba a seguir existiendo, manejando algunas políticas de memoria, pero acto seguido vinieron con este proyecto de ley”, agregó Di Filippo en diálogo con Oral y Público en la Feria del Libro, donde también estuvo como invitado Martín Malamud.
“Lo que vimos hoy en la Legislatura –continúo Di Filippo– fue que los bloques mayoritarios que acuerdan esto, estamos hablando del Frente para la Victoria y el PRO, no consiguieron el número necesario para votar estas leyes, pero sí se ha visto o por lo menos en algunos sectores del FPV y específicamente en la presidenta de su bloque, Gabriela Alegre, que es una persona que supuestamente viene de una lucha de los organismos de derechos humanos, y viene de haber sido subsecretaria de Derechos Humanos en la Ciudad, un nivel de virulencia y agresividad hacia la investidura o hacia la institución del IEM que me parece grave, que yo la catalogo, si se quiere, en esa concepción que tienen de que las luchas son propias y no de otros, de que como somos los dueños de la verdad no aceptamos otras alternativas y hay sectores que creen que son los dueños de los derechos humanos, que son los únicos habilitados para militar la temática, para recordar, para hacer el ejercicio cotidiano de la búsqueda de la justicia y la verdad, y eso pareciera que es una cosa exclusiva del FPV. (Durante la sesión) hubo discusiones muy fuertes, se le recordó cuando esta legisladora venía a pedir el apoyo de los organismos de derechos humanos para su carrera política, y mostró cómo claudicó en esa concepción, y es una de las que ha vaciado el Instituto hace mucho tiempo, que ha articulado el vaciamiento de algunas organizaciones por parte del Instituto, y que ahora se cree con las facultades de avanzar sobre la institucionalidad”. Cabe recordar aquí que la ley 941 que creó el IEM, incluyó en su conformación no solo a los organismos que hoy lo conforman (el SERPAJ, la LADH, la APDH., el MEDH, [email protected] y Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora), sino otros que fueron renunciando y que, no casualmente, son los que conservan poca o nada autonomía del gobierno nacional, entre ellos el C.E.L.S., Familiares de desaparecidos, Abuelas e H.I.J.O.S. Capital. En tanto la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos (AEDD), no participó nunca del IEM. Sin embargo, hoy son uno de los organismos que se opone con mayor virulencia a su disolución.

Lo votamos solo si ganamos (la nueva política llegó para quedarse)

Lo concreto fue que al darse cuenta de que no les alcanzaban los votos para la aprobación de los proyectos, el FPV y el PRO resolvieron directamente posponer el debate, ya que si lo hacían y perdían la votación ya no podrían volver a tratar estas iniciativas durante este año. Una conducta que no tendrán problema en repetir hasta obtener los votos necesarios: “eso es lo que ha sucedido y lo que va a suceder si no logramos penetrar dentro del bloque del oficialismo nacional, porque hay que entender que en la Legislatura es un bloque variopinto, es un interbloque del FPV, que lo integran diversos partidos y espacios políticos y que algunos de ellos se han manifestado en contra tanto de la eliminación del IEM como de la firma del acuerdo. De la firma del convenio diría que en un tono menor, porque me parece que hay más adhesiones y presiones de parte del gobierno nacional, creo que la yapa que plantea el gobierno de la Ciudad es la eliminación del IEM pero ellos están esperando tener el número; hoy les faltaba un legislador que estaba de viaje, y empezaron a hacer las cuentas y como vieron que no llegaban pospusieron el debate para más adelante, ya igual la presidenta del bloque del FPV (Gabriela Alegre) ha dicho que el asado se lo come la semana que viene en la ESMA... ese fue el término que utilizó, como diciendo que la semana que viene cocinaban esto”, afirmó Di Filippo.
Cabe recordar que el término “asado” tiene una significación especial para los sobrevivientes y los organismos de derechos humanos: “así se le decía a la quema de cuerpos de los compañeros que quedaban en la tortura o que eran heridos y muertos dentro de la ESMA; y como no los iban a incorporar a la dotación de posibles personas arrojadas al mar, porque eran arrojados vivos al mar... no los mataban los milicos sino el mar, esa era la perversión. Entonces, si se les quedaba un compañero, lo quemaban en los fondos del centro clandestino que dan al río, por eso se llamaban ‘asaditos’, ‘venimos de concurrir a un asadito’, decían. Por eso en todas estas cosas hay que ser muy cuidadoso en las pelotudeces que se hacen”, advirtió Víctor Basterra, sobreviviente de la ESMA, también en el marco del programa Oral y Público, que se realizó desde el Stand del IEM en la Feria del Libro. Alegre le respondió invocando el asado, entre otros al Sueco Lordkipanidse, sobreviviente de la ESMA.
El PRO y el FPV son dos fuerzas que nacieron y tuvieron impulso tras la caída en desgracia (que finalmente terminó siendo temporaria) del PJ y la UCR. Ambas fuerzas, desde distintas posiciones ideológicas, se autonominaron como los representantes de la nueva política. No solo en la sesión del jueves, sino en varios acuerdos que han realizado tanto en la ciudad como en la nación, ha quedado expuesto que reproducen las peores formas de la política tradicional. En la legislatura porteña, como el PRO no cuenta con mayoría propia, debe alcanzar acuerdos con otras fuerzas, lo que no tendría nada de malo si no fuera que los acuerdos consisten en "te firmo esto a cambio de aquello". No son acuerdos donde se encuentren proyectos consensuados, sino el viejo recurso del toma y daca.

