28 jun. 2014

(Por La Retaguardia) Cada 2 de cada mes se reúnen para recordar lo vivido aquel oscuro día de abril de 2013, y a denunciar que a más de un año nada se ha hecho para evitar que una situación similar vuelva a ocurrir. A pesar de las por lo menos 89 muertes, las pérdidas que sufrieron y el dolor que visiblemente los sigue acompañando, no consiguen ser escuchados por las autoridades ni que los medios de comunicación amplifiquen sus voces. La Retaguardia, en una transmisión especial desde la Casa del Pueblo de La Plata, habló con integrantes de la Asamblea Vecinal Parque Castelli, la Asamblea de Inundados de Tolosa, la Asamblea La Loma y la Asamblea Vecinal Ambiental de Berisso-Ensenada.

Las voces silenciadas

“Nosotros agradecemos este espacio porque estamos acallados, vivimos en una ciudad donde los medios principales de comunicación prácticamente no nos sacan ninguna opinión; es más, para que podamos opinar y nos escuchen tenemos que juntar mucha gente. Por ejemplo, el 2 de abril pasado que juntamos cerca de veinte mil personas en Plaza Moreno en el aniversario de la inundación, o hace unos días, el 2 de junio, como hacemos todos los 2 de cada mes, convocamos a una movilización y estamos los vecinos, familiares de víctimas, quizás ahí podemos lograr hacer alguna notita”, explicó Alfredo Peñalva de la Asamblea La Loma, una de las más afectadas por las inundaciones.
La Loma tiene una larga y triste historia con las inundaciones. La del 2 de abril de 2013 fue una más de las que han sufrido: “en realidad hace más de diez años que nos estamos inundando. La zona baja de La Loma que es la afectada está recorrida por un afluente del Arroyo El Gato, que se llama Arroyo Pérez, ese recorrido provoca inundaciones desde hace muchos años, se hicieron obras en las décadas del ’50 y del ’60, conductos que van por ejemplo por la calle 21 y que desaguan. Ante los cambios en el medio ambiente que se están produciendo, esas obras no solamente son insuficientes, sino que han provocado la muerte de muchos vecinos, tenemos decenas de vecinos fallecidos entre las 89 víctimas que probó la investigación del juez Arias. Pero también tuvimos víctimas en el año 2002, en diciembre de 2004, y el 28 de febrero de 2008”, agregó el miembro de la Asamblea La Loma.
Desde aquella inundación de 2002, los vecinos continúan reclamando la realización de obras hidráulicas, pedidas no solo por ellos, sino aconsejadas por un estudio efectuado en 2007 por ingenieros de la Universidad Nacional de La Plata acerca de la situación en el Arroyo El Gato: “allí determinaron la necesidad de producir un ensanchamiento del arroyo desde la desembocadura hasta la altura de 143 y hacer aliviadores por la 131 y 143. Esta obra recomendada en el año 2007 no fue tenida en cuenta por el actual intendente Pablo Bruera, a tal punto que rechazó la intervención de la provincia de Buenos Aires. Tenemos una nota que hemos presentado en la justicia porque lo consideramos primer responsable de los efectos de la inundación por negarse a llevar adelante un consejo científico de la universidad, donde la municipalidad rechaza la intervención de la provincia de Buenos Aires porque había recibido fondos del gobierno nacional y había hecho un dragado, una limpieza pero no el ensanchamiento que recomendaba la universidad, lo rechazó bajo el argumento de que habían hecho la obra hidráulica más importante de la ciudad”.

