4 jul. 2014

Los militantes luego del fallo
(Foto: Radio Voces - RNMA)
(Por La Retaguardia) Luciano Benjamín Menéndez y Luis Fernando Estrella recibieron hoy condenas de prisión perpetua en cárcel común e inhabilitación absoluta, al ser considerados autores mediatos del asesinato del Obispo y de la tentativa de homicidio de Arturo Pinto, el sacerdote que lo acompañaba en la ruta que une Chamical con la capital riojana aquel 4 de agosto de 1976, cuando el auto en el que viajaban volcó tras ser embestido intencionalmente por otro vehículo. El Tribunal Oral Federal de La Rioja revocó además las prisiones domiciliarias que tenían los dos represores y dispuso que sean alojados en la cárcel de Bower, que depende del Servicio Penitenciario de Córdoba.

Mucha gente esperó el fallo con
ansiedad (Foto: Radio Voces-RNMA)
“Enrique Angelelli volvía desde Chamical, había ido después del asesinato de Carlos y Gabriel, estuvo los nueve días en el novenario de los dos sacerdotes, estuvo en el momento del sepelio y el entierro”, contó Lucila Maraga, ex presa política, a Oral y Público.
Carlos y Gabriel son Carlos Murias y Gabriel Longueville, los dos sacerdotes que pertenecían a la orden de Angelelli, y fueron secuestrados y acribillados el 18 de julio de 1976.
Mientras el Obispo estuvo en Chamical recogió testimonios de personas del lugar sobre estos asesinatos. “Cuando regresaba, junto con Arturo Pinto, que en aquel momento era sacerdote, y según lo que declaró el mismo Pinto, sorpresivamente salió un vehículo y les hizo una encerrona que es lo que provocó el vuelco del auto. Nosotros sabemos que a Angelelli se lo sacó del auto, se lo arrastró y asesinó. Y esto se comprueba porque los mismos peritos de la policía dicen que el cuerpo estaba a una distancia de quince metros del vehículo y en una posición que era imposible si el cuerpo hubiera sido eyectado, es decir estaba acomodado, con los brazos en cruz; claramente sabíamos eso nosotros y ahora quedó comprobado que fue sacado y rematado ya en el asfalto. Los peritos que hicieron la autopsia, no la primera que es la que sostiene la complicidad del accidente de tránsito sino una posterior, dijeron que se encuentra en la cabeza de monseñor un fuerte golpe en el asfalto, es decir que se tomó su cabeza y la golpearon contra el asfalto, esa es una de las teorías. En el juicio la querella y la fiscalía tuvieron la habilidad de romper la teoría de las defensas de los dos imputados que hablaban de un accidente vial, no tomando el hecho como un crimen de lesa humanidad. Entonces hacían como que si no hubiera existido el contexto histórico y toda la persecución hacia la pastoral de Angelelli, que quedó demostrada a partir de los testimonios escuchados durante las audiencias. Lo concreto de todo esto es que Angelelli fue asesinado, que fue un accidente provocado para que esto suceda”, agregó Maraga.

Cartas al Vaticano

Durante las últimas jornadas del juicio, la querella aportó un material enviado por el Vaticano. Era un informe que había elaborado el Obispo antes de su asesinato. “Angelelli realiza un informe –detalló al respecto Maraga–, una carta que envía a la Nunciatura y al Vaticano. Él al Vaticano envía por otra vía que no era la Nunciatura, porque ya no confiaba en que llegaran los papeles al Vaticano. Y esto es lo que ahora el Papa después de 38 años de reclamos envía; es impresionante leer esa documentación, la claridad y lo que Monseñor Angelelli les decía. Hablaba de cómo estaban torturando a los detenidos, les estaba diciendo todo y no lo escucharon, hicieron oídos sordos, y eso es lo que queda demostrado acá: que la jerarquía de la Iglesia en ese momento hizo oídos sordos y lo dejó solo, a tal punto que en una de las cartas que envía en la que detalla todo, al final les dice: ‘espero que me digan qué hacer, debemos reaccionar frente a lo que está sucediendo no solo en La Rioja sino en la Argentina, díganme qué hacer o si no yo decido qué hacer’, o sea que claramente les decía que si no reaccionaban, él iba a hacer algo, es impresionante leer cómo él estaba anticipando todo lo que después ha sucedido y que no haya habido una reacción de la Iglesia, que sabemos que sí se reunía con las cúpulas porque están las cartas y están todas las citas que ellos han tenido con Videla, y esto ha quedado como si no hubiera pasado nada”.