Nuevo pacto PRO-K, en todos y todas estás vos

En cuanto al trasfondo de este supuesto entendimiento entre los bloques del FPV y el PRO, Di Filippo, que actualmente integra el Colectivo por la Igualdad dentro del Partido Social (con la gobernadora de Tierra del Fuego Fabiana Ríos como principal referencia), consideró que existe una ganancia para ambos espacios políticos: “los acuerdos no son nuevos, se vienen dando hace dos años en la Legislatura, con una gran cantidad de normativas y leyes que favorecen, entre otras cosas, al mercado inmobiliario, que nosotros como organización política hemos denunciado, hemos estado en audiencias públicas, hemos ido a la justicia, tenemos amparos ganados por ejemplo para la construcción de un shopping que acordaron entre gobierno nacional y la ciudad, esa es una concepción; y por otro lado, en un momento, el kirchnerismo pretendió avanzar sobre el control de los ex centros clandestinos y creo que lo que más le interesa es la ESMA, venían esos diez años donde el ex presidente había bajado el cuadro y se quería hacer un gran evento y no les importa, no miden consecuencias, es esta concepción conmigo o contra mí, y me parece que en ese debate la verdad es que perdemos todos. Yo reivindico la dignidad de los espacios que están dentro del Instituto en reclamar pese a la diversidad de voces y pensamientos, pero está claro que la jugada es ir por todo. El gobierno de la Ciudad se ahorra dinero porque el presupuesto del IEM es de 70 millones de pesos al año y para ellos en derechos humanos esto es un gasto. El actual jefe de gobierno, Mauricio Macri, piensa que es un gasto, se ahorra eso, y también viene por una de las reformas que él siempre prometió que es achicar la planta del Estado porque le traspasa trabajadores al Estado nacional, y a su vez hay algunos acuerdos que son extras, como una bajada de la Autopista a la altura de Libertador que se destraba por este conflicto, es parte del pacto PRO-K, como nosotros denominamos, que también se metió en la justicia de la ciudad y que ahora se ve lamentablemente perjudicando a un Instituto que había hecho una buena tarea en la defensa de la memoria y en la administración de los ex centros clandestinos”.
Facundo Di Filippo fue legislador por ARI-Coalición Cívica en el período 2005-2009 y en este marco integró el Consejo Directivo del Instituto Espacio para la Memoria como representante de las diferentes minorías en la Legislatura, tal como lo establece la Ley 941 de creación del IEM. Actualmente se encuentra colaborando con el legislador del bloque Verde-Alameda, Gustavo Vera.
Para Di Filippo nada ha cambiado en el Ejecutivo porteño. Está convencido de que si el gobierno nacional le hubiera propuesto al macrismo el traspaso de los sitios de memoria e incluso del IEM al inicio de su gestión lo hubiera aceptado: “para esta gestión de la Ciudad, el Instituto siempre fue un problema, un espacio que en un principio se miró con desconfianza, al que se le restó valor. Cuando fui miembro del Consejo Directivo del IEM iba en representación de la Legislatura, y por la ley de creación hay representación proporcional de los bloques y el PRO nunca mandó su representación porque nunca le interesó el IEM, no le interesó la política de memoria, y lo que hacía solamente era mandar algún delegado por parte del Ejecutivo. Esa poca importancia dada al IEM seguramente se vio en el marco