19 oct. 2014

Diosnel Pérez y
Luciano Nardulli (con el megáfono)
(Por La Retaguardia) Este jueves 16 de octubre comenzó el juicio contra Diosnel Pérez, referente y habitante de villa 20 e integrante del Frente Popular Darío Santillán, y Luciano “Tano” Nardulli, referente de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) en la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires. Ambos están acusados de haber organizado la toma del Parque Indoamericano en diciembre de 2010. Dialogamos con Pérez la noche anterior al inicio del proceso en su contra. Habló de la bronca, e impotencia que le genera el accionar de la justicia que en esta causa enjuicia a los referentes sociales, mientras ignora las responsabilidades de los funcionarios y sobresee a los policías que mataron durante el operativo de desalojo.

“No va a ser una noche muy linda, pero hay que enfrentarlo y voy a procurar descansar. No creo que duerma pero sé que estoy acompañado por muchos compañeros, organizaciones sociales, organizaciones hermanas, así que en ese sentido estoy tranquilo, pero no es fácil enfrentar esta injusticia porque si fuese una justicia que sabés que fuiste responsable de las cosas que te están acusando, tenés que aguantarlo, pero uno sabe que se está haciendo una injusticia, la verdad que te bajonea un montón, pero es la justicia que tenemos y vamos a seguir adelante con la lucha”. Así inició Diosnel Pérez la charla realizada con La Retaguardia horas antes de que comenzara el juicio.
Cuando se le preguntó cuáles eran sus sensaciones en las horas previas al inicio del juicio, Pérez respondió sin dudarlo: impotencia y bronca. “Los que mataron a nuestros compañeros están sobreseídos por falta de mérito, entonces a uno le agarra una impotencia por hacia dónde apunta la justicia. Es increíble. Nuestro problema es que el fiscal Luis Cevasco es amigo íntimo de un jefe de gobierno y me parece que la justicia no tiene que ser amiga de ningún gobierno de turno, la justicia es una cosa y el Estado es otra, pero ellos se manejan así y llevan a la gente que salió a luchar por su derecho a un juicio oral, mientras que los policías que asesinaron a nuestros compañeros están sobreseídos. Entonces lo que siento es impotencia y bronca por lo que le están haciendo pasar a mi compañera, a mis hijos, a mi hija que está embarazada, ¿por qué tienen que pasar todos estos disgustos por una cosa que no fue real? Es más la impotencia que me genera eso que el hecho de que a nosotros nos lleven a juicio oral como supuestos organizadores de la ocupación. Pero nos vamos a presentar y vamos a ver qué es lo que pasa. Fuimos sobreseídos dos veces y el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires sigue llamando por teléfono al fiscal pidiéndole que apele la decisión de las dos juezas que nos dieron el sobreseimiento, y eso lo sigue aceptando el tribunal superior de la injusticia, porque me parece que no es justicia lo que están haciendo. Uno ya no sabe qué es lo que va a pasar”, aseveró.
Diosnel Pérez contó además que el día anterior el fiscal Cevasco llamó a su abogado para ofrecerle una vez más que acepten una probation para no ir al juicio oral: “nosotros desde el principio nos negamos a firmar eso porque es como reconocer nuestra responsabilidad y nosotros no tuvimos responsabilidad, y no lo vamos a aceptar. Cuando presentaron los nombres de nuestros testigos, la jueza quedó medio impactada porque no pensó que íbamos a llevar a (Adolfo) Pérez Esquivel, Norita Cortiñas, 15 legisladores y organizaciones de derechos humanos que van como testigos. Pienso que la justicia no va a poder avanzar por ningún lado en contra nuestra, pienso que ya sería una cosa muy jodida para que la justicia no falle a favor nuestro”, agregó Pérez.
Durante la primera audiencia del juicio, ninguno de los testigos de la querella pudo reconocer a los imputados, tampoco hubo referencias a su presencia en el Indoamericano al momento de la toma.
En esa misma instancia, el Ministerio Público, con la voz del fiscal Cevasco, afirmó que la  posición dirigencial de Pérez y Nardulli “les permitió conducir a los ocupantes hacia la consecución del fin ilícito bajo análisis”.
Cabe recordar que Cevasco es la misma persona que hace unos años se opuso a que Jorge Rafael Videla fuera llevado a juicio por el robo de bebés al señalar que ya había sido juzgado en el juicio a las juntas por ese delito. El fiscal además ha realizado declaraciones en referencia a los cortes y protestas en la calle afirmando que es necesario “mantener el orden”.