Emotivos alegatos

El Sec. de DD.HH. Martín Fresneda
  consultado por Milani
(Foto: Radio Voces-RNMA)
En relación al desarrollo del juicio, que se inició en noviembre de 2013, Maraga destacó los alegatos efectuados por la querella y la fiscalía: “fue muy emocionante escuchar la fundamentación que se hizo para el pedido de condenas. Dentro de lo doloroso que fue recordar y revivir el asesinato de monseñor, fue reconfortante escuchar las fundamentaciones de la querella, haciendo este marco de lo que fue el Terrorismo de Estado, quedó clarísima la complicidad de la Iglesia, la jerarquía de la Iglesia en aquel momento, dado que llegó esta documentación que la tenía muy guardada el Vaticano durante estos 38 años, pero ahora las envió; nosotros ya sabíamos la verdad histórica, pero para muchos estas cartas enviadas por monseñor Angelelli y los informes que él hizo y envió a la Nunciatura y al Vaticano les van a demostrar que no hay ninguna duda de lo que durante estos 38 años afirmamos que lo de Monseñor Angelelli fue un asesinato”.
Anoche, organizaciones sociales, políticas, de derechos humanos, y las comunidades cristianas se unieron para celebrar una misa en la Catedral y luego realizar una marcha de antorchas: “con presente para los compañeros, presente para Monseñor, y cada uno de los sectores trabajadores, estudiantiles, los ex presos, las madres de plaza de mayo, nos fuimos pronunciando qué significaba para nosotros Monseñor Angelelli”, relató Maraga. Luego se dirigieron hasta los tribunales donde se llevó adelante una vigilia simbólica.
Finalmente, este viernes se conocieron las condenas a perpetua para Menéndez, jefe del III Cuerpo de Ejército; y Estrella, subjefe de la base que la Fuerza Aérea manejaba en la localidad de Chamical, señalados como autores mediatos del asesinato de Angelelli y de tentativa de homicidio de Pinto.

La visión de su propia muerte

Rafael Siffre integra organizaciones rurales y militó junto a Angelelli. Tras conocer el veredicto, le contó a Radio Voces de La Rioja sus sensaciones: “la felicidad que uno puede sentir en un momento como este... sentís que monseñor se ha liberado, lo hemos sacado de la tumba y ya va a poder descansar en paz. Ya no vamos a poder hablar más de accidente sino de asesinato, y sin ninguna duda para nadie que fue eso: un asesinato. Creo que es una etapa, una bisagra que se ha roto hoy pero que esto continúa todavía. Yo creo que hay muchos laicos que vinieron preparando este asesinato, no fue una cosa causal ni espontánea de los militares, sino una planificación de muchos años. Hay mucha gente involucrada en esto, yo creo que hay que seguir andando, y continuar hasta que se esclarezca bien todo esto”
Siffre incluso recordó un diálogo que mantuvo con Angelelli semanas antes de su asesinato: “me invitó a irme al Dique con él, y ahí me dijo: ‘Rafael preparémonos que se vienen momentos muy duros, muy tristes, creo que mi cabeza va a rodar, espero que mi sangre le sirva algún día al Episcopado para darse cuenta cuán equivocado está’. Y en 1974 estando en Europa, viajando a España, le avisan que no viaje porque estaba en la lista de las tres A (Alianza Anticomunista Argentina), dos años antes del asesinato de él, o sea que esto se venía planificando. Pensaron que terminando con él, terminaban con todo pero no fue así”.

Justicia, sin el gobierno

En diálogo con Oral y Público, Lucila Maraga aseguró que lo que sostuvo durante tanto tiempo el reclamo por justicia para Angelelli en particular y para lo sucedido en el marco del Terrorismo de Estado fue la sociedad, la comunidad y no el gobierno provincial: “nos caracteriza en La Rioja que el gobierno provincial no tiene ninguna decisión de llevar adelante estas causas, ni darle yo no diría importancia porque esto no va por ese lado, sino darle la contundencia y la rapidez para todas las causas de La Rioja como debería suceder en todo el país, que las causas por crímenes de lesa humanidad se resuelvan porque sino no llegamos. Tal como pasó con la causa de Monseñor Angelelli, que se murió la mayoría de los imputados y quedaron solo dos vivos. Entonces todo esto lo sostuvimos quienes mantenemos la memoria colectiva para que haya justicia y se rompa esa impunidad que se sigue manteniendo durante todos estos años”.
Cabe recordar que además de los condenados Menéndez y Estrella, la causa por la muerte de Angelelli tenía otros acusados como Jorge Rafael Videla, Juan Carlos Romero y Albano Harguindeguy, que murieron antes del inicio del juicio.
“(En esta causa) estaban acusados todos militares o de la policía, no había civiles. Nosotros hemos pedido insistentemente todos estos años que también se cuestione la situación de los civiles y la resolución de las querellas es el pedido de investigación y se nombró a los directivos del diario El Sol, que participaron en ese momento, y para nosotros es importante porque se abre una pequeña brecha como para que nosotros sigamos insistiendo para que estos civiles vayan a la justicia”, aseveró Maraga.
En este sentido, Rafael Siffre destacó que la sentencia deje abierta la posibilidad de investigar a los civiles: “eso me pareció muy importante, dejan abierta una lista, pero hay otros más que están ocultos y tendrán que salir a la luz en algún momento. Y espero que esta nueva etapa sea un poco más rápida”.
Para la ex presa política y militante por los derechos humanos, el juicio por el crimen del Obispo Enrique Angelelli ha sido “un hecho histórico y muy importante”. El Tribunal Oral Federal de La Rioja, integrado por los jueces José Camilo Nicolás Quiroga Uriburu, Carlos Julio Lascano y Juan Carlos Reynaga, informó que dará a conocer los fundamentos de la sentencia el próximo 12 de setiembre.

0 comentarios:

Publicar un comentario