de esta propuesta del gobierno nacional. Recordemos que Nación venía insistiendo con algunas de estas obras, con la creación de este museo principalmente en el Casino de Oficiales, había una propuesta de funcionarios nacionales, creo que hubo algunos diálogos y reuniones con el CD del IEM, pero cuando vieron que no había acuerdo o no podían avanzar tan rápido como ellos querían hacerlo lo solucionaron rápido, llamaron a Macri y le dijeron ‘acordemos, te saco la gente, te ahorras 70 millones, qué más necesitás’, ‘bueno, necesito la bajada de acá’, ‘bueno, listo’ y mandaron los convenios. Este acuerdo entre ambos bloques tiene muchas etapas, tengo entendido que vienen en buena sintonía respecto a los acuerdos políticos que pueden alcanzar, no solamente está esto, la aprobación de la construcción de una terminal de ómnibus en Villa Soldati (aprobada en la última sesión), la semana pasada se sancionó el Master Plan para la Comuna 8 para conseguir inversión inmobiliaria allí, porque se va a hacer la villa olímpica, porque el sur está postergado, pero tiene que ver solamente con consignas de habilitar al mercado la política de tierras y de inversión en la zona sur, que lo que va a hacer es expulsar paulatinamente a los pobres. En la sesión hubo una gran presencia de movimientos villeros repudiando ese acuerdo, incluso movimientos villeros que pertenecen al FPV y no obstante eso lo votaron, es una ley de doble lectura, y lo van a volver a votar dentro de una semana”.
Di Filippo señaló que los acuerdos entre los dos sectores están tan firmes y son tan fuertes que él no termina nunca de saber por qué se dan: “sé que hay funcionarios o legisladores que eran del FPV que consiguieron muy buenos cargos por este tipo de acuerdos, pero a mí me cuesta creer que sea solamente eso, que se rife el destino del IEM por un cargo o el destino de una comunidad o de las poblaciones en asentamientos y villas por cargos, seguramente tiene que ver con otras cuestiones, hay empresas pretendiendo acceder a la tierra y al recurso finito de la Ciudad que es la tierra porque ya no queda donde crecer, donde expandirse, y esa pretensión obviamente tiene sus muy buenos dividendos entre los funcionarios cipayos de turno que siempre están a la orden de cumplirle los deseos a cualquier grupo monopólico de inversión o desarrollo inmobiliario”.
Al ser consultado acerca de la trascendencia y difusión de lo que está sucediendo con los sitios de la memoria de la Ciudad de Buenos Aires, Di Filippo fue contundente: “no es casual que lo estemos tocando en una red de medios alternativos porque los grandes grupos concentrados de medios de comunicación y propaganda, digo propaganda porque han sido propaganda de diferentes gobiernos, no tocan la temática, entonces esto es muy difícil de conocer por parte de la ciudadanía, que es quien tiene dentro de sus funciones controlar y velar por el estado de derechos de una ciudad y por el estado de cumplimiento de las normativas vigentes, y que desconoce que se está eliminando un espacio autónomo y autárquico donde conviven de manera plural muchos organismos de derechos humanos y que ha pasado muchos vendavales, muchas vicisitudes, ha sido golpeado por muchas figuras políticas, ha habido pretensión de coparlo por determinados sectores políticos que no han logrado hacerlo, y me parece que esa resistencia, esa intransigencia ocasiona esta virulencia”.