Víctimas no oficiales

De aquel 2 de abril de 2013, Alfredo Peñalva relató: “los vecinos no supieron qué hacer, el caso de Juan Carlos García que intentó salir de su casa porque se asustó ante el nivel al que llegaba el agua, que estaba ya cerca del nivel de la puerta... lo llevó la correntada. Cuando la familia descubrió la situación estuvo horas esperando que vinieran desde la morgue o desde la policía, hasta que vino un efectivo que les dijo a la esposa y a la hija ‘mejor llévelo a una empresa fúnebre’, hacía más de seis horas que estaban con el cadáver en las calles 21 y 32. Y ahí surgió que el certificado médico era por una muerte natural. Entonces no hubo investigación inicial sobre su caso, y gracias a la investigación del juez Arias hoy está reconocido como fallecido, víctima fatal del 2 de abril”.
Poco antes de cumplirse el primer aniversario de las inundaciones en La Plata, el juez en lo contencioso administrativo Luis Arias dio a conocer una resolución de más de 190 fojas, resultado de su investigación en la que daba cuenta que 89 personas debían ser oficialmente reconocidas como víctimas de lo sucedido el 2 de abril de 2013. Además sumó otros 16 casos sobre los que el magistrado advirtió que no contaba con la prueba suficiente para determinar si sus muertes estaban vinculadas a las inundaciones.
En el marco de la emisión especial del programa radial La Retaguardia desde La Plata, el juez Arias dijo: “hay 16 casos, que los mencionamos en la sentencia, que no pudimos probar fehacientemente la vinculación de su muerte con el temporal, y están allí las personas que fallecieron en el Hospital Español ¿Qué pasó la noche en que se cortó la luz allí? ¿Qué sucedió cuando se interrumpió el suministro eléctrico, se inundó el subsuelo del hospital? Dejaron de funcionar los grupos electrógenos que debían dar electricidad y todo el hospital quedó a oscuras, había personas en terapia intensiva con aparatos tales como respiradores artificiales, digitales, ¿qué pasó esa noche con estas personas? Al otro día aparecieron muertas. Dos de ellas en la propia terapia, una cuando la trasladaban. Qué pasó dentro del hospital, no lo podemos saber. Los enfermeros, los médicos lógicamente no van a testimoniar en contra de sus propios empleadores, al menos no lo hemos logrado todavía, pero es una gran incógnita lo que ha sucedido esa noche ahí”.
En relación a las palabras de Arias, Alejandro Albano de la Asamblea de Inundados de Tolosa remarcó: “hoy en día nosotros estamos siguiendo muy de cerca todo lo que está pasando en relación con el fallo del juez Arias, todos los martes nos estamos movilizando ante la Cámara y principalmente estamos organizando una gran movida para el martes 17 de junio, a las 12, enfrente a la Cámara en calle 45, entre 10 y 11, con el objetivo de apoyar el fallo de Arias y rechazar lo que está haciendo el gobierno que quiere desconocer el fallo y lo que implica. La provincia dijo en un momento que los fallecidos eran 52 y a través de la investigación del juez Arias sabemos que son 89, pero además lo que desnuda todo esto es que hay un entramado de poder tendiente a tapar, que no se sepa lo que hay, e ir tras los responsables políticos que hay”.

“No puede ser que una persona muera porque llueve”

