14 jun. 2014

(Por La Retaguardia) El periodista Alberto Moya publicó un libro acerca del hombre fuerte del distrito en el que vive. Sus páginas refieren a los negociados y las denuncias contra el ex intendente de Berazategui, ex secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación y actual diputado bonaerense por el Frente para la Victoria (FPV).
Moya estuvo presente en una emisión especial que el programa radial La Retaguardia realizó en La Plata.




“El máximo referente en materia de destrucción ambiental o de desidia respecto del cuidado de la ecología fue el intendente de donde yo vivo: Juan José Mussi. Ahora dejó al hijo en ese cargo, pero sigue siendo el que maneja el distrito desde hace un cuarto de siglo. Es el más longevo de los barones del conurbano desde que murió Quindimil”, así describió el periodista Alberto Moya a Juan José Mussi, protagonista de su libro “Y después la gente va y lo vota”.
En relación a los inicios de Mussi como intendente de Berazategui, Moya detalló: “al principio se mandaba la parte. Él fue conocido en 1987 porque agarraba la pala y la carretilla y se ponía a trabajar al lado de los vecinos, que decían ‘qué bien, qué bueno’, (Antonio) Cafiero también fue invitado y copió ese modelo. Después nos enteramos de qué fue lo que sucedió porque una de las implicadas denunció la verdad. La señora Gloria Parodi se presentó a la justicia, en el libro menciono los números de las causas penales, y denunció que en verdad Mussi desde la Municipalidad le compraba al corralón de ellos, un corralón fantasma, arena y todo el material que necesitaban para hacer kilómetros de veredas populares, pero sobrefacturando todo. El escándalo estalla porque a ella no le dan su parte. Según denunció Parodi en tres causas penales, Mussi se quedó con todo el dinero”.
“Entre el 12 de abril de 1994 y enero de 2002, Mussi fue ministro de Salud y Medio Ambiente en la provincia de Buenos Aires, con asiento en La Plata–continuó Moya–. Nadie fue ministro tanto tiempo como él. Llegó a esa instancia luego de haber sido dos veces intendente en Berazategui y de haber conseguido financiar la campaña electoral de su intendencia y la del entonces candidato a gobernador Cafiero con dinero que podría haber sido robado desde las arcas del Estado, me refiero al desfalco al IOMA, Instituto Obra Médico Asistencial, que sufrió un desfalco de 100 millones entre 1986 y 1987, en uno de los primeros escándalos que se conoció, y por el que fueron allanadas dos clínicas, propiedad de Juan José Mussi. Aquello se denunció y se inició una causa penal, pero después ya con (Eduardo) Duhalde como gobernador, a Mussi lo convocaron para ser ministro de Salud y terminó siendo jefe de aquellos que habían empezado a investigarlo con lo cual no se investigó nunca más nada”.
Con el correr de los años y los cargos, los negociados siguieron. Durante la emisión especial del programa radial Moya describió tan solo uno de ellos: “hace quince días la presidenta de la Nación fue a Berazategui a inaugurar una planta de pretratamiento cloacal. Lo hicieron con bombos y platillos pero hay una historia oculta que se perdió por ahí, y es que la justicia federal de La Plata condenó a Aguas Argentinas, en su momento, no solo a realizar esa obra, sino a indemnizar a Berazategui por las demoras en otros 300 millones equivalentes a los 300 millones que costaba hacer la planta. Por supuesto que los franceses apelaron, el caso llegó a la Corte Suprema, y el día de la audiencia fue el gobernador Felipe Solá, el Estado nacional, y Mussi en representación del Estado local ya que había regresado a ser intendente. Sale Mussi de Tribunales y grita en la escalera ‘ganamos, ganamos’, con toda la gente que él había llevado, empleados municipales que lo vivaban y festejaban. ‘Nos van a hacer la planta’, ¿y la indemnización? ‘ah, no, bueno, nosotros con que nos hagan la planta ya con eso nos vemos satisfechos’. Es decir, le ahorró 300 millones a una multinacional. Ahí hay un caso muy concreto de cómo la corrupción en responsables políticos muy claros deriva en el perjuicio ambiental que sufren no solo los vecinos de Berazategui sino todos quienes viven o que están en distritos con costas en el Río de la Plata, entre ellos Quilmes. En Bernal, la planta para potabilizar el agua que sale de la canilla de los vecinos se toma del mismo río que está contaminado, no sólo por materia fecal que es lo que va a tratar esta planta de pretratamiento, sino por contaminantes químicos que no van a ser tratados con esta planta ni con ninguna otra todavía, y que entre otras cosas deriva en que cada dos por tres aparezcan peces flotando en las orillas del Río de la Plata”.
Así fue como tras ser ministro de Salud provincial e intendente de Berazategui por varios períodos, Mussi terminó siendo funcionario nacional. Entre 2010 y 2013 se desempeñó como secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, y en diciembre último renunció tras ser electo como diputado provincial. Dentro de la Cámara Baja bonaerense, hoy Mussi ocupa la presidencia de la Comisión de Ecología.
Al ser consultado acerca de por qué se decidió a investigar y escribir un libro sobre Juan José Mussi, Moya explicó: “primero porque vivo en el distrito que lo padece; si yo viviera en Quilmes habría escrito un libro sobre Aníbal Fernández. Después porque Mussi tiene mucho dinero puesto en publicidad en los medios y esto redunda en que parezca que tiene buena imagen, algo similar le sucede a Daniel Scioli, que es candidato presidencial y tiene una imagen con pocos niveles de negatividad. Yo empecé por lo que tengo más cerca, y me parece que como periodista tengo la obligación de contarles a quienes no viven en Berazategui qué es lo que sucede ahí, quiénes son los responsables políticos, cómo hizo su carrera, por qué todo el país padece a un hombre como Mussi y de dónde salió, qué hizo en Berazategui para después llegar tan alto y perjudicar a todo el país, porque la primera denuncia que recibió apenas asumió fue de parte de Greenpeace por retardar la ley de glaciares. Después fue denunciado por Miguel Bonasso en su libro El Mal, que habla de la Barrick Gold y la megaminería; además destruyó un manual que contaba la verdad acerca de la megaminería, la soja y otras cuestiones”.
Juan José Mussi y una carrera política que, a pesar de lo que dicen los nombres de los cargos ocupados, permaneció alejada del cuidado del medio ambiente aun cuando ocupó los puestos desde donde debió haberlo defendido. Así lo refleja el libro del periodista Alberto Moya, “Y después la gente va y lo vota”. Una buena oportunidad para leer, enterarse y no votarlo más.

