4 oct. 2014

El acampe por vivienda digna (archivo)
(Por La Retaguardia) Una de las habituales manifestaciones en reclamo al gobierno chaqueño por la falta de viviendas y materiales para la construcción en la localidad de Presidente Roque Sáenz Peña terminó con un hombre muerto. Fue en medio de una pelea entre personas con las mismas necesidades habitacionales; testigos del hecho denuncian que la policía no intervino adrede, liberando la zona. Omar Benítez, integrante del movimiento social Nala Yale, relató lo sucedido y aseguró que si las autoridades locales hubieran actuado a tiempo esta muerte se podría haber evitado, ya que, tras la muerte, el gobierno se comprometió a acceder a los reclamos.

“Nosotros queríamos hacer saber lo que estaba pasando, porque cuando aquí estuvo el señor (Jorge) Capitanich era una cosa, ahora que está este otro gobernador (Juan Carlos Bacileff Ivanoff) es otra. Hay gente que está viviendo muy humildemente, en miseria prácticamente, sus casitas están en mal estado. Nosotros estuvimos en el acampe donde pedimos que se dé el material faltante para terminar las viviendas que el gobernador no nos daba, el ministro de Vivienda, Domingo Peppo, tampoco hizo nada para ayudar a esa gente. Ahora que hubo una muerte enseguida vinieron y dijeron que sí iban a mandar a arreglar, a refaccionar y van a dar el material y todo lo que haga falta. Pero faltó que haya una muerte para poder cumplir con todo eso, se podía haber evitado”, señaló Omar Benítez a La Retaguardia.
La muerte a la que hace referencia el integrante del movimiento social Nala Yale, ocurrió el viernes 26 de setiembre cuando los manifestantes volvían a su Barrio Matadero tras una protesta más en reclamo de viviendas y materiales para la construcción prometidos y adeudados.
Los vecinos encontraron las casas sin terminar ocupadas: “la dueña de la cooperativa, la que estaba armando esas viviendas, fue a reclamar a la rotonda con nosotros para que le dieran el material faltante para completar las viviendas, que una vez que se terminaran iban a entregarse. Parece que liberaron la zona, fuimos a la comisaría a hacer la denuncia y no quisieron tomarla. En ese tramo nos dijeron que estaba liberada, como diciendo ‘hagan lo que quieran porque se viene un lío tremendo’. A nosotros nos quisieron intimidar, o sea corrernos de la ruta para que no nos manifestemos, y fue una cosa que les salió mal porque nosotros no íbamos a salir de la ruta porque realmente necesitamos la vivienda”.
Como consecuencia de la usurpación de estas construcciones se produjo una pelea. Según relataron testigos del hecho, que además estaría filmado, una de las personas que ocupaba tomó a una señora y le puso un cuchillo en el cuello a modo de amenaza, incluso llegó a herirla en el hombro: “tenía un cuchillo en la garganta y ya le había quebrado la mano al ponérsela en la espalda. Apareció el hijo de la señora y tiró dos o tres tiros al aire para que se asuste pero seguía raspándole con el cuchillo en el hombro a la mamá y no tuvo otra cosa que hacer que dispararle”, relató Benítez. Luego, el muchacho que disparó fue a la comisaría a entregarse y actualmente se encuentra detenido.
“La persona que murió también estaba con problemas de vivienda, pero no son las formas de pedir viviendas”, aseveró Benítez a La Retaguardia. Tras esta pelea y muerte entre personas que estaban pasando por la misma necesidad, las autoridades comenzarían finalmente a otorgar material: “ahora vinieron y dijeron que van a encargarse ellos por intermedio de empresas porque la señora de la cooperativa no se puede acercar más porque está con miedo a que la lastimen. Nosotros antes de salir a la ruta, antes de manifestarnos vamos a tratar de hablar con gente de Gobierno para ver si aflojan el material, yo tengo una cooperativa de trabajo hace cuatro meses que tenemos parada la cooperativa, no nos dieron más vivienda para hacer, terminamos tres viviendas y de ahí no nos dieron más y estamos sin trabajo”, detalló Benítez.
La cooperativa que tiene Omar Benítez; quien además integra el movimiento social Nala Yale que significa “Los hijos del sol” en lengua toba; construye viviendas en el marco de un plan federal. El material que precisan lo reciben a través del gobierno provincial que hace de intermediario entre el Ejecutivo nacional y las cooperativas, que de esta manera dan trabajo a la población de la zona y construyen viviendas para la gente que la precisa: “para aquellos que están más necesitados”, especifica Benítez.
El Movimiento Social Nala Yale también tiene un merendero: “ayudamos a los ancianos, a muchos chicos, pero realmente no tengo ayuda nacional, provincial ni municipal, juntamos un poco de cada uno, mamá, papá, que tienen otros trabajitos y con eso juntamos harina, azúcar, y se hace cocido con leche, lo que se pueda”.
Quienes estén interesados en colaborar con zapatillas, calzado para chicos, ropa, mercadería no perecedera pueden contactarse con Radio La Retaguardia a través del mail: [email protected], para que luego hagamos contacto con Omar Benítez y coordinar el envío de la ayuda.


0 comentarios:

Publicar un comentario