15 jul. 2014

En la Comisión cuentan cada día
(Por La Retaguardia) La Comisión por la Verdad, la Memoria y la Justicia de esa localidad bonaerense lo solicitó hace cuatro años, pero a pesar de las promesas del intendente Julio Pereyra, en la práctica aún no se dio. Marcela Torres, integrante de la Comisión, contó que actualmente nadie les sabe decir dónde se encuentra esta documentación. Además, se refirió a la próxima apertura de un Espacio para la Memoria, que dependerá directamente de la intendencia. Autonomía Cero.

Es conocido el reclamo de parte de los organismos de derechos humanos acerca de la necesidad e importancia de que se abran los archivos con información sobre lo actuado durante el Terrorismo de Estado. Algunos se han difundido, como el listado de integrantes del Batallón de Inteligencia 601 o las actas de la dictadura que aparecieron en un sótano, bajo llave, de uno de los edificios de las Fuerzas Armadas. Pero hay muchos otros aún silenciados, cerrados, tanto nivel a nacional y provincial, como también local. Este es el caso del municipio bonaerense de Florencio Varela.
El 4 de julio de 2010, la Comisión por la Verdad, la Memoria y la Justicia de esa localidad tuvo una primera reunión con el intendente Julio Pereyra para solicitar la apertura de los archivos: “nos manifestó su voluntad de permitirnos el acceso y toda la colaboración para que podamos ver esta documentación, pero vamos por los cuatro años y seguimos sin poder acceder a esos documentos”, explicó Marcela Torres, miembro de la Comisión, en diálogo con Oral y Público.
“En realidad, lo que expresan públicamente es que sí se van a abrir, en ningún momento nos lo niegan desde el discurso –continuó Torres–, pero en los hechos esto no se da. Nosotros por ejemplo no sabemos dónde están físicamente en estos momentos. Nos dijeron que en lo que es el archivo de la Municipalidad no estaban porque se había inundado, entonces para resguardarlos los llevaron a  una empresa privada de gestión de archivos, fuimos hasta ahí pero nos dijeron que no estaban. Nos dijeron que estaban en el Museo Municipal, fuimos ahí y tampoco. Y así estuvimos hasta que la directora, que en ese momento estaba en la Dirección de Derechos Humanos municipal, nos dijo que realmente no sabía dónde estaban guardados los archivos. No sabía ni siquiera quién los tenía”.
En 2012, la Comisión realizó una marcha en Florencia Varela, de la que participaron más de 2.000 personas con familiares y distintas organizaciones políticas, sindicales, partidarias, luego de lo que se aprobó una ordenanza para crear el Espacio para la Memoria municipal, que dependería de la Subsecretaría de Cultura y funcionaría dentro del Museo: “ellos dicen que ahí van a exponer toda la documentación del período 1976-1983. Frente a esta propuesta lo que nosotros planteamos es crear ese espacio pero como una entidad autónoma y autárquica, como lo era el Instituto Espacio para la Memoria o lo es la Comisión Provincial por la Memoria. Esto es por una cuestión de resguardo, transparencia, de garantizar el acceso a esa información, a lo que la respuesta fue que no, que el gobierno son ahora ellos, que son estadistas por lo que esto va a estar en manos del Estado y los organismos y familiares no vamos a tener participación en este espacio”, contó Torres.
La desconfianza de la Comisión no es caprichosa, existen infinidad de motivos que la propia Torres enumeró a Oral y Público: “tiene que ver con la dilación que tienen, con la desprolijidad de que no nos informan dónde están los archivos en este momento, quién los está cuidando. Aunque en realidad sí sabemos quién los está resguardando, es el ex comisario (Jorge) López, que estuvo en servicio durante la dictadura y es el encargado de cuidar los archivos de la dictadura, porque esta documentación estaría dependiendo del área de Legal y Técnica del Municipio, en la que está el ex comisario López.  Él está retirado y trabaja ahí”.
López no es una excepción, en la Municipalidad de Florencio Varela habitan varios personajes oscuros: “como proveedor para los comedores escolares y municipales y que ahora ganó la licitación para obras públicas tenemos a Francisco Chicho Basile, que fue conocido por el robo de naftas hace algunos años en Berazategui. Y fue denunciado como secuestrador, hay una sobreviviente, Melba Campodónico, que era enfermera y estuvo detenida en el Regimiento 7. Cuando la liberan, ella reconoce a Chicho Basile como una de las personas que la traslada de Varela al Regimiento 7 de La Plata”, detalló Torres acerca de Basile, también conocido como puntero del Partido Justicialista: “ahora cada vez que hay elecciones está en campaña por el PJ, e inclusive tiene acá un local de una organización ’17 de octubre’, en la que está con ‘Pereyra Conducción’. Estos personajes son los que merodean el municipio. Justamente son estas cuestiones por las que nosotros queremos garantizar el acceso, la transparencia, y el manejo de la documentación”, agregó Torres.
No cabe duda de que los organismos de derechos humanos son quienes mejor pueden cuidar que los archivos de la dictadura estén en las condiciones y el lugar donde deben estar. Al escuchar a Marcela Torres queda claro que al menos de parte del municipio de Florencio Varela no hay voluntad política de hacerlos participar en tanto garantes de que los archivos por lo menos no se pierdan, además de tener la posibilidad de conocer su contenido. De todos modos, desde la Comisión por la Verdad, la Memoria y la Justicia continuarán denunciando la promesa incumplida por Julio Pereyra, que ya lleva más de cuatro años.

1 comentarios:

  1. El historial politico de Pereira lo sitúa cercano a la represión y a varios de sus más cercanos colaboradores también. Pedir ficha de vinculos a Agrup. Angelelli,de la localidad. No me es posible acercar los datos en este momento.

    ResponderEliminar