En cuanto a la situación específica en la zona de Tolosa, Alejandro Albano afirmó: “en nuestro caso, con Dora mi señora, estamos nuevos en lo que es la participación en el movimiento asambleario. Nosotros somos vecinos y siempre hemos sido eso, a partir de lo que fue la inundación nos movilizamos, sobre todo por las víctimas. Nos movilizó el hecho que no puede ser que una persona muera porque llueve. Eso fue un movilizador terrible para nosotros y nos enteramos de que unos vecinos que se juntaban en la Plaza Esperanza, que está en 6 y 528, se empezaron a movilizar, fuimos y a medida que fue pasando el tiempo nos fuimos involucrando cada vez más, y ese involucramiento fue empezar a conocer más cosas. Nosotros como vecinos sabemos que en 2002 en Tolosa nos inundamos, en 2008 la zona norte de La Plata se inundó, pero ahora lo que nos hizo esta inundación fue empezar a indagar, a conocer las causas, a entender por qué se dan todas estas cosas, y esa fue y es nuestra lucha que continúa. Nos reunimos en el Club Sudamérica y nuestra asamblea, como muchas otras, se moviliza por tres ejes: justicia, obras e indemnización”.
En efecto, la mayoría de los vecinos comenzó a movilizarse, reunirse y organizarse a partir de las inundaciones, ante la falta de reacción y respuestas de parte de las autoridades locales y provinciales: “somos nuevos en esto, producto de las desgracias los vecinos nos hemos reunido, nuestra primera reunión fue el 7 de abril del año pasado y nos hemos estado reuniendo permanentemente a partir de esa fecha hasta el día de hoy”, contó Néstor Rodríguez de la Asamblea Parque Vecinal Castelli. “Nuestros pilares fundamentales de reclamos –continuó– fueron, son y serán que se haga justicia, que se sepa la verdad de lo que pasó, que las obras que no están hechas por más que encontremos carteles Scioli, una provincia activa, no son verdad, no hay obras, ni subsidios porque no hemos recibido ayuda del Estado. Nosotros nos hemos inundado y el Estado no ha declarado estado de emergencia en La Plata, ni sanitaria, ni económica, cuando al oeste cuatro vacas se ahogan e inmediatamente a la gente del campo le decretan emergencia económica, con lo cual tiene un menú de créditos, tienen muchas cuestiones relacionadas con impuestos cuando a mí me siguen cobrando el impuesto a la camioneta”.
Mercedes Centena es una oyente fiel de Radio La Retaguardia, y en esta oportunidad se encargó de organizar y producir esta emisión especial. Además, coordinó parte del programa. En este marco, sumó un dato sobre la Asamblea Vecinal Parque Castelli: “allí se han dado a su vez connotaciones bastante específicas porque hay un puntero, un militante social del bruerismo, que ha tenido situaciones de persecución, y no sabemos quiénes han quemado la camioneta de Néstor. Es un barrio con gente mayor, un barrio antiguo de La Plata, es la bajada de una colina y ha sido especialmente damnificado y en lugar de ser recepcionados, los vecinos han sido maltratados específicamente”.
Durante las primeras horas de las intensas lluvias de aquel abril de 2013, desde la cuenta de twitter del intendente de La Plata, Pablo Bruera, se publicó una foto y se indicaba que ya estaba trabajando para solucionar los problemas que la tormenta estaba ocasionando. Sin embargo, luego se supo que el jefe comunal estaba de viaje en otro país. “Él se puede ir a descansar, no hay problema –señaló al respecto Rodríguez–, pero si yo manejo un micro de larga distancia no me puedo ir al baño sin avisarle al copiloto para que tome el volante. Bruera se fue de La Plata y no le dijo a nadie que se iba a retirar a tres mil kilómetros del lugar de su trabajo, con lo cual no sabemos quién fue el responsable de timonear las horas posteriores a la inundación, y tampoco se indaga sobre el tema, tampoco hay responsabilidades, calculo que hoy tiene más posibilidades de ir preso el motorman de Once que cualquiera de los responsables que por desidia y abandono ni siquiera están llamados a indagatoria”.
En este sentido, Centena agregó: “en su momento leí la carta orgánica de La Plata y en uno de sus artículos justamente habla de cuando se da una situación de estrago doloso o de un número grande de damnificados, el Concejo Deliberante está capacitado, habilitado para llamarlo a una indagatoria, estuvimos esperamos esa instancia y no se realizó”.
Según sumó Rodríguez, hubo incluso legisladores o concejales que presentaron una moción para conformar una Comisión que investigara lo actuado por Bruera y su equipo, pero no lograron los votos necesarios.

Democracia renga
Para Néstor Rodríguez, las autoridades políticas quieren hacerle creer a los vecinos que en realidad el 2 de abril no pasó nada: “yo quiero aclarar que en Parque Castelli hemos tragado agua de cementerio, como a todos nos ha pasado, pero cada uno habla de su experiencia, y no hemos tenido ni siquiera una garita sanitaria. Enfrente nuestro falleció un chico por leptospirosis, y sabemos que han hecho controles sanitarios de noche, ¿por qué lo hicieron de noche? Fueron médicos sanitaristas a la casa. ¿Miedo a qué tenían? ¿Por qué no fueron de día? ¿Por qué no estipularon emergencia sanitaria a todos? Porque yo tengo hijos chiquitos en casa. Todos tenemos algún gurí o un mayor en nuestras casas, y no vino ni salud pública de la provincia, ni municipal creando la conciencia de decirnos ‘ahí tienen una garita, vaya, hágase los estudios’, ni médicos infectólogos, no hemos tenido nada. La idea acá es clara. El Estado es absolutamente responsable de todo porque ya había aviso, informes de que esto iba a suceder, y volvieron a hacer la vista gorda”.
En este sentido, Rodríguez dio lo que llamó un ejemplo práctico: “yo manejo un auto, atropello a alguien, no solamente hago abandono de persona, sino que estoy viendo a quién hago acallar, cómo escondo el auto, cómo busco una figura penal para quedar limpio; la cuestión es que no le di una mano al accidentado, lo quise matar o no, no lo sé, la cuestión es que yo abandoné a la víctima, y después cometí una serie de ilícitos para ver cómo borraba la prueba. Y esto fue lo que hizo el Estado en democracia. Yo siento que desde el 2 de abril de 2013 a esta parte la democracia está cada vez más renga, porque en cuanto a derechos y garantías y superación de la problemática nada ha pasado, todos los días tenemos un retroceso”.
De todos modos, Rodríguez destacó el trabajo llevado adelante por los vecinos de Parque Castelli, tanto desde el corazón como desde la angustia: “a los seis meses creamos un monumento a las víctimas que ahora hemos juntado firmas y estamos luchando para que el Concejo Deliberante lo declare de interés municipal y que ningún trasnochado se le ocurra sacarlo, que fue declarado de interés cultural en el momento en que lo inauguramos el año pasado, pero queremos la figura como corresponde de interés municipal. Y en pocos días más estamos lanzando un libro que precisamente habla de estos relatos que se llama ‘El agua bajó, las marcas quedaron’”.

