21 ago. 2014

(Por La Retaguardia) Junto a Elsa Schvartzman, de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, reflexionamos acerca de cómo se está cumpliendo con la ley que permite realizar abortos no punibles. Además de las marchas y contramarchas que dan funcionarios, profesionales de la salud, miembros de la Iglesia y medios de comunicación tradicionales sobre este tema.

Hace pocos días, el ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Alejandro Collia, anunció que un equipo de salud móvil iba a atender las urgencias de pedidos de abortos no punibles que no pudieran realizarse en los hospitales públicos bonaerenses. Hace pocas horas, algunos medios de comunicación señalaron que se había dado marcha atrás con esta medida, producto en parte del rechazo de la Iglesia.
“Los últimos trascendidos periodísticos son que desde el gobierno de la provincia de Buenos Aires se da marcha atrás con estas medidas porque se defiende la vida, pero no se da marcha atrás a nada, la medida sigue funcionando, ¿qué imagen se está queriendo dar o qué vuelta a una información que se la está disfrazando de otra cosa? Las medidas siguen igual hasta ahora, lo que sí cambia es el tono con que se publican, publicitan, se dan a conocer, que no es menor, no lo estoy minimizando, tendremos que estar muy atentos a ver entonces hasta dónde sigue o hasta dónde se profundiza esta reacción, y cuánto puede llegar a impedir lo que se está planeando”, afirmó Elsa Schvartzman, integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.
“Nosotros nos estamos preguntando por la importancia de estas medidas –continuó su reflexión Schvartzman–, estamos diciendo que en realidad tendrían que ser más abarcativas, como una exigencia de que no deberíamos conformarnos con equipos de auxilio, pero parece ser que a quienes no están de acuerdo les resultó mucho más importante e impactante esta medida, ni siquiera están permitiendo que se ponga en práctica a nivel del imaginario”.
Respecto a la resistencia de la Iglesia, con Monseñor Héctor Aguer como principal vocero, Schvartzman expresó: “hubo una reacción muy fuerte por comunicados de Monseñor Aguer y de la curia de la provincia denunciando y advirtiendo sobre la facilidad con la que se van a realizar abortos en la provincia, eso fue una voz de alarma muy fuerte, que seguramente excedió los trascendidos periodísticos y habrá actuado y operado por otros canales. Entonces aparecen las nuevas noticias en distintos ámbitos periodísticos en donde se dice que se da marcha atrás con esto”.
Sin duda, el tema del aborto sigue generando controversias, a pesar de que existe una ley y fallos ratificatorios de la Corte Suprema a favor de la realización de los llamados abortos no punibles. Al respecto, Schvartzman señaló: “es ley que se trabaje en todos los hospitales públicos y en las obras sociales, que se cumpla la ley como bien fue enunciada; los abortos que ya son legales, según el Código Penal existente, ratificados por el fallo de la Corte Suprema de Justicia del año 2012. Esto es la ley y lo que debería ser, en tanto hasta que se logra que se cumpla en todos los hospitales puede ser interesante esta medida en el mientras tanto para acudir a aquellos lugares en donde no se logre que se cumplan con los casos de abortos en semanas de mayor gestación, casos más complicados en los que puede haber mayor resistencia”.
En este punto, la integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito destacó especialmente: “de esta medida es interesante rescatar también cómo surge, y surge de las luchas y del trabajo de organizaciones de mujeres, feministas, integradas en la campaña o no, que han trabajado, han presentado y han logrado la concreción del aborto no punible, o sea del aborto legal de la niña en el hospital de Moreno, a partir de toda esa discusión, debates, puestas en claro sobre los alcances de la ley, se estableció una mesa de diálogo en el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, que convoca a organizaciones referentes de la provincia de todo el ámbito de salud, hablando de salud integral, o sea representantes médicos, organizaciones de mujeres, feministas y están tratando precisamente de lograr la mayor posibilidad de concreción de los abortos no punibles de la provincia de Buenos Aires, con sus más, con sus menos, con sus dificultades, se están empezando a realizar capacitaciones, insistiendo en capacitaciones a los profesionales de salud sobre los alcances de la ley y sobre la necesidad del cumplimiento de la ley y que el Estado garantice estos cumplimientos”.

