19 sept. 2014

(Por La Retaguardia) Víctor Hugo Morales disparó un debate sobre si vivir en las villas es digno. A través de su programa La Mañana, que se emite por Radio Continental, abrió una polémica donde los medios tradicionales, tanto oficialistas como opositores, disputaron desde relatos propios. Luego, en el programa televisivo de Mauro Viale VHM estuvo invitado para hablar sobre este tema. Allí estaba también el Dr. Claudio Santa María, Rector del Instituto de Ciencias de la Salud, quien intentó dar su opinión, aunque no pudo hacerlo. En cambio sí lo hizo en el programa radial Otras Voces, Otras Propuestas.

El diálogo entre Claudio Santa María y Víctor Hugo Morales en el programa de Mauro Viale, clausuró la posibilidad de debate en el marco de ese programa.

—Claudio Santa María: Yo no quiero polemizar. Pero te escucho con respeto, respeto tu opinión. Tengo otra, porque conozco otras villas. Hay villas en Capital y en la provincia, y yo lo que considero, desde el punto de vista médico, hablo de lo que sé...
—Víctor Hugo Morales: Yo estoy hablando de las villas de la Capital, estoy hablando de la relación con el Obelisco, claramente lo digo. Las villas que vos conocés, como las de provincias o las de los márgenes de otras grandes ciudades, no entran en mi consideración porque no las conozco. Hablé de las que conozco.
—CSM: Nosotros tenemos el instituto al lado de la 1-11-14.
—VHM: Es un tema que seguramente conocerás.
—CSM: Digo en Capital. Y tengo alumnos y en mi instituto trabaja gente que vive en las villas. Nadie discute la dignidad del trabajador de la villa.
—VHM: Ahí termina. ¿Dónde empezaría la discrepancia?
—CSM: Que a las villas en Capital les falta, no tienen condiciones dignas, no tienen agua potable, no tienen cloacas.
—VHM: Bueno, en el conurbano bonaerense tenés lugares como Tigre por ejemplo.
—CSM: Yo lo escuché con respeto. Por favor, yo lo escuché.
—VHM: No, pero yo no vine a conversar contigo.
—CSM: Es una opinión.
—VHM: Así que lamentablemente no es un problema que yo tenga obligación de escuchar una cosa que sale del tema. Yo no estoy hablando de otra cosa que no sea carencias, que respeto y que existe, pero lo mismo se vive con dignidad. Usted mismo lo dijo.
—CSM: Yo escucho, pero quería dar una opinión. Si no quiere, no la doy. Pero quería decir que no estaba de acuerdo, nada más.
—VHM: ¿Pero con qué no está de acuerdo?
—CSM: Que no es digna la vida en una villa.
—VHM: ¿Usted dice que no es digna?
—CSM: Para la condición humana, sin duda que no. La gente merece otra cosa.

***

Clausurada la posibilidad de ese debate, en el programa radial Otras Voces, Otras Propuestas que conduce Luis Angió junto a Ernestina Arias, quisieron escuchar a Santa María, además de dejar opiniones propias y experiencias narradas en primera persona, como la de Arias, que nació en una villa.

"Yo he estado en el programa de Mauro Viale, había ido por otro tema, no sabía que iba a ir Víctor Hugo. Me pareció que si uno está en un programa y escucha algo que no le parece apropiado, sobre todo para plantear las diferencias, con respeto, como lo hice, desde el punto de vista de la salud, desde el punto de vista médico. Sin duda, una villa o un asentamiento no tiene las condiciones mínimas de vida. Y lo digo porque tanto la villas, en general, de Capital Federal, del Gran Buenos Aires o de cualquier parte del país, no tienen agua potable, no tienen cloacas, no tienen seguridad. No puede entrar una ambulancia porque no tiene calles, los pasillos son muy chicos. Hay violencia. Por supuesto que mucha gente que va a vivir ahí es digna, trabajadora. Como yo decía en la nota, tengo estudiantes en el instituto que vienen de la villa a estudiar, tengo personal que vive en la villa porque no tiene otras condiciones para vivir. Ahora, sostener públicamente, un hombre inteligente, con cultura, como es Víctor Hugo Morales, que las condiciones de una villa son dignas, a mí me parece vergonzoso y una ofensa a cualquier persona que pueda razonar. Opinamos diferente. Él tiene derecho a opinar lo que quiera, por suerte hay democracia y libertad, pero claramente nadie elije una villa por dignidad; lo elige porque no tiene una opción con el déficit habitación que hay, de trabajo. Es muy serio. Tengo alumnos que se han muerto en una villa porque han quedado en balaceras de narcotráfico. El año pasado perdí una alumna de la carrera de Auxiliar de Enfermería, que la mataron mientras iba a hacer un mandando, porque dos bandas se peleaban. Entonces, decir que la villa es un lugar digno, me parece ofensivo para todos", comenzó diciendo Santa María, casi sin respirar, con las palabras que le habían negado todavía atragantadas.