Los negocios, la desidia y la naturaleza detrás de la inundación
Sebastián Mikoluk integra la Asamblea Vecinal Ambiental de Berisso-Ensenada y es periodista. Durante la transmisión especial de La Retaguardia, contó que la misma noche de la inundación se incendió la refinería de YPF en Ensenada, una de las más grandes de Latinoamérica. “Los hornos estaban calientes, el nivel de agua fue subiendo hasta que llegó a los mecheros y es cuando vuela la planta de coque que quedó destruida. El día del incendio no se le avisó a la gente, no fue evacuada. Podría haber volado, y haber volado la ciudad de Ensenada, Berisso, parte de La Plata. Es una de las refinerías más grandes de Latinoamérica, que produce más del cincuenta por ciento de la nafta que se consume en el país”.
Mikoluk sumó otro elemento a los por qué de semejante inundación: “La Plata tuvo un gran crecimiento poblacional y se ha construido en zonas donde está prohibido por ley. En todos los municipios de la provincia, tal vez en todos los del país, hay una ley de ordenamiento territorial que te dice dónde hacer, dónde no, hay zonas que son prohibidas porque son bajas, inundables y porque nosotros vivimos sobre el río, es tierra ganada al río, Berisso, Ensenada, La Plata, es como pasa en Buenos Aires. Nos tendríamos que remontar por ahí a la época de la conquista y cómo construyeron la ciudad los españoles, porque ellos tenían un tablero de ajedrez y subieron en todas las ciudades de Latinoamérica, vamos a Colombia, a cualquier país, México, Chile, las ciudades están construidas sobre lo que se construyó, un tablero de ajedrez, sobre ríos, pendientes, por eso la contaminación y por eso se está hundiendo la ciudad del DF. No es nada casual que después de cuatrocientos años nos digamos por qué nos inundamos, y por qué el río crece, porque busca su cauce natural y es lo que pasó en La Plata, cayó el agua desde muchos más de Los Hornos, de la Ruta 36 y hasta la Ruta 2, esto viene en picada, tenemos doce metros de diferencia con Berisso, es una pendiente de doce metros, el agua por algún lado tiene que ir. El agua busca su cauce natural, su caída. Yo tuve que ir a buscar a mi hija al otro día de la inundación, y fui con el agua a la cintura en 6 y 528”.
Al igual que ocurre en otras ciudades como la Capital Federal o Rosario, en La Plata existe un importante desarrollo inmobiliario. Y esto también trae consecuencias. “Hay que calcular que en La Plata se construyeron muchos edificios –señaló Mikoluk–. En una cuadra donde había cinco casas se construyen tres edificios y estamos hablando de edificios de diez pisos, más subsuelos. Tengo amigos en Edelap, que es la empresa que distribuye la electricidad, y te dicen que los cables son de hace treinta años, entonces vuelan las instalaciones eléctricas, los caños de cloacas y así vamos sumando un montón de cuestiones, pero no solamente tenemos el tema de la pendiente que es natural sino que en Berisso, los cráneos para defender la crecida del Río de la Plata, que era un pedido que venía de hace muchísimos años, hicieron un terraplén costero. No estamos hablando de un terraplén como se hizo Holanda, que está metida dos metros bajo de la cota gdel mar, pero además el tema es que nosotros no somos Holanda, somos Argentina. Acá hicieron un terraplén costero que defiende a todo lo que es la franja costera de Berisso de la crecida del Río de la Plata. La crecida mayor que ha habido del Río de la Plata hace bastantes años, estamos hablando de cerca de cuatro metros. El terraplén se hizo a cuatro metros de altura. Tiene un montón de falencias porque han hecho un gran negocio. Tenemos ese gran problema de que el agua baja y se frena como si le pusieras una puerta, llega hasta ahí el agua y no baja, por eso también nos inundamos en Berisso. Después del 2 de abril, a nosotros nos pasó el 2 de mayo, llovió y nos inundamos y el agua no salía, porque el terraplén tiene un montón de falencias, supuestamente hay una ingeniería hecha, hay bombas que supuestamente expulsan el agua hacia el río, pero no funcionaban porque faltan las bombas, no tienen los grupos electrógenos y está todo a medio hacer. Estamos a ese nivel de conflicto”.

