30 jun. 2014

(Por La Retaguardia) El fiscal a cargo, Diego López Ávila, pidió análisis de ADN para los doce sospechosos por el crimen de la joven tucumana, ocurrido en 2006, entre los que se encuentran Gabriel, uno de los hijos del gobernador José Alperovich. Dialogamos durante el programa radial La Retaguardia con Alberto Lebbos, el papá de Paulina, quién dejó una sentencia: "están protegiendo a alguien muy poderoso".

“El fiscal que se hizo cargo de la causa hace poco tiempo ha dispuesto una serie de medidas orientadas a la investigación, entre ellas, una muestra de ADN mitocondrial para hacer una comparación con cabellos humanos encontrados en la ropa de Paulina que no eran de ella. Esa muestra se la va a comparar con doce personas que están sospechadas de haber participado del homicidio de Paulina, entre ellas uno de los hijos del gobernador José Alperovich, de nombre Gabriel, y otra persona que es el hijo del secretario privado del gobernador que se llama Sergio Kaleñuk, y diez personas más a las que se les va a extraer estas pruebas genéticas. Nosotros lo venimos pidiendo hace ocho años y el fiscal que tuvo a su cargo la causa, un hombre pervertido que se llama Carlos Albaca, formaba parte de la banda de encubridores que tiene esta causa por la que no se descubren a los homicidas, no hizo las pruebas, no tomó las medidas correspondientes, por el contrario se dedicó a amparar a los delincuentes”, explicó Alberto, el papá de Paulina, en diálogo con La Retaguardia.
Paulina Alejandra Lebbos tenía 24 años, un hijo de cinco y estudiaba la carrera de Comunicación Social en la Universidad Nacional de Tucumán. El 25 de febrero de 2006 fue a bailar y fue vista con vida por última vez esa madrugada cuando a bordo de un remís dejó a una amiga en la casa para dirigirse a la de su novio. Pocos días después, su cuerpo fue hallado a la vera de la ruta a unos treinta kilómetros de la capital tucumana.
Recién ocho años después se logró este pedido de muestra de ADN gracias, en palabras de Alberto Lebbos, a la lucha constante, el apoyo de mucha gente amiga, y los compañeros de la Comisión de Familiares de Víctimas de la Impunidad de Tucumán, que está formada por familias y víctimas de delitos impunes; además de “la prensa libre e independiente que no ha dejado que el caso quede invisible como otros tantos”.
“Acá quedaron en absoluta evidencia las maniobras de encubrimiento que están digitadas desde el más alto nivel del poder político de Alperovich y su esposa Beatriz Rojkés (actual senadora nacional y hasta diciembre pasado presidenta provisional del senado), que siguen cobijando y protegiendo a los encubridores, altos funcionarios del Ministerio de Seguridad de la Policía de Tucumán y de la justicia, como el fiscal Albaca, como el jefe de los fiscales, (Luis) De Mitri, con el agravante de que le dan la jubilación en tiempo récord. Por ejemplo, Albaca va a cobrar una jubilación de 53.000 pesos con el 82% móvil, cuando ya está comprobado que no solo ha cometido terribles delitos en el caso de Paulina, sino que después de veintidós años de actuación en la fiscalía le hacen una auditoría y detectan una cantidad increíble de delitos cometidos en su fiscalía por él. Sin embargo, este hombre se va premiado con una jubilación de 53.000 pesos”, agregó Lebbos.