¿Por qué la ESMA?

Más allá de la intención del gobierno nacional de administrar los ex centros clandestinos de detención de la Ciudad pasando por encima del Instituto Espacio para la Memoria, cabe preguntarse por qué el especial interés por dominar la gestión de la ex ESMA. Al respecto, Facundo Di Filippo reflexionó: “es importante remarcar que Néstor Kirchner llega a la presidencia de la mano de Eduardo Duhalde, con un pasado desconocido, por lo menos si es que lo tuvo, de vínculo con la historia y la lucha de los organismos de derechos humanos. Ese interés repentino tiene que ver seguramente con algo genuino que yo no termino de desconocer, pero también tiene que ver con una estrategia política: necesitaba sostenerse sobre algunos principios, sobre algún sector, y encontró legitimación por parte del sector de los organismos de derechos humanos. El gobierno nacional ha hecho esfuerzos para avanzar en los juicios, hay victorias que uno no puede desconocer en ese sentido, pero a su vez vino de la mano de la cooptación de algunos organismos y de la obsesión por la ESMA. Yo creo que el ingreso de Kirchner y el relato, la mística cuando él ingresa a la ESMA y obliga a bajar el cuadro fue muy fuerte, marcó a fuego a la militancia del kirchnerismo, muchos de los cuales hoy siguen defendiendo a este gobierno, siguen teniendo como una de las mayores herramientas de defensa la pelea por los derechos humanos y esa imagen de Néstor bajando o mandando a bajar el cuadro, y creo que eso le es muy importante para los sentimientos, no creo que detrás de ello haya ningún tipo de especulación económica sobre el predio, sí creo que hay una especulación y voluntad de utilización política. Muchas veces en el Consejo Directivo del IEM hemos tenido posiciones encontradas, pero hemos analizado muchas veces este loteo que se ha hecho de la ESMA entre diversos organismos, el ingreso de un canal de televisión, de oficinas que no hacen a la esencia de la historia del espacio, de la utilización que se la ha dado a esto cuando antes mencionábamos actividades como los asados que han realizado allí, y fuimos muy cuidadosos en el Instituto con algunas actividades que habíamos habilitado a hacer dentro de la ESMA. Me acuerdo que dentro del Edificio Cuatro Columnas solicitamos que no se genere música en vivo adentro, porque hay una concepción del respeto que se tiene hacia ese espacio que me parece que es muy fuerte dentro del Instituto y que no lo es tanto a la hora de planificar por parte de la Secretaría de Derechos Humanos de Nación la visión del resto de la ESMA, y creo que tiene que ver con esos diez años de un hecho simbólico de los más importantes de la historia del kirchnerismo que es cuando se hizo el evento en la ESMA por parte del ex presidente Kirchner”.
En relación a la simbología partidaria que puede verse en el predio de la ESMA, por ejemplo en las gigantografías en las que se le agradece a Néstor Kirchner “por devolvernos la patria”, Di Filippo señaló: “yo milito en muchas causas y también hago política partidaria y no soy de los que repudian ni de los que puede estar en contra de la actividad partidaria, política, lo que a mí me parece y es algo que pudimos tener dentro del Instituto es que el funcionamiento de los organismos de derechos humanos tiene que ser independiente de los gobiernos, y como creo que la ESMA siempre tuvo que haber sido administrada por los organismos, es un debate profundo de lo que allí se quería; hay históricas diferencias entre algunos organismos pero me parece que el desafío, el reto de tener un espacio, un sitio de memoria que es el más grande y simbólico del país, uno de los más simbólicos a nivel internacional, en un país donde se ha podido enjuiciar a los genocidas o se está pudiendo hacerlo, es un antecedente de muchísima importancia a nivel internacional, tendría que haber sido administrado con otro sentido, con otra vocación. Los organismos pueden rescatar políticas públicas de determinados gobiernos, pero no pueden subsumirse a las voluntades políticas de esos gobiernos y creo que allí está el problema central, y creo que esa habilitación que le dieron algunos organismos al gobierno nacional implica que éste se crea el dueño de la política de memoria, o algunos militantes se crean que son los dueños y que después actúen en consecuencia con este tipo de proyectos que lo que hacen es dañar profundamente el movimiento de los organismos de derechos humanos”.
Cerrando su intervención en esta emisión especial de Oral y Público, desde el Stand del IEM de la Feria del Libro, el ex legislador aseguró: “todos vamos a seguir trabajando e insistiendo, los juicios se van a seguir acompañando, la memoria se va a seguir rescatando pero se había logrado tener un espacio de resistencia de los organismos y ahora queda subsumido a una simple negociación, a la vocación de un gobierno nacional de apropiarse de un espacio, una causa y una lucha, y la vocación de otra gestión, la del gobierno de la Ciudad, de sacarse de encima el costo de 70 millones de pesos y canjear con la Nación algunas obras complementarias que son necesarias para la ciudad y para su legitimación política al frente de la ciudad a meses, prácticamente un año de una elección presidencial donde lo tienen al jefe de gobierno como pre-candidato y con mucha vocación de administrar los destinos de la Nación, cosa que también vuelve a ser peligrosa porque recordemos que esta ley habilita que la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación administre los sitios de memoria, y en diciembre de 2015 seguramente cambiará la gestión actual, cualquier alternativa del kirchnerismo, de las más potables, no van a ser lo mismo que el actual; o si son sectores de centroderecha vamos a tener que estar ahí al pie del camión para remarla y volver a rescatar y cuidar los espacios de memoria como lo venía haciendo hasta ahora el Instituto”.

