29 may. 2014

(Por La Retaguardia y Red Eco Alternativo) Las razzias policiales de Córdoba ahora se llaman “operativos de saturación”. Ayer la policía provincial ingresó al barrio Villa Angelelli en la capital cordobesa y reprimió duramente a quienes estaban presentes. Allí detuvieron a 43 residentes del barrio, entre los que se encontraban niños y niñas, mujeres embarazadas y personas ancianas.

La policía cordobesa viene realizando razzias en los barrios populares disfrazadas con el eufemismo de “operativos de saturación”. Esta práctica sistemática consiste en que las fuerzas de seguridad provincial ingresen a los barrios sin orden judicial y con el pretexto de buscar elementos robados en los saqueos producidos durante el acuartelamiento policial de diciembre. Una vez en los barrios allanan las viviendas y reprimen a sus habitantes.
Ayer fue el turno del Barrio Villa Angelelli de la capital cordobesa, donde vive Norma Pacheco, trabajadora sexual integrante de la Asociación de Mujeres Meretrices (AMMAR) Córdoba.
En una entrevista realizada hoy por el programa de la Red Nacional de Medios Alternativos, Enredando las Mañanas, la secretaria general de AMMAR Córdoba, Eugenia Aravena, manifestó que su compañera continuaba detenida y que fue trasladada a la cárcel de mujeres ubicada en la localidad de Bouwer. Pacheco fue liberada en las últimas horas de hoy.
Aravena definió la represión de ayer como parte de una práctica sistemática que es moneda corriente en la provincia: “llegan a los barrios más carenciados, cierran todo el barrio y realizan allanamientos en busca de elementos sustraídos, armas y drogas”.
Según contó Aravena, en el operativo de ayer su compañera Norma Pacheco decidió registrar con el celular a un policía que estaba golpeando a un niño de diez años. Al advertir la situación, los efectivos le quitaron el teléfono y lo rompieron pisándolo con sus borceguíes.
Tras la represión, Norma y parte de su familia quedaron detenidos en la Comisaría Cuarta, bajo el delito de “entorpecimiento del procedimiento policial”.
“Lo que sale en los grandes medios hegemónicos de comunicación es que la policía está trabajando para la seguridad de la población pero en realidad se están violando los derechos humanos básicos”, sostuvo Aravena durante la entrevista.
En diálogo con el programa radial La Retaguardia,  Eugenia Ferrero, integrante del Encuentro de Organizaciones de Córdoba, describió los operativos que se están llevando a cabo en la provincia: “entran con los palos golpeando las chapas de las casas, todos vestidos de negro, tapadas las caras para que no se pueda reconocer quiénes están actuando. Se niegan una y otra vez a identificarse como policías, sin embargo piden la identificación de los vecinos”.
Ferrero explicó a La Retaguardia que todas las personas detenidas manifestaron, tras ser liberadas, haber sido golpeadas. “nos han mostrado los golpes, lo que pasa es que una de las estrategias de la policía es el modo en el que ejercen la violencia: nunca son golpes suficientemente notables como para que una pueda denunciarlos, a excepción del niño con el ojo morado que Norma intentó filmar”.
Pacheco ya recuperó la libertad. Ahora se espera su testimonio para confirmar los rumores de maltratos durante la detención.

0 comentarios:

Publicar un comentario