La teoría del grupo de asesinos

Alberto no tiene dudas respecto a la participación de más de una persona en el asesinato de su hija: “a Paulina la secuestraron, la tuvieron desaparecida quince días, después la tiraron a treinta kilómetros de la capital tucumana, indudablemente esto es obra de una banda, y de alguien muy poderoso porque no se va a movilizar toda una estructura del gobierno de la provincia de Tucumán, del gobierno de Alperovich, la estructura mayor, Ministerio de Seguridad, Jefatura de Policía, legisladores que han participado porque le han dado blindaje de encubrimiento a estos delincuentes que se disfrazan de funcionarios. Los funcionarios del Poder Judicial no van a armar un montaje de encubrimiento tan impresionante para proteger a un ciudadano simple, están protegiendo a alguien muy poderoso, que hasta el día de hoy logra eludir la acción de la justicia justamente por esta maniobra de encubrimiento”.
En este sentido, Lebbos sospechó desde un comienzo que en el asesinato de Paulina estaba involucrada gente poderosa: “desde el momento en que desapareció Paulina nosotros la buscamos, pero yo veía la actuación de la policía que decía que la buscaba y no la buscaba, o el ministro de Seguridad de ese entonces, Pablo Baillo, un tipo que viene de las filas del bussismo, de la dictadura, y sigue contratado con sueldos altísimos por Alperovich sin que se sepa qué tarea desempeña, decía que pedía ayuda y mentía, decía que la buscaban y mentía. Ahí empecé a sospechar que pasaba algo extraño, después terminé de confirmarlo cuando fue el hallazgo de Paulina, el propio jefe de policía, Hugo Sánchez, un delincuente, decía que la habían encontrado ellos cuando era absoluta mentira. O sea que hace más de ocho años que venimos denunciando estas maniobras de encubrimiento y quedó ahora demostrado en el juicio que se le ha hecho a tres policías de menor rango que están condenados por encubrimiento agravado, y la investigación sigue en contra de todas estas lacras, altos funcionarios, y está determinado por la justicia. Ya no es que lo digo yo, lo dice el doctor Bernardo Lobo Bugeau (abogado del Programa Nacional de Lucha Contra la Impunidad que depende del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación), que ha sido comisionado por la Secretaría de Derechos Humanos para hacer una compulsa del expediente, en una auditoría, sumario administrativo que le han hecho al fiscal Albaca, está absolutamente comprobado el delito de encubrimiento agravado y abuso de autoridad, una serie de delitos en el marco de la investigación. Todo eso no se va a hacer si no es para proteger a alguien poderoso, se lo ha hecho a sabiendas y con la orden de Alperovich, porque él tiene pleno conocimiento de la situación, sin embargo sigue protegiendo a esta banda de delincuentes”.

El caso de Paulina y el rol de los medios de comunicación

A todo esto se suman los inconvenientes que tuvo la familia de Lebbos para lograr que el hecho fuera difundido por los medios de comunicación tucumanos: “hemos tenido terribles dificultades hasta que el caso fue tomado por los grandes medios en Buenos Aires, y saltó allí con mucha repercusión. Hace ocho años que venimos luchando. Nosotros no queremos premios, ni plata, ni subirnos a ningún escenario; queremos justicia y que los culpables paguen sus consecuencias, y que estos encubridores, empezando por el perverso clan que gobierna la provincia de Tucumán, paguen las consecuencias de sus malas acciones. En los medios de comunicación hay honrosas excepciones, periodistas corajudos que no tienen miedo, que se animan a mostrar la verdad, pero está el drama de cientos de familias, cuyos casos están invisibles, no se conocen. La invisibilidad forma una línea brutal con la impunidad.  Por eso nosotros valoramos muchísimo el trabajo de la prensa”.
Está previsto que las muestras de ADN a los doce sospechosos se terminen de tomar a comienzos de esta semana. El material obtenido será remitido a la Universidad de Buenos Aires, específicamente a la Facultad de Bioquímica, Química y Farmacia, donde el genetista Daniel Corach hará los peritajes y las comparaciones. Sin embargo, el abogado de Gabriel Alperovich presentó un escrito pidiendo un cambio de fecha para la toma de sangre ya que el joven estará en Buenos Aires hoy, que era el día previsto para la toma de la muestra. En tanto Kaleñuk sí dejó su muestra en el día de hoy.
“Ojalá que se sepa la verdad. En mi familia preferimos que estén millones de culpables libres y no un inocente preso, pero para eso hay que investigar, hay que dejar que el fiscal trabaje en libertad, acá han amenazado de muerte a todos, inclusive al fiscal y nos someten a terribles presiones, coacciones, y eso se hace para proteger a los delincuentes, a los homicidas que deben ser muy poderosos”, cerró Alberto Lebbos la entrevista con La Retaguardia, con la misma fuerza de siempre para lograr que los asesinos de su hija Paulina sean juzgados y condenados.

0 comentarios:

Publicar un comentario