Nuevo puñal
Al ser consultados sobre si se están realizando tareas para evitar nuevas inundaciones, Rodríguez destacó que solo hay una obra grande, pero que no se trata justamente de una obra hidráulica y necesaria para los vecinos: “si uno toma la Autopista Buenos Aires-La Plata en dirección a Capital Federal, está sobre el costado derecho del Arroyo El Gato. Hasta hace algún tiempo vimos un gran pozo, lo están trabajando, y supusimos que era una obra no declarada de la provincia respecto al ensanche del arroyo, pero no es así, es un emprendimiento privado, es una locura, justo en la desembocadura del Arroyo El Gato donde hay bañados, al costado de la autopista están construyendo un country. Pertenece al partido de Ensenada, a la vera del Arroyo El Gato, están elevando metros de tierra para hacer un country, con lo cual no se van a inundar ellos porque van a bajar por autopista pero están complicando enormemente el drenaje del agua, porque estamos hablando de que no se tiene que tocar la cuenca. El gran problema que tenemos en los barrios más carenciados, a los que literalmente el agua se los llevó puestos, es que los patios de las casas humildes limitan con la cuenca del arroyo. Acá otra clase de poder adquisitivo decide crear al costado de la cuenca un dique de contención, con lo cual el agua no se va a estar desparramando, con lo cual ante una lluvia extraordinaria de sesenta milímetros, nada más, nos están complicando la vida. O sea que la única obra visible que hay es esa. Ya hemos presentado denuncias, hay asambleas que lo han hecho. A la Secretaría de Medio Ambiente, ante la autoridad del agua, a ingenieros. Todos reconocen que la obra está, que es un emprendimiento privado, y en una reunión formal que hemos tenido en el Ministerio de Infraestructura nos dijeron que estarían viendo cómo la pueden frenar, lo cual es raro que no se frene ya porque sabemos que no son tierras aptas. Es un puñal más para quienes somos inundados y pasamos por ahí, que después ni aun habiendo 89 muertos tenemos algo de decoro por quienes nos representan”, explicó el integrante de Asamblea de Parque Vecinal Castelli.
“Habría que rastrearles la ordenanza de uso del suelo –se sumó Mikoluk–, porque muchas veces los municipios como están en complicidad lo que hacen es modificar la ordenanza de uso del suelo y te sacan un terreno que es bajo y no se puede construir te lo cambian a uno urbanizado o que se puede urbanizar, y ahí te hicieron el cambio. Entonces cuando el Ministerio de Infraestructura se dé cuenta, si es que no lo saben ya, ya va a ser tarde”.
Albano de la Asamblea de Inundados de Tolosa agregó: “dentro de las obras se tiene que relocalizar una serie de viviendas que están a la vera del Arroyo El Gato. La primera etapa son 120 viviendas y se están haciendo en el lugar que se están haciendo precisamente porque la Municipalidad de La Plata mediante una ordenanza cambió el uso del suelo, porque era una zona industrial y la pasaron a una zona urbanizada para viviendas sociales. Está puesto así en la ordenanza, cuando uno la mira entiende mucho de lo que nos está pasando”.
Al respecto, Rodríguez elaboró otra teoría: “se están expropiando tierras porque nos lo han reconocido, a la margen del Arroyo El Gato por el momento en que se vaya a ensanchar, tienen que tomar tierras privadas. Mi duda está en cuando tomen ese predio cuánto más va a valer,  porque nos sabemos cuánta plata puso el dueño, que debe ser un personaje muy particular, para la remoción de tierra, pero va a decir que acá tenemos lucro cesante y que se lo van a tener que pagar. Esa es la gran duda que tengo respecto a ese emprendimiento, quizás saben de antemano que no se podía hacer ahí”.
Todos los asambleístas coincidieron en la disociación que existe entre el poder político y las necesidades reales de la población, y cómo operan en paralelo, apoyándose unos a otros el Concejo Deliberante de La Plata y los poderes Ejecutivo y Legislativo de la provincia, sin tener en cuenta a quienes los votaron.

