1 ago. 2014

Este edificio histórico sería
demolido para que pase el
Metrobús
(Por La Retaguardia) El gobierno de la Ciudad está convencido de instalar la nueva línea que funcionará sobre la Avenida Paseo Colón, en pleno barrio de San Telmo, sin que parezcan importarle los edificios y las familias que viven allí. Rubén Saboulard, integrante de la Asamblea del Pueblo, se refirió a los problemas humanos y no urbanísticos de esta iniciativa del PRO.





En Paseo Colón 1590 se encuentra el histórico Edificio Marconetti, construido en 1921 por los dueños de la fábrica de pastas como lugar de residencia de sus directivos y los empleados más cercanos, pero desde hace más de 30 años viven allí 40 familias.
Pocas semanas atrás, el jefe de gobierno Mauricio Macri y su jefe de gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, firmaron un decreto que ordena el desalojo del inmueble de manera administrativa, es decir sin proceso judicial, .
“Si bien ese edificio fue afectado en una expropiación en el año 1946, jamás se llevó a cabo, por lo tanto la expropiación cae en sí misma porque la gente hace décadas que vive ahí, pagan los impuestos, no son usurpadores. Cuando sale publicado este decreto oficial realmente comienza a conmocionarse el barrio otra vez, porque nos damos cuenta que estos no discuten, no hablan, no dialogan. Lo que no nos imaginamos es que a los diez días de publicarse ese decreto, comenzaba una ofensiva física en el terreno contra las familias de este edificio, instalando una guardia de la Policía Metropolitana en la puerta con un listado de quién podía entrar y quién no, como si fuesen unos ocupas recién llegados de otro planeta, les cortaron el gas, y los dejaron sin calefacción, sin cocina en pleno invierno. Son 40 familias, hay niños y ancianos. Encima se produce un allanamiento del edificio con una fiscal, para identificar a la gente que vivía allí. Nosotros no discutimos el Metrobus, lo que discutimos es que su precio no puede ser el de familias en la calle”, explicó Rubén Saboulard de la Asamblea del Pueblo, en diálogo con La Retaguardia.
Las familias viven en estos edificios desde hace más de treinta años: “han criado a sus hijos, han pagado impuestos, han mantenido el edificio, de qué expropiación legítima podemos hablar si fue en 1946, y desde entonces nadie en nombre del gobierno vino a ejercer cierta afinidad propietaria, por decirlo en términos jurídicos, salvo los que se quedaron a vivir. ¿Qué derecho tiene el gobierno de la ciudad, 58 años después, para exigir el desalojo de buenas a primeras sin retribución alguna? Lo que le están ofreciendo a la gente de este edificio es 1500 pesos por mes, por ocho meses, para echarlos de sus casas”, agregó Saboulard.
Este decreto de Macri y Larreta sorprendió de alguna manera a los vecinos porque poco antes de su publicación en el boletín oficial, el jefe de gabinete les había dicho que el Metrobús de Paseo Colón no estaba aún definido: “lo más grave es que se negaron a dialogar con los vecinos del barrio durante siete meses –señaló al respecto Saboulard–, porque desde que empezó esto hubo una protesta generalizada en el barrio que ellos no pueden desconocer. Rodríguez Larreta se enfrentó tres veces a los vecinos del barrio, y el problema principal a discutir no fue ni siquiera el espacio público o lo que discuten los comerciantes, sino que el punto número uno fue siempre el Metrobús, y la respuesta que nos dieron en siete meses es que el Metrobús emplazado en Paseo Colón no estaba definido, era algo a discutir, para ver más adelante, y hace un mes apareció este primer decreto de Macri”.
Son varios los inmuebles que se verán afectados por la nueva traza. Entre ellos se encuentran la escuela Isaura Arancibia y el Centro de Atención Integral a la Niñez y Adolescencia (CAINA). En este punto, Saboulard se refirió a la importancia de estas instituciones para el barrio: “los pibitos del Isaura, una escuela que es una referencia en el barrio para contener pibes pobres y con discapacidades, y del Caina, viven en la calle, son los que viven en Parque Lezama, en el bajo San Telmo, en las recovas que hay en Paseo Colón, esos pibes son los que se bañan, estudian y comen ahí. Si ellos liquidan el Isaura y el Caina, a dónde van a ir esos pibes. Si llevan esas instituciones a Once, ¿los pibes que viven en San Telmo van a ir a Once? Estos son los problemas concretos del Metrobús, la parte humana que hay detrás. Es un problema humano, no urbanístico”.
Otros inmuebles que se verían afectados son la Gomería Dunlop ubicada en Paseo Colón 1100, un campo de deportes, el frente del diario Ámbito Financiero, el comedor de la Asamblea de San Telmo, y la Escuela de Psicología Social y la Sala de Teatro Osvaldo Bayer, entre otros.
En cuanto al ex centro clandestino de detención, tortura y exterminio Club Atlético, ubicado bajo la autopista, Saboulard especificó: “es increíble de qué manera el macrismo cierra acuerdos con el kichnerismo. Debajo de la autopista, la avenida es la parte más angosta que tiene, que es principalmente el Club Atlético. El macrismo acepta no tocar el Club Atlético, de manera pública manifestaron que lo van a respetar aunque tengan que angostar la traza del Metrobús de una manera similar a la que hicieron en la Plaza de la República. O sea, respetamos la memoria de los derechos humanos de hace treinta, cuarenta años, y nos cagamos en los derechos humanos de la gente que hoy vive acá. Hemos ido a tocar todas las puertas habidas y por haber, hemos estado en la Legislatura y conseguimos 40 votos para un pedido de informes al gobierno de la Ciudad y nunca contestaron”.
A pesar de que lo urgente son los problemas humanos, también existen otros relacionados a la vida cotidiana de los vecinos de San Telmo: “la gente empieza a plantearse problemas como el hecho de que San Telmo se quede sin colectivos, los turistas van y vienen pero nosotros vivimos en el barrio y no vamos a tener más colectivos. Los que estaban antes en la calle Chacabuco, Piedras, Tacuarí, están en la 9 de julio, y cuando abran este nuevo Metrobús, los que estaban en Perú, Bolívar, Defensa van para la Avenida Paseo Colón, por lo tanto vamos a ser el primer barrio libre de colectivos, o para ser más claro, libres de transporte público para pasajeros. Hay muchos problemas en juego acá y la gente empieza a tomar conciencia de que este es un problema muy grave, pero mientras el macrismo se niega a negociar, a hablar de otras cosas que no sean la basura, la luminaria, los tipos van de frente con esta ofensiva tan dura, inhumana, contra la gente de este edificio (Marconetti)”, explicó Saboulard.
El asambleísta además contó que existen varios recursos de amparo presentados y aprobados, pero aunque la justicia ha dictaminado en contra el decreto de Macri, el gobierno de la Ciudad mantiene su intención de instalar el Metrobus en Paseo Colón sin tomar en cuenta los reclamos y denuncias.
De todos modos, los vecinos resolvieron que no se quedarán de brazos cruzados y seguirán luchando. Por ese motivo, hoy realizarán un corte total y por tiempo indeterminado en la esquina de Paseo Colón y Humberto Primo a partir de las 13. Conformados en la Comisión en Defensa de la Avenida Paseo Colón, exigirán el respeto a las decisiones judiciales que los amparan, a sus derechos constitucionales, el fin de las amenazas y hostigamientos, la apertura de una mesa de diálogo para discutir la viabilidad de este Metrobús y la protección de las escuelas, edificios, comercios y demás inmuebles afectados.


0 comentarios:

Publicar un comentario