2 comentarios:

  1. Son muy amables. La conclusión -desde mi punto de vista- es que se vea a este dirigente como uno más de los barones del conurbano, actúan todos con el mismo patrón de comportamiento.

    ResponderEliminar
  2. Acerca de
    Alberto Moya


    Alberto Moya (CABA; 17 de agosto de 1968) es docente universitario y periodista en la provincia de Bs. As. desde 1987.

    Es el analista político de su ciudad. Ha hecho aportes a la Justicia en temas vinculados a la década del '70; a los derechos humanos y a casos de corrupción, por lo que debió declarar ante estrados de los tres poderes del Estado.

    Hacia 2007, comenzó a firmar notas en la revista Veintitrés, de la que había sido colaborador en sus primeros años. En 2009, fue considerado "revelación" por la revista Noticias.

    Sus contribuciones fueron reconocidas en público por periodistas como Juan Salinas,Lucas Cremades (Revista Veintitrés), o en libros de Marcelo Larraquy , Juan Gasparini y Jorge Zicolillo.

    Cubrió el Festival Woodstock de 1994, en EE. UU. y episodios en México; Perú; Uruguay; Brasil y el golpe en Paraguay. Su contribución al Observatorio de Medios fue publicada en la Agencia Periodística del Mercosur [3]
    Premios

    Mención por Contribuciones de los Jóvenes a la Paz. Rotary (1987)
    Periodista Revelación
    Berazategui (1992)
    Mejor labor periodística
    Berazategui (1993)
    El periodista del año
    Berazategui (1994)
    Premio Galena (La Plata, 1998)
    Al diseño gráfico en periódicos
    Premio Galena (La Plata, 1999)
    Mejor periódico de la provincia
    Galena de Oro
    (Provincia de Buenos Aires, 1999)
    Reconocimiento de la Asociación Civil Inseguridad Cero = Exclusión Cero “Por contribuir a la construcción ciudadana” (F. Varela, 2011).
    Reconocimiento en la Universidad Nacional Arturo Jauretche a su contribución desde el periodismo en el Día de los Derechos Humanos (Varela, 10 de diciembre de 2013).

    ResponderEliminar