24 may. 2014

Otra cerámica neuquina en conflicto
con la patronal
(Por La Retaguardia) Desde hace dos meses, los trabajadores se encuentran frente los portones de la fábrica ante la falta de respuestas de los dueños de la cerámica, que dejaron el lugar tras un conflicto por el pago de las vacaciones. El delegado Ariel Fuentes recorrió los últimos años de los desmanejos de la patronal de Cerámicas Neuquén y el inicio de la lucha de los trabajadores por defender sus puestos laborales.

En Neuquén existen dos cerámicas que hoy se encuentran bajo control obrero: FaSinPat (la ex Zanón) y Stefani. Ahora, hay una tercera en conflicto. El delegado de los trabajadores de Cerámica Neuquén, Ariel Fuentes, contó en el programa radial Otras Voces, Otras Propuestas, que hace sesenta días que las 140 personas que se emplean allí se encuentran en los portones de la fábrica exigiendo respuestas, tanto de parte de la empresa como del Estado.
En marzo de este año, los trabajadores entraban en vacaciones pero la patronal se negó a pagarles ese derecho: “nos decían que nos iban a pagar más adelante, propuesta que los trabajadores rechazamos totalmente en asamblea. Dijimos que por ley, contrato de trabajo, convenio colectivo, nos corresponde salir con la plata de nuestras vacaciones. Nos dicen que nos largan el 25 de marzo respetando todo lo que dice el convenio, pero ese día el pago de las vacaciones no estaba. Los trabajadores nos juntamos el 26 en las instalaciones de la fábrica y decidimos también en asamblea levantar las vacaciones, volver a la fábrica, exigir explicaciones a la patronal, que desde ese día no apareció más en la planta”, relató Fuentes.
A partir de ese momento, los propios trabajadores se hicieron cargo del cuidado del lugar. Por ejemplo, evitaron un corte de luz por falta de pago: “los propios trabajadores tuvimos que pararlo, al igual que el de gas –explicó el delegado– porque hay maquinarias que están con ese consumo de energía que lo necesitan y no se puede parar abruptamente, sin que haya consecuencias. Nosotros nos hicimos presentes en la cooperativa de Calf (Cooperativa de Agua, Luz y Fuerza), en la que pudimos hablar con los representantes y les comentamos la situación que estábamos viviendo, y accedieron a no cortarnos, pero tampoco se hizo presente la empresa para parar ese corte teniendo en cuenta todo lo que podía pasar con la maquinaria. También pasó en el temporal que hubo en Neuquén, donde hubo grandes inundaciones, los trabajadores decidimos entrar a la fábrica en resguardo de la maquinaria, inclusive con la electricidad, a taparla y tratar de desagotar porque tenían más de veinte centímetros de agua adentro y la empresa no se hizo presente nunca”.

El Estado subsidiando las ganancias

De todos modos, lo sucedido en marzo de este año no es una excepción en cuanto al manejo de la patronal de Cerámicas Neuquén. Según señaló el propio Fuentes la cuestión de fondo comenzó hace mucho tiempo: “la patronal de Cerámicas de Neuquén recibe en 2006 préstamos millonarios a través del gobierno, del IADEP (Instituto Autárquico de Desarrollo Productivo), y de bancos privados, con los que renueva toda la maquinaria. En 2007 instala toda esa maquinaria, de última generación, y durante ese año y todo 2008 salieron públicamente a decir que se hacía récord de venta, de producción y de exportación. En 2009, los trabajadores empezamos a tener problemas de obra social y jubilación que hasta el día de hoy no se arreglaron. A pesar de que a los trabajadores, quincena a quincena, nos descontaban los aportes, nunca llegaron a destino. Empezamos con esos problemas, y en 2010 la patronal endeuda a la fábrica y toda esta maquinaria nueva que todavía no había pagado, la concursa en un concurso preventivo de acreedores; esto paraliza todas las deudas que tiene, no solo la de la maquinaria, de los préstamos millonarios, sino también todo lo que es proveedores. A raíz de esto, en 2011, de ese concurso saca el 40% de quita del total de la deuda, o sea que le condonan el 40% de la deuda y les dicen que va a pagar el 60% con dos años de gracia y en cómodas cuotas semestrales, aproximadamente de 200 mil pesos”.
En este contexto, en 2012 los trabajadores salen a movilizarse ante la falta de pago de salarios y llevan adelante una lucha de 28 días, a partir de la que logran que la empresa abone lo adeudado: “pero a su vez Cerámica Neuquén le pide al gobierno, el que le dio los préstamos millonarios, y a la jueza del concurso, que la habiliten a vender unos terrenos linderos a la fábrica, a lo que el gobierno y la jueza le dicen que sí. En ese momento que estábamos nosotros en el portón exigimos a la jueza a través de notas y reuniones que esa plata sea para inversión dentro de la fábrica, para asegurar la continuidad de los 140 puestos de trabajo. En ese momento, la jueza le exigió a la empresa que presente cuánto iba a ser el pago, papeles de la compra-venta, y un plan de inversión dentro de la planta. La empresa presenta todo un plan de inversión, dónde iba a ir cada moneda de esos más de 12 millones, en cada sector de trabajo. A poco más de un año de esto, jamás entró absolutamente nada de esos 12 millones. Nosotros veníamos denunciando el vaciamiento que venía generando esta patronal dentro de la fábrica, no solamente con lo que es mantenimiento, falta de materia prima, sino también con el vaciamiento de stock de una playa que acostumbraba a tener setecientos mil metros, hoy en día tenía quince mil. Se venía dando un vaciamiento sistemático dentro de la fábrica que los trabajadores veníamos denunciando al igual que denunciábamos la no inversión de esos 12 millones dentro de la planta”.