—OVOP: En realidad, no se pone el eje en lo que se está discutiendo. Y hay un problema que vemos nosotros desde nuestros medios alternativos, como la tratan los medios hegemónicos, tanto de un lado como del otro, que parece que fuera blanco o negro. Usted lo ve cada día en su institución.

—CSM: El instituto está en Flores y tenemos una carrera de profesorado de educación física, que desarrollamos hace muchos años en el Club Daom. El club está detrás del cementerio de Flores y linda con la villa 1-11-14. Las condiciones ahí no son dignas.
Y conozco varias villas del conurbano porque me crié en San Justo, en el conurbano bonaerense; he dado clases en muchas partes, y decir que vivir en una villa es digno, cuando no hay ni agua, la gente no puede respirar, no hay seguridad, no hay contención, no hay una vivienda que pueda albergar o se vive hacinado —conozco familias de diez, doce personas que viven en una misma habitación, con conexiones precarias—, me parece una cosa muy seria y muy grave. Y conozco muchos casos de gente que padece y que si tuviera otra oportunidad, una posibilidad laboral, una posibilidad económica, de vivir en otro lado, sin duda lo elegiría. Yo veo que la gente termina viviendo en una villa no por opción, sino por obligación.
Una cosa muy importante en la que coincido con vos: la realidad que muestran los medios que vos llamás hegemónicos, o populares, está totalmente digitada. Es una construcción de la realidad que no es la realidad. Es lo que algunos medios, de uno y otro lado, quieren mostrar, pero cualquiera de nosotros, los que nos están escuchando, que camina la calle, sabe que la realidad, más allá del discurso de cualquiera —hasta mi opinión—, tiene una vivencia que es diferente a la que se muestra.

—OVOP: Porque más allá de poner en el debate, cuando por ejemplo en estos temas Víctor Hugo planteaba estos días, que se circunscribe en una villa de la Capital en determinado lugar como pueden ser la 31 o la 1-11-14, que están no tan en la periferia, el que vive allí el problema lo tiene igual que el que vive en otra villa. Porque más allá de si tiene un balcón con plantas, como quieren mostrar para decir que se vive bien, cualquier persona que le guste una planta, la pone en cualquier lugar. Pero eso no determina lo mejor o lo peor de estar en una villa.

—CSM: La verdad que no. Y cualquiera que transite por los asentamientos o villas de la Capital y también de la provincia —él lo circunscribe a Capital por una razón política—, pero no ver los asentamientos, cualquiera que vaya por el acceso que va a La Plata, el Acceso Oeste, el Camino del Buen Ayre o cualquier lugar del conurbano donde hay asentamientos, verá que las condiciones son terribles.
Yo voy habitualmente a dar clases en colegios de Capital y del Gran Buenos Aires, tanto privados como estatales,  y lo que uno ve y escucha de los alumnos y de los docentes, las condiciones de salud, de educación y de seguridad son muy escasas.
Y en esos barrios lo sufren mucho más los habitantes porque las posibilidades son menores de cualquiera que pueda vivir en un barrio que tenga calles, luz, donde pase el basurero, que tenga agua potable, cloacas, donde la ambulancia pueda ir a buscarlo, donde uno pueda dar el domicilio para un trabajo. Ningún trabajador que viva en una villa da ese domicilio porque el empleador lo descarta cuando hace el chequeo, entonces tiene que dar domicilios falsos o de otros familiares.
Es muy complejo entender que hay mucha gente honesta que vive en la villa porque no tiene otra opción, no que es una elección. Y él lo presenta como si fuera una elección o que fuera bueno. Y ningún ser humano debería vivir en esas condiciones ambientales.