Otras voces, la misma indignación

Lo que viene sucediendo con los sitios de la memoria, la incertidumbre acerca del Instituto Espacio para la Memoria, el intento de instalación museográfica en el Casino de Oficiales que fue frenado por la justicia, ha generado importantes rechazos de parte de referentes de los movimientos de derechos humanos, tal como fuimos dando cuenta en distintas notas sobre el tema. Estas opiniones adversas se mantienen, incluso de personalidades cercanas o defensoras del proyecto del gobierno nacional.
Respecto a lo que sucede con el IEM, la periodista, escritora e integrante del Consejo Directivo del Instituto, Stella Calloni afirmó, en diálogo con el programa Oíd Mortales de Radio La Retaguardia: “yo defiendo mucho lo que se ha hecho durante este gobierno, estoy plenamente clara de que sin una voluntad del gobierno nosotros no hubiéramos podido estar con estos juicios hoy en día, porque a pesar de la lucha de los pueblos siempre se necesita también una contraparte estatal que te ayude en un momento determinado. Yo reconozco todo, pero sí lamento mucho que en este tema, no sé guiados por qué consejos, se toman medidas que pudieron manejarse de otra manera. Siento que se dicen cosas sobre el IEM que son muy injustas, y me parece que si hubieran hablado con cada uno de nosotros o con todos nosotros de estas temáticas nos hubiéramos puesto de acuerdo para que el IEM continuara siendo un ente autónomo, autárquico, todo lo que lo hacía intocable para cualquier cambio que se produzca. Creo que hubo un desmanejo, creo que hay personas que a veces no hacen bien o terminan golpeando por dentro al propio gobierno. Esto es lo que creo sinceramente y lamentablemente se ha producido esta situación, cuando pienso cómo trabajamos nosotros para que la gente que entrara a trabajar al IEM, a los distintos centros clandestinos de detención, tuviera una gran conciencia como para después crear grupos, y a mí me preocupa mucho que haya grupos de personas que trabajen cerca del tema humanitario, que puedan mentir, que puedan señalar, fustigar a personas sin ninguna razón, sin ninguna causa, solo por una pequeña ambición política de ocupar un lugar, los lugares se ocupan en la lucha política con seriedad, decencia, honestidad, y si una izquierda no es ni decente en el sentido de la decencia que entienden los pueblos, si una izquierda no camina verdaderamente, qué le puede dar a la gente, qué puede dar a los derechos humanos, hay muchas cosas aquí que debatir en este tema”.
El discurso de Calloni respecto a lo que está sucediendo en el IEM claramente se ha ido endureciendo. Ella explicó que desde lo personal lo que más siente y lamenta es que no se haya respetado el trabajo que se viene desarrollando desde el Instituto: “nos costó tanto mantener las unidades que se pudieron mantener en un período donde la gente no entiende que sólo la unidad nos puede salvar en todas las circunstancias, y en la lucha de derechos humanos todos juntos, no tenemos por qué andar poniéndonos zancadillas en el camino de los derechos humanos, cuando hay una cuestión que nos sobrepasa a nosotros como personas. Ha habido mezquindades, miserias, faltas de respeto absoluto, conductas que no tienen nada que ver con los derechos humanos, ni con la defensa de la humanidad, a mí me parece que eso es lo grave de todo este asunto. Ya no importa lo que pase, que uno sepa que se ha cometido una injusticia con uno mismo, para cada uno de los integrantes creo que lo sentimos así, porque dimos muchas horas sin esperar nada más que nuestro trabajo fuera serio, profundo, porque peleamos muchas veces para que los que fueran a trabajar a estos centros tuvieran sueldos normales, decentes, sueldos que incluso fueron superiores a los del resto de trabajadores de la misma municipalidad”.