Objetores de conciencia

Una de las dificultades para realizar los abortos en los hospitales públicos son los llamados objetores de conciencia. En algunos casos, se declaran de esta manera servicios completos de los nosocomios, no solo en Buenos Aires sino también en otras provincias. “O sean que incumplen lo que dice la ley, porque la Corte Suprema lo que hace es ratificar una interpretación, están incumpliendo el Código Penal, la ley, serían plausibles de sanciones por lo menos si no penales pero por lo menos por incumplimiento de funcionario público, por abandono de persona y demás, cosa que es muy difícil de llevar adelante y que prosperen estos juicios y estas causas, pero fundamentalmente en lo que se insiste y en lo que apuntamos es, por un lado, a denunciar cada vez que esto no se lleva adelante, que no se cumple con lo establecido por la ley, y paralelamente trabajar con la mayor capacitación; primero difusión de los derechos, difusión de la ley, conocimiento para poder ser exigida, y también trabajar con las capacitaciones con toda la gente que está en salud, en todas las profesiones relacionadas con la salud, fundamentalmente con médicos y médicas que muchas veces son los que firman la última decisión en estas prácticas”, afirmó Schvartzman.
Todas estas resistencias terminan generando, en la mayoría de los casos, un sufrimiento mayor para las víctimas. Lo mismo ocurre cuando se obliga a seguir con un embarazo que una mujer no quiere llevar adelante, y se termina practicando el aborto con la gestación más avanzada: “es aún más traumático, peligroso, con peores consecuencias, consecuencias físicas, incluso con la muerte, o se hace entrar en circuitos ilegales que también son peligrosos e injustos porque las mujeres no tienen por qué entrar en esos circuitos”, expresó Schvartzman, quien enumeró algunos casos emblemáticos en relación con los abortos legales, no punibles: “una muchacha muy joven, Ana María Acevedo de la provincia de Santa Fe, fue vulnerada en todos sus derechos. En su último parto pide ligadura de trompas pero no se lo hacen, tampoco le detectan a tiempo un cáncer, no le avisan que no puede quedar embarazada, cuando queda embarazada y pide que le hagan un aborto, no se lo hacen, debe continuar con el embarazo, no le dan calmantes para no afectar al feto, y finalmente la muchacha y el feto mueren. Es un caso dramático, emblemático, terrible. Su familia que pide a las abogadas de la campaña multisectorial de Santa Fe apoyo y se las acompaña en toda la parte legal, hasta ahora lo único que se ha conseguido es enjuiciar a los médicos del Hospital Insaurralde de la ciudad de Santa Fe donde termina esta historia, por incumplimiento de funcionario público, no hay causa penal aún cuando Ana María murió dejando tres niños muy chiquitos huérfanos. Muchos otros casos se terminan y solucionan antes, mejor, esto pasó hace unos cuantos años entonces es una historia que nos sirvió de aprendizaje a todos”.
Schvartzman también recordó el caso de la niña L.M.R. de la provincia de Buenos Aires: “el caso llega a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que sanciona a la Argentina por no haber aplicado un aborto que era legal, una niña violada con discapacidad mental, que es negada por el servicio de salud en ese momento de la provincia, se hace en el circuito privado y luego se inicia un juicio que llega a la Corte. La Argentina es sancionada y admite y ofrece reparación, y a partir de ahí la provincia de Buenos Aires cambia su protocolo de atención de abortos no punibles que también tiene que ser revisado a la luz del fallo de la Corte Suprema, pero estas luchas muy duras, muy cruentas para algunas personas van jalonando con pequeños logros y muchos impulsos, por eso a veces es muy lento, tiene idas y vueltas, marchas y contramarchas pero hay que seguir apuntando a todo lo que apostamos, a la posibilidad de conocimiento, difusión, exigibilidad de derechos y garantías por parte del Estado”.
El camino hacia el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito es largo, sinuoso, lleno de obstáculos: “pero en nuestro país y en el resto del mundo hemos vivido, compartido campañas más largas y de ellas hemos aprendido que la única lucha que se pierde es la que se abandona, así que seguimos”, cerró Schvartzman su diálogo con La Retaguardia.

0 comentarios:

Publicar un comentario