Acerca del puerto
Durante la emisión especial de La Retaguardia, Sebastián Mikoluk se refirió especialmente a los negocios que hay detrás del manejo del puerto de contenedores de La Plata: “este proyecto viene de la década del noventa, se llamó Atlantic 21 y era para desarrollar el puerto, se pinchó en el camino, no pasó nada. El puerto de La Plata que era nacional, se provincializó y la idea que tuvo la provincia fue crear el Consorcio del Puerto de La Plata para que administre lo que Nación le había cedido. El Consorcio empezó a trabajar sobre el puerto pero en cosas muy puntuales como el tema de las escolleras, etc., pasaron los años y (Daniel) Scioli con su gabinete pensaron qué hacer con el puerto y dijeron que necesitaban una inversión privada. Aparecieron unos filipinos que tienen otros puertos en la Argentina y en Latinoamérica, por ejemplo en Rosario tuvieron un conflicto y se tuvieron que ir por esas cosas turbias y oscuras de los manejos de los contenedores. Pero la gran idea que tuvo Scioli fue cederles la explotación de un sector del puerto de unas 42 hectáreas para depósito de contenedores, como en Capital no dan abasto vieron cómo hacer para distribuir las cargas. Esto genera todo un movimiento de plata. El proyecto del puerto son más o menos cuatrocientos millones de dólares, supuestamente se va a inaugurar en setiembre, lo iban a hacer en marzo, después en junio y ahora setiembre. Todo esto tiene que ver con que los muchachos fueron tan inteligentes y brillantes que primero hicieron la terminal de contenedores y después pensaron en los caminos de salida de la terminal. Ahora están haciendo las calles, nosotros desde la asamblea Salvemos al Monte presentamos un proyecto en el Concejo Deliberante para que activen las vías del ferrocarril. En Berisso funcionaros durante muchos años los frigoríficos y ahí hay vías que no están activas, pero existen y nosotros pedimos en base a un estudio que hizo un ingeniero ferroviario el desarrollo del tren para sacar los contenedores en tren y no en camiones. Se evita así el camionerío, ya que serían en principio 380 camiones por día. La cuestión es que la salida de los contenedores representa una infraestructura vial importante. En Villa Elisa también tenemos la continuación de la Autopista Presidente Perón, que supuestamente serviría para hacer un anillo conector con el puerto de La Plata, se metería en el Parque Pereyra”.
A esta explicación se sumó Néstor Rodríguez quien señaló que previamente había un recurso de no innovar por parte de un juez que prohibió atravesar ese pulmón verde: “tengamos en cuenta que en 2002 la inundación viene en parte de esa zona también y mucha culpa se le estaba echando al tema de que la autopista cometió o cumplió las veces de dique, ahora hacen otra paralela ya en un pulmón verde en Villa Elisa donde el daño ambiental es irreparable, y antes de que un juez levantara la prohibición ya se estaba hablando de la Ruta 6 y la Avenida 90. Hay toda una lucha de Villa Elisa y toda la zona norte para que no se haga la ruta por ese lado”. Pero una vez más, las autoridades políticas parecieran no escuchar las necesidades y reclamos de los vecinos.

Las voces de las asambleas de Inundados de Tolosa, la Vecinal Parque Castelli, de La Loma y Berisso-Ensenada se pudieron escuchar en esta emisión especial que Radio La Retaguardia realizó, con la producción de Mercedes Centena, en la Casa del Pueblo. No es casualidad que el programa se haya podido desarrollar allí, ya que la Casa del Pueblo tiene relación con algunos de los integrantes de las asambleas y ha sido sede, incluso, en tres oportunidades de la recepción de las donaciones que desde todo el país llegaron para dar una mano a las víctimas de las inundaciones. Una mano que debería venir principalmente desde las autoridades locales, provinciales y nacionales, algo que parece una obviedad, pero que tal como lo relataron los vecinos de La Plata, no lo es.
La necesidad y la solidaridad hizo que quienes vivían en los barrios y zonas afectadas dejaran de saludarse apenas cuando se cruzaban por la calle, y pasaran a reunirse, conocerse, organizarse y juntos salir a reclamar y exigir por sus derechos, a pelear para que una tragedia evitable como la del 2 de abril no vuelva a suceder. 

0 comentarios:

Publicar un comentario