29 jun. 2014

El segmento de la nota de La Nación
a Victoria Donda que generó polémica.
(Por La Retaguardia) A partir de los dichos de la actual diputada nacional y nieta recuperada en los que afirmó que perdonó a su apropiador, Juan Azic, y que la justicia y la sociedad debían encargarse del resto, dialogamos con el abogado querellante en la Megacausa ESMA, Rodolfo Yanzón, y con Víctor Basterra, sobreviviente de ese centro clandestino de detención, tortura y exterminio. Debatimos acerca de la distinta vara con la que se juzgan dichos y acciones de hijos de desaparecidos y nietos recuperados en función del partido político al que pertenecen; y nos dimos tiempo para reflexionar sobre el juzgamiento de los represores y el largo camino que aún queda por delante.

En una entrevista realizada por el diario La Nación, la diputada y nieta recuperada Victoria Donda afirmó: “Perdoné a mi apropiador por lo que me hizo a mí. Del resto deben encargarse la sociedad y la Justicia”, frase que incluso fue título de esa nota que despertó todo tipo de repercusiones. Muchos la atacaron por lo que dijo pero también por estar hoy dentro del heterogéneo grupo que conforma la llamada oposición.
A propósito de lo que dijo Donda y de quiénes la juzgan, Oral y Público dialogó con el abogado querellante en la causa ESMA, Rodolfo Yanzón, integrante de la Liga Argentina por los Derechos Humanos, quien señaló: “me parece que cuando suceden este tipo de entrevistas, se cruzan cosas que van más a lo coyuntural, a la política del día a día y no hacen una reflexión mucho más amplia, que tenga que ver con la historia, con miras hacia el futuro, con construir algo. Me parece que hay muchos que opinan y lo hacen desde el facilismo, y hasta desde la pelotudez diría yo. Como primer paso fundamental hay que separar esta cosa de la política del día a día, no podemos pensar en Victoria Donda si la vemos como la opositora, por lo tanto todo lo que diga está mal, esto es lo que muchos kirchneristas terminan haciendo lamentablemente. Como Victoria Donda dejó de ser oficialista, se la ataca”.
En este punto, Yanzón recordó un hecho ocurrido hace más de un año cuando el secretario general del gremio de los judiciales e integrante de la CGT hoy opositora, Julio Piumato, todavía en su rol oficialista, salió a criticar a Victoria Donda y además a compararla con su tío Adolfo Donda, miembro del grupo de tareas de la Armada y condenado por crímenes cometidos en la ESMA: “cuando era kirchnerista, Piumato comparó a Victoria Donda, nacida en la ESMA en cautiverio, con su tío el represor y torturador. Esto obviamente derivó en una serie de críticas y fundamentalmente un repudio por parte de Libres del Sur y concretamente de Victoria Donda. Me parece que esto viene de la misma manera. Como es opositora y dice algo que no nos gusta la vamos a matar, y me parece que tenemos que salir de esta cosa de pensar la política del día a día y ver mucho más allá”.
“Yo puedo estar en acuerdo y en desacuerdo con muchas cosas que dice Victoria Donda –continuó Yanzón–, pero me parece que hay que respetar por un lado lo personal, y por otro lado ver lo político que se desprende de las palabras de Victoria Donda, y desde lo político ella se paró bien en ese reportaje porque lo que ella dice es que a este tipo lo quiere pero hizo esto y tiene que estar preso y lo juzgaron y listo. En ningún momento se puso a defender un represor”.
En relación a estas palabras de Yanzón, vale destacar el siguiente fragmento de la entrevista de Donda a La Nación: “El amor no puede cancelarse de manera forzada. Para mí sería mucho más fácil, no tendría contradicciones. Pero, ¿qué ser humano no tiene contradicciones?”

Lo que se puede y lo que se quiere

Sin duda, es necesario entender que los afectados por el Terrorismo de Estado han hecho con lo que les sucedió lo que han podido, y no necesariamente lo que han querido. En muchos casos, eso que han podido hacer es contarle a la sociedad lo que sucedió y a partir de ahí, por ejemplo, llevar adelante los juicios que actualmente se desarrollan en todo el país.
Para Yanzón, hay que dar tiempo a los nietos recuperados para que puedan procesar su historia: “no sólo a Victoria Donda sino a mucha gente que está como ella, que al día de hoy lamentablemente sigue queriendo al apropiador o a la apropiadora que durante muchos años pensaron que eran su papá y su mamá. De las palabras de Victoria Donda en esa entrevista salen muchísimas cosas, pero me parece que para empezar hay que pararse por un lado en que lo político ella lo resuelve bien, ella dice que a los represores hay que juzgarlos y tienen que estar presos. Ella llama Juan a Azic, el apropiador, y le dice además ‘yo públicamente a Juan le digo mi apropiador’, o sea un elemento más para agregar al debate y decir que Victoria Donda se para bien con este tema. Ahora, a mí me gustaría que en lo personal ella pudiera resolver de otra manera la relación con su apropiador, me encantaría que lo repudie personalmente algún día, pero este es un tema que yo se lo tengo que dejar a Victoria Donda, no soy quien porque ella es la que sufrió, ella es la que tiene que dar vuelta su cabeza como si fuera ese cubito de colores a ver si encaja o no encaja cada pieza. Ella vivió veinte años pensando que era una persona y de un día para el otro se enteró que es Victoria Donda, hija de desaparecidos. Y yo a esa persona le tengo que dar un tiempo y no la puedo matar como salieron a matarla por el solo hecho de que no me gusta dónde está parada políticamente”.