De humildades y mediocridades

Calloni, a su vez, también se refirió a la denuncia realizada por el Premio Nobel de la Paz e integrante del CD del IEM, Adolfo Pérez Esquivel, acerca de la existencia de listas negras de trabajadores, elaborada por la Comisión Interna de ATE Sitios de Memoria, para que no sean incluidos en el traspaso al ámbito de la nación al momento de la disolución del instituto. “Nosotros entrábamos en listas negras –aseveró al respecto Calloni–. Muchos de ellos ni siquiera han conocido las luchas que tuvimos en esa época, lo que cada uno es, cómo pueden llegar a estas miserias, estos extremos que son intolerables, y no se pueden dejar pasar, yo no estoy dispuesta a dejar pasar esto, porque si hemos luchado contra un enemigo durante tantos años, gente como Pérez Esquivel, como yo, fuimos víctimas de muchas dictaduras y fuimos perseguidos muchas veces, y nos tuvimos que ir muchas veces de nuestras casas y estuvimos condenados por solidaridad con otras personas, cómo vamos a tolerar que un grupo de personas totalmente fundamentalistas… porque detrás de todo hay una gran mediocridad, gente que hace estas cosas es infinitamente mediocre. Yo he conocido tanta gente maravillosa, en la clase obrera, en los campesinos, aquí y en toda América Latina, que son incapaces de estas cosas, son gente muy humilde, pero una cosa es la humildad y otra es la mediocridad, la mediocridad es lo más parecido a todo lo que hace posible que un imperio, un colonizador colonice, un imperialista actúe sobre otros en plan de dominación porque es de una enorme sordidez e injusticia. Como hemos tenido el valor de pelear tanto tiempo contra tantas dictaduras, no nos vamos a dejar arrastrar, yo por lo menos no estoy dispuesta a que alguna persona me ponga en una lista negra cuando no tiene ni la cuarta parte de historia de lucha que nosotros hemos tenido, sacrificando muchas cosas, incluso nuestros propios hijos muchas veces. En nombre de los que no están, nosotros tenemos que hacer primar la justicia, contra quien sea y donde sea, la justicia tiene que primar y la impunidad no puede existir de nuestro lado”.

