16 may. 2014

Pimentel junto a Cortiñas denunciando
la judicialización de la APDH
(Por La Retaguardia) La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de La Matanza convocó a una conferencia de prensa el 14 de mayo pasado, donde se dieron detalles de una causa armada en su contra por abogados defensores de policías señalados como los responsables de la tortura y muerte de Gabriel Blanco, ocurrido en la comisaría de San Carlos, Isidro Casanova, en marzo de 2007. Dialogamos con Pablo Pimentel, referente de la APDH-La Matanza, quien se refirió a la causa y anunció, además, una movilización en rechazo de la judicialización del organismo para el próximo 28 de mayo.

Según explicó Pablo Pimentel de la APDH-La Matanza a La Retaguardia, esta judicialización se da en el marco del acompañamiento que la Asamblea viene haciendo a la familia de Gabriel Blanco a partir de su detención y posterior tortura y muerte, ocurrida en marzo de 2007.
“Gabriel Blanco era un joven que fue detenido el 1 de marzo de ese año, fue brutalmente golpeado, y luego se simuló un ahorcamiento. La familia nos pidió que acompañemos el proceso de la investigación. Gabriel formaba parte de un grupo al que estábamos acompañando para que vayan saliendo del tema de la adicción, de la droga, que los lleva a delinquir. Meses antes Gabriel había sido convocado, o reclutado como se dice, por la policía para que robe para ellos. Él se negó. Y eso en la jerga de los chicos es una condena a muerte o a ir a prisión con una causa real o armada. En el caso de él le valió la muerte”, contó Pimentel.
Apenas la familia se puso en contacto y pidió acompañamiento, la APDH-La Matanza inició su propia investigación: “a los dos días fuimos a la comisaría, hablamos con los detenidos. Ellos ciertamente escucharon los gritos desesperados de Gabriel que les pedía que no le peguen más, y en un momento no se escuchó más nada... evidentemente ahí ya había fallecido. Empezamos a investigar, pasaron seis años, cumplimentamos todo lo que el juez de garantías (Raúl Ricardo Alí) nos solicitó, absolutamente todo, con lujo de detalles, ya que es un juez que antes de detener a una persona, policía o quien sea, se asegura de que estén todos los recaudos y las pericias terminadas. Entonces se determina que estos policías son responsables de torturas seguidas de muerte y se los detiene preventivamente hace un año”, detalló Pablo Pimentel.
Los efectivos detenidos son el subcomisario Rubén Darío Suárez; el suboficial Ariel Emiliano Gómez y el oficial Pablo Balbuena. “En ese marco –continuó Pimentel–, ellos contratan a un grupo de abogados que lee la causa, ve que ciertamente fuimos a visitar la comisaría porque está nuestra denuncia, ya que apenas salimos de la comisaría fuimos a la fiscalía general y denunciamos todo lo que habíamos escuchado. Entonces convocan a los presos que ya habían declarado hacía seis años y en esa convocatoria los inducen, yo creo que fue previo también, y les hacen cambiar la declaración donde dicen que sí fueron visitados por organismos de derechos humanos que les habían insinuado que ellos, los presos, debían denunciar a la policía como responsable de la muerte de Gabriel. En ese marco, un abogado de apellido Fernández radicó una denuncia en setiembre del año pasado en la Fiscalía General, que le da entidad y lo deriva a una fiscalía descentralizada, que nos convoca y nos notifica. Se empieza a mover la causa, nosotros presentamos la desestimación, ya que nos parecía una locura, una barbaridad. A los seis meses el fiscal entiende que era verdad que no tenía ningún sentido, ni fundamento y eleva a la Fiscalía General para que le den lugar a la desestimación, pero la Fiscalía se lo rechaza diciendo que era temprana la decisión y eso es lo que realmente nos preocupa”.
En diálogo con La Retaguardia, Pimentel especificó las preocupaciones de la APDH-La Matanza: “primero, el hecho gravísimo de que hay un joven que hace siete años fue muerto a palos y que esto responde a una actitud ya cultural, que engrosa la gran lista de jóvenes desaparecidos, torturados, muertos, casos de gatillo fácil, que ya pasan los cuatro mil, y que encima de eso quieren estigmatizar, judicializar de una manera calumniosa, antiética e inmoral, a quienes venimos acompañando en forma desinteresada”.
Esto es lo que ha denunciado el organismo el miércoles 14 de mayo en una conferencia de prensa que contó con el apoyo y la presencia de organizaciones sociales y sindicales de la zona, además de Teófilo y Carmen, padres de Gabriel; Nora Cortiñas de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora; Aldo Echegoyen de la mesa directiva de la APDH Nacional; y Elsa Gómez de la Asociación Madres del Dolor.
En relación a la acusación puntual contra la APDH-La Matanza, Pimentel explicó: “nosotros jamás presionamos a los presos, lo que hacemos es asistir cuando hay una violación en sus derechos. Tampoco somos saca presos como muchos dicen, sino que asistimos a las condiciones de detención, que sigan y cumplan la condena que les corresponda, pero en el marco de lo que la Constitución dice de las cárceles. En este punto, decimos que ante cualquier situación que vivan, cualquier hecho de violencia, nos llamen que nosotros vamos a tratar de asistir y acompañarlos. O si les niegan el derecho a declarar bajo la identidad reservada que es una figura jurídica, un derecho que tiene cualquier ciudadano. Lo demás es una falacia, una canallada de estos señores que no tienen parámetros en su profesión de abogados para defender a capa y espada a estos señores que son responsables nada más y nada menos que de las torturas y la muerte de Gabriel Blanco”.
La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos-La Matanza convocó además a una marcha para el miércoles 28 de mayo, a las 17, que partirá desde Indart y Almafuerte, en San Justo, y se dirigirá hasta la histórica plaza de esa localidad del conurbano bonaerense, que homenajea a los treinta mil detenidos desaparecidos durante la última dictadura cívico militar, y que cuenta además con una placa que recuerda a Luciano Arruga, el joven de 16 años desaparecido desde el 31 de enero de 2009 por negarse a robar para los policías del ahora ex destacamento de Lomas de Mirador. En esta plaza se llevará adelante el acto central de repudio a esta denuncia contra la APDH-La Matanza, una organización acostumbrada a acompañar las movilizaciones de las víctimas de violaciones a los derechos humanos, pero que ahora necesita que toda la gente a la que alguna vez ayudó y todos aquellos que respetamos su trabajo, los acompañemos el próximo 28 de mayo.

0 comentarios:

Publicar un comentario