La línea de comprensión

A la charla se sumó Víctor Basterra, sobreviviente de la ESMA a quien Yanzón representa en el tercer tramo de la Megacausa que actualmente se encuentra en juicio en los tribunales de Comodoro Py.
Basterra explicó que comparte las palabras de Yanzón y señaló que se trata de problemas muy complejos que no pueden analizarse desde una posición unilateral: “algunos aspectos los tiene que resolver por un lado Victoria, y por otro lado nosotros tenemos que partir de una línea de comprensión, no de justificación ni de agresión, sino de comprensión. Lo único que yo diría es que hay que ser más prudente también por el lado del que emite la opinión porque Victoria Donda es una persona pública y no habla con un amigo en un bar sino que cuando emite una opinión, y además a un periodista de un medio que tiene una doble vuelta siempre, le llega a miles y miles de personas y puede ser interpretado de mil formas. Lo que sí, yo desde mi posición siempre voy a ser comprensivo y prudente en esta historia porque es muy compleja y dolorosa. Justamente hace unos días estábamos analizando con compañeros que habían pasado por situaciones muy complejas, difíciles, no por el tema de Victoria Donda, sino simplemente por otros temas que hacen a la posición que tienen muchas veces los hijos sean los que han salido de la apropiación, los que han recuperado su identidad, como aquellos que han sido tratados en su momento por familiares directos, pero que los han apartado de lo que es la pelea por los derechos humanos, la necesidad de la búsqueda de la verdad, la justicia, y luego se han instalado con un profundo resentimiento, dolor, sufrimiento, y estos tienen situaciones complejas que resolver”.
Para Basterra también se han cometido errores al ubicar a los hijos en posiciones de importancia institucional: “muchos de ellos han terminado creyéndose que han sido luchadores a lo largo de toda su vida, esto también hay que mirarlo con cuidado”, agregó.
Al ser consultado sobre el protagonismo político que desde los partidos les han dado a sobrevivientes y nacidos en cautiverio, y cómo ese perfil público pudo haber influido en la manera en que van llevando adelante sus historias, Yanzón reflexionó: “hay casos y casos. Me parece que cada uno de ellos es una complejidad distinta. Victoria Donda era militante política antes de enterarse de que era Victoria Donda, por lo tanto ahí hay un elemento que hay que agregar. Ella era militante antes de la restitución de su identidad. Cuando vemos en el kirchnerismo hijos que por el solo hecho de ser hijos terminan siendo militantes, yo ahí ya veo una utilización que la verdad me preocupa porque veo que se está utilizando a una persona por el solo hecho de haber padecido las consecuencias del Terrorismo de Estado, y quizás salga un gran militante, un gran dirigente político, no lo sé, pero me preocupa en principio esto de que pueda haber una utilización política, y algo espurio en eso abriga”.
Además, Yanzón se refirió a la distinta vara con la que se miden las acciones de los hijos de desaparecidos: “a Victoria Donda salieron a morderle la yugular un montón de kirchneristas que nunca dijeron nada de esos chicos de La Cámpora que también son hijos de desaparecidos y que han votado leyes en el Congreso o han propiciado proyectos de ley que claramente reivindicaban la teoría de los dos demonios. No es necesario ir al detalle de esas leyes, pero quiero decir que se la termina matando a Victoria Donda porque no es kirchnerista y con otros se callan, cuando la postura de Victoria Donda y pienso en esos proyectos de ley, pero también en la cuestión del general (César) Milani, donde ella jugó un buen papel, dijo: ‘este señor no puede estar a cargo del Ejército con las sospechas que tiene en su contra’, y otros, lamentablemente, hasta organismos de derechos humanos que se han callado con el tema Milani y al día de hoy se siguen callando... entonces me parece que hay también una cosa de ver de distinto modo por un lado, y por el otro de utilizar burdamente algunos temas que son altamente sensibles para la sociedad argentina”.

