16 jun. 2014

La entrevista fraguada con
una secuestrada en la ESMA
(Por La Retaguardia) A partir del inicio del Mundial de Fútbol 2014, hablamos de aquel 1978 y las sensaciones contradictorias que generó en los militantes. Tras la declaración ante la justicia del director de la Revista Para Ti sobre la entrevista fraguada a Thelma Jara de Cabezas, recordamos la fuerza y la dignidad de esta mujer que estaba secuestrada en la ESMA cuando la "entrevistaron". Todo esto a través de las reflexiones de Víctor Basterra durante una emisión del programa radial Oral Y Público.

De pasiones y contradicciones

“En el Mundial ’78 estaba afuera (de la ESMA) y vivía esa especie de contradicción de alentar a un equipo argentino manijeado por la dictadura cívico militar, impuesto como todas las pasiones populares como un elemento de propaganda de la dictadura”, reflexionó Víctor Basterra, sobreviviente de la ESMA, en diálogo con Oral y Público.
“Por otro lado, a mí me encanta el fútbol –continuó– y por supuesto quería que gane Argentina. Yo no entraba en ese principismo casi absoluto de decir que lo despreciaba, porque yo separo siempre lo que son las pasiones de lo racional, y en realidad lo racional negativo en este caso era la utilización de las pasiones porque a los tipos no les interesaba un coño el fútbol pero sí les interesaba tener prensa y quedar con buena imagen hacia el exterior, cosa que estaba bastante mal la historia, pero ellos querían utilizar eso. No olvidemos que en el ’78, después, se establecieron otras pasiones como fue el enfrentamiento con Chile (el diferendo por el Canal de Beagle), fue toda una sucesión de situaciones emotivas muy graves en la que estaba involucrada una parte del pueblo argentino que estaba siendo absolutamente derrotado en sus aspiraciones emancipatorias”.
En este sentido, para Basterra el Mundial de Fútbol ’78 servía para darle un golpe final a la separación de las pasiones. En aquel año, él se encontraba, tal como lo definió, activando a pleno: “estaba trabajando en una fábrica de valores bancarios, estaba haciendo un lío bastante grande en esa época, y además hacía otras cosas que tenían que ver con las formas organizativas que estábamos tratando de llevar adelante en la dispersión”.
En cuanto a su relación actual con el fútbol, afirmó: “me gusta, estoy enterado, miro de a pedazos y me voy dando cuenta quién tiene una preeminencia o una potencia porque he jugado bastante al fútbol y me gusta el buen fútbol, no entro en la vorágine de que ‘no me interrumpan porque voy a ver Camerún con Nigeria’. El fútbol está bien, un pedacito, pero después la realidad no se puede tapar. Ese espectáculo no me puede tapar la realidad”.

Las comidas de la Tía Thelma

Tras haber logrado varias postergaciones, finalmente el periodista Agustín Bottinelli se presentó el miércoles 11 de junio ante los tribunales de Comodoro Py para prestar declaración indagatoria.
En 1979, Bottinelli era el director de la Revista Para Ti donde se publicó una entrevista apócrifa a Thelma Jara de Cabezas, quien se encontraba secuestrada en el centro clandestino de detención tortura y exterminio de la ESMA.
En la declaración ante el juez Sergio Torres, Bottinelli culpó por lo sucedido con la entrevista a Aníbal Vigil, uno de los dueños de la Editorial Atlántida, ya fallecido.
“Lo notable del caso es que no se lo haya mencionado a Chiche Gelblung, que estaba como jefe de redacción del conjunto de Editorial Atlántida. Así que tenía que ver con Para Ti y todas las publicaciones que tenían”, afirmó Basterra.
En aquella entrevista fraguada, que se publicó en la edición número 2983 de la revista Para Ti del 10 de septiembre de 1979, le hacían decir a Thelma Jara de Cabezas que las madres argentinas debían estar alertas y vigilar de cerca a sus hijos: “es la única forma de no tener que pagar el gran precio de la culpa como estoy pagando por haber sido tan ciega y tan torpe”.
En otro momento de la nota podía leerse el siguiente diálogo:
Periodista: ¿En quién confía hoy?
-Thelma: En Dios.
-P: ¿Qué le pide hoy a Dios?
-T: Que no haya más madres desesperadas, ni chicos equivocados.
“Eso fue un armado absoluto –aseveró Basterra en Oral y Público–, de esas situaciones tan terribles, en aquel momento yo hubiera pegado un garrotazo en la cabeza a estos hijos de puta de manera muy brutal. Aprovechar esas situaciones. Y encima muchos de los familiares después despreciaron a Thelma. Ella era una de las fundadoras de Familiares, es una mujer que tuvo una dignidad absoluta, tenía un hijo desaparecido y otro preso. Consideraban que era una traidora, encima no la dejaron explicar... Pero ella sabe que tiene todo el cariño de millones de personas”.
Víctor Basterra conoció a quien llama “la Tía Thelma” en cautiverio, y coincidieron durante un tiempo cuando los secuestrados en la ESMA fueron trasladados a la Isla El Silencio en el Delta de San Fernando, a partir de la visita que hizo la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a la Argentina en 1979. “Estábamos un grupo de doce, catorce compañeros, todos hacinados en la casa chica, y ella estaba en la casa grande cocinando con Blanca Firpo, Betty. Ellas nos cocinaban. El único aliciente que mirábamos con un poco de expectativa y ansiedad era cuando llegaban los bifes hechos por la tía Thelma y Blanca”, recordó Basterra.
Tiempo después, Víctor volvió a encontrarse con Jara de Cabezas: “es una mujer muy dulce, tierna, y muy sufrida. Ella tenía a su hijo preso y otro desaparecido, esperando que por ahí apareciera, y en esas condiciones no es fácil moverse”, describió.
A partir de la declaración indagatoria a Bottinelli, el juez Torres tiene diez días hábiles para decidir su situación judicial, y empezar a llevar un poco de justicia a la vida de Thelma Jara de Cabezas.

0 comentarios:

Publicar un comentario