Recuerdos de la ocupación

Pérez y Nardulli están acusados de haber instigado la toma de un predio por parte de numerosas familias que reclamaban soluciones habitacionales, además del cumplimiento de la ley 1770 aprobada por la Legislatura porteña en 2005. En esa norma se preveía la urbanización de la Villa 20, la instalación del Hospital de Lugano, y finalmente la construcción de un Polo Farmacéutico en esa misma zona. Pasaron nueve años y lo único que avanzó concretamente fue el Polo. ¿Por qué entonces dos referentes sociales son llevados a juicio en vez de investigar a los funcionarios que no cumplieron con la urbanización de la Villa 20?: “en este momento estoy viendo a (Domingo) Cavallo absuelto (por la causa del Megacanje). Los delincuentes entran por una puerta y salen por la otra, como dice un título. Está suelto Cavallo y nosotros estamos en un juicio”, reflexionó Pérez.
Pérez y Nardulli están acusados de haber organizado esta toma, cuando en realidad lo que hicieron fue contener a las personas: “ya en la primera audiencia yo dije que si nosotros hubiésemos organizado a la cantidad de gente que estaba en Indoamericano seríamos la segunda fuerza después del PRO, podríamos ir tranquilamente a elecciones y ganar”, expresó entre risas Pérez y agregó: “Ciudad y Nación no tenían interlocutor, no tenían con quién hablar para salir del conflicto más grande que estaba sucediendo en la ciudad de Buenos Aires, porque fue la ocupación más grande en la historia casi de la Ciudad, y por eso nos llamaron, porque hasta hoy soy el presidente de la Junta Electoral. En el momento de la ocupación caducó el mandato de Marcelo Chancalay, y de 45 candidatos que se iban a presentar para presidente de la villa me eligieron a mí como titular de la junta electoral, y tener la responsabilidad de llevar adelante el barrio. Durante dos años estuve trabajando para que se hagan las elecciones, trabajando con la gente que en ese momento necesitaba alguna ayuda de la junta vecinal. En ese momento, ellos (los funcionarios) me llamaron porque si no hubiera sido por ellos yo no hubiera ido tampoco, ellos fueron a buscarme. Cuando estaba en el programa de televisión Duro de Domar donde me iban a hacer una entrevista, llegaron dos señores con traje y corbata que le dijeron al que manejaba el programa que habían ido a buscarnos desde la Presidencia porque había una reunión urgente por el tema del Indoamericano en la Casa Rosada. Entonces el periodista se me acercó y me dijo que no íbamos a poder hacer nada porque estaban estas dos personas de Presidencia y no les dejaban hacerme la entrevista, y que me tenía que ir con ellos. Y nos llevaron hasta la Casa Rosada y ahí nos encontramos con todos, estaba Aníbal Fernández, (Florencio) Randazzo, (Sergio) Berni, (Mauricio) Macri, (Horacio Rodríguez) Larreta, (Guillermo) Montenegro, María Eugenia Vidal, todo el gabinete de Ciudad y Nación. Empezamos a hablar de encontrar una solución, una salida al conflicto y no salimos bien porque ellos se comprometieron a que iban a poner un peso cada uno para solucionar la falta habitacional para la gente que estaba ahí y nunca hicieron nada y después de dos meses nos enteramos que fuimos procesados por ocupación de espacio público, después cambiaron la carátula y ahora somos instigadores de la ocupación del Indoamericano, y también es como si nos estuvieran culpando por los crímenes que pasaron, como si por instigar la ocupación fueron muertas las tres personas, es como que nos ponen a nosotros como responsables”.
En diciembre de 2010, a partir de un operativo conjunto, las policías Federal y Metropolitana desalojaron los terrenos del Indoamericano, provocando las muertes de Rosmery Churapuña, Canabiri Álvarez y Bernardo Salgueiro, además de decenas de heridos.

Sin confiar en la justicia, la misma que los llevó a juicio, pero acompañados por las organizaciones sociales como desde el primer día, Luciano Nardulli y Diosnel Pérez escucharán la sentencia 29 de octubre, en los tribunales porteños de Tacuarí al 100.

0 comentarios:

Publicar un comentario