Acerca de la idea del retroceso tras los avances

En este punto y a partir de las reflexiones de Víctor Basterra en el programa anterior de Oral y Público acerca de un posible retroceso en la política oficial de derechos humanos, se le consultó a Yanzón su impresión sobre el tema: “rescato y hasta comparto un poco la inquietud de Víctor. Me parece que han existido en esta gestión, o podemos decir en los gobiernos del kirchnerismo, avances importantes en materia de derechos humanos que lamentablemente, al menos en los últimos tiempos, se han visto tambaleados por algunas posturas bastante enojosas para quienes desde hace años venimos trabajando, insistiendo en la necesidad de sostener y revitalizar la noción de los derechos humanos. No hablo solamente del caso Milani, sino también de los proyectos de ley que algunos miembros del Frente para la Victoria han tratado de aprobar, algunos lamentablemente los aprobaron, y pienso en las leyes antiterroristas, antes en las leyes Blumberg con Néstor Kirchner como presidente, han existido distintas cosas que la verdad hicieron mucho ruido en el ámbito de los derechos humanos. Pero el caso Milani desde luego ha sido una bisagra porque además en aras de sostener a este señor terminan involucrando a los organismos de derechos humanos, algunos de ellos en la misma Plaza de Mayo del último 24 de marzo, que terminan diciendo que contra Milani no hay nada y que por lo tanto puede seguir donde está, cuando hace por lo menos seis meses que ya se sabe claramente que a Milani hay que pedirle la declaración indagatoria como imputado, entonces están pasando cosas graves en el ámbito de los derechos humanos, y me parece que se van a terminar llevando puesto a más de uno y va a ser terrible, porque me parece que la lucha de treinta y pico de años de Madres, Abuelas, sobrevivientes, Hijos, no tiene que ser bastardeada de esta manera, me parece que la utilización que se está haciendo del tema y de dirigentes, militantes, de familiares, sobrevivientes es, podríamos decir para no ser tan categóricos, un riesgo que a mí me asusta un poco, y habrá que ver cómo sigue desarrollándose esto hasta el 2015. Creo que en 2015 desde luego va a haber algún cambio en esto pero me parece que no hay límites en esta cosa de cómo se utilizan los espacios con tal de llevar la delantera”, respondió el abogado querellante en la causa ESMA.

Sobre el tercer juicio por la megacausa ESMA

Respecto a este proceso, que se inició en noviembre de 2012, el abogado Rodolfo Yanzón afirmó que ya se han comenzado a escuchar a los testigos ofrecidos por las defensas de los represores: “estamos haciendo esfuerzos para llegar a la etapa de alegatos antes de fin de año, esperemos que esto se pueda cumplir; para mí, para todos, sería un gran logro que pudiéramos terminar con este juicio a más tardar a principios de 2015. Sabemos además que hay una sentencia previa que ya fue confirmada por la Cámara de Casación Penal donde entre otros está condenado Donda, el tío de Victoria, y además sabemos que hay todavía tramos de hechos que continúan investigando el fiscal Eduardo Taiano, el juez federal Sergio Torres, es una causa que va a seguir dando novedades seguramente en el transcurso de los próximos años, como otras megacausas que van a estar abiertas muchos años más a la búsqueda de otros represores”.
En este sentido, Yanzón señaló que hasta el momento se ha llegado a identificar y juzgar “a una pequeña porción del elenco que fueron los grupos de tareas de los distintos centros clandestinos” y realizó un balance positivo de lo actuado hasta aquí aunque dejó abierta la puerta a la esperanza de que se conozcan nuevos datos: “nosotros estamos más que satisfechos de haber llegado a este presente, con sentencias ya consolidadas, con un proceso de justicia consolidado, pero sabemos también que falta muchísimo, falta mucha información que obviamente nosotros no la podemos obtener, estamos siempre esperando que alguno de ellos abra la boca, dé información sobre las víctimas, pero que también se pueda lograr dar con otros miembros de los grupos de tareas porque desde luego estamos con una falta importante; entre otras cosas en el tramo por el que se está realizando ahora el juicio oral de la ESMA hay algunos que están acusados de haber participado en los vuelos de la muerte, ahí tenemos un punto oscuro muy grande, porque sabemos poco y nada, entonces hace tanta falta información. Dentro de pocos meses vamos a tener el final de este tercer tramo de juicio por crímenes cometidos en la ESMA, pero va a haber un cuarto, un quinto, seguramente”.
Queda mucho camino por delante en el juzgamiento de los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico militar, pero existen organismos, sobrevivientes como Basterra y abogados como Yanzón que continuarán peleando por la memoria, la verdad y la justicia, más allá de las disputas partidarias. Mucho más allá.

0 comentarios:

Publicar un comentario