El Estado enfermero

Tras lo sucedido en los últimos meses, se realizaron cuatro audiencias en la Subsecretaría de Trabajo: “allí lo único que dijo la patronal fue ‘yo necesito una inyección del gobierno, necesito que el gobierno me vuelva a dar plata’, o sea que se pone en una posición en la que ahora a los trabajadores de Cerámica Neuquén le tiene que pagar el sueldo el gobierno. De las cuatro audiencias solo se presentan en dos. Agotadas todas las instancias de pedido de reunión, inclusive nosotros pedimos reunión con el gobierno, con el ministro de Economía para saber si era verdad lo que estaba pidiendo José Luis Villafranca, que es el dueño o presidente de Cerámica Neuquén, porque en la Subsecretaría aparece un tercer actor que es el gobierno y que lo lleva la patronal. En este caso, llegadas a las cuatro audiencias donde no tuvimos respuesta absolutamente de nadie, ni del gobierno, tuvimos que ir a pedir una reunión con el subsecretario de Gobierno que es el representante en Neuquén de la Subsecretaría de Trabajo. Pero para que nos dé una reunión tuvimos que cortarle la ruta nacional 22, así sacamos una reunión y logramos una intimación a la patronal para que se haga presente, y dé alguna respuesta. En la audiencia, Villafranca volvió a decir lo mismo, que él necesita del gobierno. Ya planteados estos pasos y empezada una discusión muy vacía, sin respuestas, ni solución, los trabajadores llevamos sesenta días en los portones de la fábrica”.

¿Otra cerámica recuperada por sus trabajadores?

En estos dos meses, recibieron solidaridad desde distintas organizaciones políticas, diversos sectores de trabajadores, desde la comunidad misma: “recibimos una solidaridad enorme de un Neuquén que conoce mucho de luchas, que ayuda, es una comunidad que no hace oídos sordos a los trabajadores y todo el tiempo está colaborando de alguna manera”, agregó Fuentes.
Además de estar en la puerta de la fábrica, los trabajadores realizan volanteadas, fondos de huelga, radios abiertas, han ido a la Universidad del Comahue a hablar con los estudiantes, quienes - en palabras de Fuentes - “han tenido una expresión hermosa para con los trabajadores”.
El miércoles 21 de mayo llevaron adelante una gran movilización junto a los docentes de ATEN, trabajadores de la salud y distintas organizaciones. Marcharon desde el parque industrial de Neuquén, ubicado a siete kilómetros de la capital provincial, hasta la Casa de Gobierno. Además, ese día había una nueva audiencia en la Subsecretaría a la que una vez más la patronal no asistió.
Es imposible no pensar que, con los dos antecedentes de FaSinPat y Stefani, la Neuquén recorra el mismo camino de control obrero. “Lo que nosotros hacemos primero es exigirle a la patronal y a estos gobiernos que se hagan cargo, que reactiven la fábrica, y den soluciones. Llegado el momento entendemos que Cerámica Nuequén no puede pasar a ser un galpón vacío y 140 trabajadores no pueden ser desocupados tampoco, con más de treinta años en la fábrica, y habiendo dejado espaldas, sus vidas ahí adentro”, reflexionó Fuentes.
“Estos gobiernos, que lamentablemente le dan millones a estas patronales –continuó el delegado–, pero que jamás los controlan, no ponen un tope, jamás exigen; pero sí a los trabajadores, cuando salimos a luchar por nuestros derechos, por no ser desocupados, por nuestras familias, se nos condena, se nos abren causas, como les está pasando a los trabajadores petroleros de Las Heras. Siempre somos nosotros los que salimos pagando el pato cuando a estas patronales se les da impunidad para hacer esto y dejar familias en la calle. Esta misma patronal hace un año atrás le dio también lo que es la quiebra a Copromaneu, un frigorífico único en la provincia, en la localidad de Senillosa, donde dejaron a 80 familias en la calle. Y estas patronales se manejan de este modo y siempre salen impunes. Hoy nosotros nos plantamos en defensa de todos los puestos de trabajo, de los ceramistas, de Zanón, de Stefani, de Cutral Có, acompañando la lucha docente como nos han acompañado a los ceramistas, también exigiendo la absolución de los trabajadores de Las Heras, y sin olvidarnos de quienes también recibimos mucha ayuda, que son los compañeros del Hotel Bauen, por el que reclamamos por el no a su desalojo”.
Ante este panorama resulta inevitable pensar para el futuro cercano de Cerámica Neuquén la posibilidad del control obrero; sin embargo, los trabajadores quieren, primero, que quienes llevaron a la fábrica a esta situación se hagan responsables, como así también el Estado por su inoperancia, por no haber actuado antes. Se trata del mismo recorrido que han realizado otras empresas que hoy sí están bajo control obrero como Zanón y Stefani. Quizás sea el próximo paso de Cerámica Neuquén luego de tantos años de lucha en defensa de sus puestos laborales ante el maltrato patronal.

0 comentarios:

Publicar un comentario