En otro momento del diálogo con Santa María, Ernestina Arias, co-conductora del programa radial e integrante de ANRed, tomo la palabra, pero no para preguntar, sino para exponer en primera persona: "Coincido plenamente porque me afecta en lo personal; yo nací y me crié en una villa, y no era lindo, no era bonito, no era una situación digna en absoluto. Mi viejo tenía tres laburos y con eso se pudo comprar un terreno en un lugar alejado, hacia el sur. Y cuando cambiamos de barrio, la vida fue diferente, nos atravesó a todos en la familia. Claramente no es un lugar digno, un lugar hermoso para que los chicos se vayan criando y vayan adoptando su forma de ser y crezcan. Vamos viendo que es algo triste y terrible; he visto morir niños. A medida que fui creciendo, también laburé en lugares donde la miseria es notable y no está bien", contó Ernestina con la voz intransferible de quien cuenta, desde su corazón, con la certeza que nadie merece vivir así.
No fue fácil retomar, pero Santa María lo hizo: "Cada uno de nosotros puede tener su opinión.
En mi impresión personal —que podría ser hasta un prejuicio—, lo de VHM lo encuadro dentro de un relato que no describe la realidad. Y si es una realidad, es muy parcial. Es como el cuento de una tribu de ciegos que quiere describir qué es un elefante. El rey los manda. El que toca una pata dice 'Son como columnas'; el que toca la trompa dice 'Es como una manguera'; el que le toca la panza, 'Es como un tambor', cuando en realidad era un elefante. Es segmentar la realidad. Son descripciones que no ayudan.
Si quiso no estigmatizar a los pobres, está bien, porque en la villa hay mucha gente trabajadora y honesta, y el pequeño porcentaje es delincuente o narcotraficante, porque es un lugar donde no entra la policía. Todos conocemos eso. De hecho, en la 1-11-14 hay narcotráfico, se vende droga, hay mulas que van ahí. Es muy serio el caso. Pero un hombre que es tan capaz tendría que dar una mirada más abarcativa. Es simplemente una opinión, tal vez puedo equivocarme", sostuvo el médico sobre el cierre.

No es fácil el intento de entender por qué VHM planteó las cosas en esos términos. Pero, sin dudas, y quizá hasta a su pesar, reavivó un debate sumamente necesario: el de la realidad de esos lugares a los que hace veinte o treinta años, se llamaba Villa de Emergencia, entendiéndolos como espacios indignos, precarios, urgentes; hoy, ya naturalizados, solo les queda el denominador Villa o hasta en algunos casos se les dice Barrio, aunque no lo sean. La Emergencia quedó en el camino, fruto de la naturalización.

1 comentarios:

  1. La verdad, es que quizás no entendí bien lo que Victor Hugo quiso decir, no quiero juzgar sus palabras por lo que yo personalmente siento por Victor Hugo. Sí realmete cree que es digo, pues mudese compa a una villa. Con buenas intenciones, quizás lo que quiso es que la gente en general no discrimine como se hace a las personas que viven en ellas. No sabemos si algún día nos puede llegar como andan las cosas. Eso sí, Víctor Hugo no sabe escuchar, tiene siempre que cortar y siempre tiene razón
    Víctor Hugo no era así hace muchos años, la fama se le subió a la cabeza. Pero eso sí es necesario los debates o programas que nos hagan pensar, nos hagan ver la realidad. Yo también conozco gente que vivió en la villa, otros que aun viven, y son buenos amigos, sobre todo gente joven que hace grandes esfuerzos. De ellos también aprendí. Es parte de la vida, fuera de universidades. La mejor universidad es la vida, cuando queremos aprender.

    ResponderEliminar