2 may. 2014

Foto (En la vuelta)
(Por La Retaguardia) El miércoles 30 de abril por la tarde la policía bonaerense comenzó a golpear y disparar contra 130 familias que se encontraban desde hacía cincuenta días en un predio de esa localidad de la provincia de Buenos Aires. En este intento de desalojo fueron detenidas tres personas; dos vecinos y una reportera gráfica, colaboradora de algunos medios que integran la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA), que recién fueron liberados en horas de la noche. Dialogamos con Chiche, uno de los habitantes de la toma, quien nos relató lo sucedido.

La demanda por vivienda digna en la Ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires va en aumento, en proporción con la cantidad de terrenos privados y en su mayoría fiscales que en lugar de utilizarse para edificar viviendas sociales son otorgados por el Estado a empresarios para la construcción de countries.
Esta situación puede verse en muchas localidades del conurbano bonaerense. Hace cincuenta días, un grupo de aproximadamente 130 familias tomó un predio lindero al Barrio 14 de febrero en Longchamps, partido de Almirante Brown. Este terreno se encuentra ubicado en el cruce de la Avenida Espora y Ezeiza, entre el Barrio Municipal y Los Pinos.
El mismo día que las familias iban a dividir los lotes para iniciar la construcción de un proyecto barrial, que incluiría jardín de infantes y un espacio cultural, veinte efectivos de Infantería y treinta de la Policía Bonaerense arribaron al lugar y, sin previo aviso, comenzaron a disparar balas de goma y a pegar con sus bastones. Los vecinos, decididos a permanecer en el lugar, respondieron con piedras y con lo poco que tenían a mano.
El resultado de la represión fue una decena de heridos y tres detenidos: Daniel Córdoba y Damián Escobar, habitantes del lugar, y Mariana Morena de Souza, fotógrafa del Colectivo En la Vuelta y colaboradora de diversos medios de la Red Nacional de Medios Alternativos.
Durante el resto de la tarde, un grupo de personas permaneció en la puerta de la Comisaría 4º de Longchamps para reclamar la liberación de los detenidos. A pesar de la amenaza de dejarlos encerrados por tres días, finalmente fueron liberados en horas de la noche.
En tanto, la policía solo llegó a desalojar una parte de la toma. La mayoría de los vecinos pudo quedar a un costado del predio, manteniendo la ocupación.
“Seguiremos avanzando porque necesitamos la tierra, son tierras que están ociosas, que no se utilizan para nada, la gente necesita dónde vivir”, relató Chiche, uno de los vecinos, que prefirió no dar su nombre, en diálogo con La Retaguardia.
Según explicó, el predio pertenece desde hace años a una familia de apellido Roca: “yo soy nacido y criado en Longchamps, tengo 41 años y venía a jugar acá al campo, y a este hombre lo pusieron por un contrato de trabajo y se quedó con todo el predio. Encima no lo explota, solo explota dos canchas de fútbol que tiene adelante, con eso tiene a dos equipos de la policía jugando acá, la policía está actuando por amiguismo. El señor no es de plata, trabaja con las canchas, y los sábados y domingos se hacen como treinta, cuarenta partidos. Nosotros tratamos de llegar a un acuerdo con él por el predio, porque el Barrio 14 de febrero, las dos canchas figuran como espacio verde, además de la casa del hombre, después es todo el predio de la toma”, agregó Chiche.
Una vez más, familias que no tienen dónde vivir, a las que el Estado no les da respuesta, toman un terreno ocioso para comenzar a construir un lugar digno, pero son desalojadas con represión y detenciones. No es la primera vez que ocurre, y probablemente tampoco será la última.

0 comentarios:

Publicar un comentario