Basterra y los desengaños desde la misma vereda

Víctor Basterra forma parte del equipo que realiza Oral y Público y como tal estuvo en el programa que se emitió desde la Feria del Libro, además es sobreviviente de la ESMA e integra el Consejo Directivo del IEM, como una de las personalidades junto a Calloni, la cineasta Lita Stantic, Ana María Careaga, el jurista Beinusz Szmukler y la actual senadora nacional Alcira Argumedo. Al ser consultado acerca de cómo se sentía respecto a lo que estaba sucediendo, señaló: “en mi vida, tengo casi 70 años y 50 de activista, sufrí muchísimas derrotas, y me las han ocasionado enemigos irreconciliables conmigo y con las ideas que uno lleva consigo. Lo doloroso de esto es que esta especie de derrota o desengaño, lastimaduras que le producen a uno, está hecho por gente que supuestamente está en la misma vereda, esta apropiación o necesidad de apropiarse de una herramienta que es absolutamente colectiva, que pertenece al conjunto del pueblo argentino, y que además sirve de referencia a buena parte de los organismos de derechos humanos internacionales, como es la lucha de los organismos en la Argentina, que intenten apropiársela grupos partidarios, cuando justamente lo que ha caracterizado al movimiento de derechos humanos en Argentina ha sido la independencia de esos grupos partidarios, tenían que acompañar la acción de los organismos y ahora tratan de apropiarse de esta acción que es colectiva, de todos, y eso es horrible porque uno ve que treinta y pico de años de resistencia pueden ser rifados, entonces a uno se le pasa por la cabeza un montón de sensaciones… esto yo lo ato un poco con la pelea que se dio hace cinco años más o menos, cuando junto a Cecilia Piñeyro (Secretaria Ejecutiva del IEM y actual Directora interina) fuimos a pelear una posición independiente y firme frente a la necesidad que se daba de mantener la independencia de los organismos de derechos humanos, en un foro que se dio en Río de Janeiro sobre la Justicia Transicional, y yo creo que el objetivo de toda esta historia está envuelto en esta historia. La Justicia Transicional dice que yo reconozco el daño que he hecho, lo reparo económicamente, pero no acepto la justicia. En cambio para nosotros, desde el movimiento de derechos humanos en la Argentina, la cosa era memoria, verdad y justicia, juicio y castigo a los culpables, y esta es la realidad, lo otro es una entelequia en la que justamente el imperio norteamericano está preparando el territorio de la justicia transicional para evitar ser juzgado el día de mañana por todos los crímenes que ha cometido y sigue cometiendo, todo esto hay que mirarlo en ese contexto”.
Para Basterra, hoy la ESMA es un sitio de memoria, recogimiento y reflexión, o al menos así tendría que ser: “tendría que ser un sitio de absoluto respeto, como han sido los campos de concentración en otros países, que no han sido modificados, y además por sí mismo tienen una expresión, una significación. A la ESMA la quieren resignificar y la resignificación siempre trae aparejada miradas diferentes, que no está mal que las haya, pero el sitio en sí ya es la significación del mal humano, por lo tanto tiene que ser mirado con absoluto respeto y recogimiento de esa historia terrible, que hace muy poco que pasó, nada más que treinta años. Los afectados estamos vivos, buena parte de los afectadores también, y muchos de ellos están presentes en el banquillo de los acusados en el mayor juicio de la historia de la humanidad, yo lo considero así, y entonces todo tiene que ser tratado con muchísimo respeto, no puede rifarse, no se pueden hacer las cosas que se hacen en ese predio, hay que parar un poco la mano con eso”, agregó.

Claramente el conflicto no terminó con la suspensión del debate en el parlamento porteño, ya que aún está pendiente el tratamiento del proyecto de traspaso en el Congreso Nacional, como así también en la Legislatura, en donde nuevamente los bloques mayoritarios intentarán debatirlo, junto a la iniciativa de Mauricio Macri que propone disolver el IEM, el jueves 8 de mayo. La incertidumbre, la bronca y la tristeza aún continúan.

0 comentarios:

Publicar un comentario