10 oct. 2014

Luz Gómez, Diego Romero y la beba
(Por La Retaguardia) Aunque aún no se confirmó la fecha, está previsto que el juicio contra Luz Gómez y Diego Romero se lleve adelante los días 10,11 y 12 de noviembre. La pareja está acusada de haber matado a un hombre en el marco de un intento de robo en 2011. El único elemento que los relaciona con este hecho es una mochila que les pertenece y que apareció en el lugar del crimen. Sin embargo, ellos aseguran haberla olvidado unos meses antes en un remís. A pesar de la cantidad de pruebas a favor de los jóvenes y el pedido de sobreseimiento por parte de una jueza de garantías, el fiscal de la causa insiste en llevarlos a juicio. Dialogamos con Gómez acerca de cómo están viviendo estas instancias y también sobre la solidaridad que han recibido tanto de organizaciones sociales como de sus propios vecinos.

“Ya no se puede evitar”, afirmó Luz Gómez respecto a la posibilidad de ir a juicio. “Se usaron muchas alternativas –continuó–, hicimos de todo para no llegar a esa instancia porque consideramos que hay suficientes pruebas para demostrar nuestra inocencia, pero es el poder judicial que se maneja de esta manera. A nosotros se nos acusa, a los dos, de haber matado a un hombre cuando fueron a robar a su casa, pero no especifican bien quién es el que dispara porque nadie sabe, no pudieron determinar si la femenina o el masculino es quien mata a la persona. En realidad tenemos como dos partes totalmente contrapuestas de la justicia; por un lado, está la fiscalía que es justamente la que apela las decisiones que tomó la jueza de garantías (Mónica López Osornio) de darnos la excarcelación y pedir el sobreseimiento total que se le fue denegado por la Cámara de Apelaciones, a partir de la apelación del fiscal (Matías Rappazzo). Para la fiscalía nosotros somos los culpables y es por eso que nos lleva a juicio. La jueza de garantías que nos da la excarcelación considera que somos inocentes. Pero igual tenemos que enfrentar el juicio lamentablemente”.

***

“Yo estuve 45 días en una comisaría y después 1 año y 3 meses con arresto domiciliario, porque tenemos una nena pero también porque ya de entrada veían las irregularidades de la causa entonces nos dieron a Diego y a mí el arresto domiciliario, pero el fiscal apeló y en ese momento no teníamos un abogado que nos defendiera como lo tenía que hacer, por eso Diego llegó a ir a un penal, hasta que conocimos al abogado Eduardo Soares que pudo pedir y presentar todas esas pruebas y conseguir primero la domiciliaria para Diego y después nuestra excarcelación. También pidió el sobreseimiento pero eso no le fue dado”, contó Gómez en diálogo con La Retaguardia.
Entre las pruebas presentadas por la defensa se encuentra el análisis de ADN realizado a Romero para compararlo con las muestras encontradas en la escena del crimen. El estudio dio negativo.

***

En cuanto a cuáles son sus perspectivas  respecto al desarrollo y resolución del juicio, Gómez afirmó: “no sabemos qué va a pasar, para nuestro abogado va a salir todo bien porque hay pruebas que demuestran nuestra inocencia, pero personalmente no sé qué se puede esperar porque haber llegado a esta instancia después de todo lo que se hizo y habiendo pruebas a nuestro favor, la verdad no sabés qué esperar de la justicia”

***

El letrado que defiende a Luz Gómez y Diego Romero es Eduardo Soares, de la Gremial de Abogados. “Una bendición”, en palabras de la propia Gómez, quien contó a La Retaguardia cómo llegaron a él, tras otros abogados oficiales que lo único que hicieron fue sacarles el poco dinero que tenían: “ya en 2012 la causa se estaba por elevar a juicio y fue en el transcurso de todos esos meses que íbamos por abogados que solamente nos mentían y nos sacaban lo poco que teníamos. Y mi mamá lo conoció porque vio en la tele sobre el caso Bordón y se acercó a esa gente, y ellos fueron los que la llevaron a Eduardo Soares y de ahí nos abrieron las puertas para conocer otras organizaciones también de derechos humanos y sociales que se fueron sumando de a poquito y con esa unión y todas las marchas y movilizaciones que se hicieron en Morón se logró que la jueza también nos escuche y revea la causa y pida nuestra excarcelación y sobreseimiento. Fue un camino muy largo pero se pudo”.
Las organizaciones, al igual que nosotros, en ningún momento dudaron de la inocencia de la pareja, y en realidad – más allá de las pruebas que así lo acreditan – no tenemos del todo claro qué es lo que hace que les creamos ciegamente. Es una pregunta que incluso Luz Gómez también se hace: “personalmente me lo he preguntado muchas veces porque nosotros estábamos acá solos, durante un año de la causa estuvimos solos, y pienso que eso también fue lo que hizo que la fiscalía y el juzgado hicieran lo que quisieran con nosotros, y llegar a esta instancia por una mochila. Me lo he preguntado y he visto toda esa gente que se acercaba de a poquito y que cuando me escuchaba me decía que me iba a ayudar, esa gente que iba a las movilizaciones de Morón, se tomaban su tiempo para ir hasta el juzgado y preguntar, el apoyo que le dieron a mi mamá es impresionante porque si mi mamá no se hubiese puesto así de fuerte y no hubiera salido a gritar lo que estábamos pidiendo, porque nosotros no podíamos salir tampoco, sin el apoyo de toda esa gente no sé si hubiésemos estado hoy por hoy en esta situación, ya que se nos acusa de un delito muy grave y sin embargo estamos excarcelados y está el pedido de sobreseimiento de parte de una jueza y eso es impresionante también”.

***

Durante la charla con Luz Gómez, se escuchaba de fondo la voz de su hija que la llamaba insistentemente, dando muestra de ser al igual que sus padres y su abuela una luchadora por las que cosas que quiere: “una vez ella fue al juzgado y cantaban la canción que pedía por nuestra libertad, después vino a la noche y cantaba eso, y no se pueden imaginar lo que sentía por dentro”, contó sonriente y emocionada Luz desde su casa de Villa Ballester, donde no solo viven sino también trabajan junto a Diego. Una actividad que comenzó como forma de supervivencia cuando ambos estaban con arresto domiciliario: “estábamos acá encerrados y no sabíamos qué hacer y de qué íbamos a vivir, entonces yo empecé a hacer una pasta frola y después empezamos a hacer más, y Diego empezó a hacer el tema de la comida y el pancito, y hoy por hoy por suerte vivimos de eso, pagamos el alquiler, los impuestos, y vivimos de lo que vendemos acá, durante la semana el pan y los fines de semana hacemos pizza y empanadas. Antes poníamos una mesita y lo vendíamos tras las rejas, pero ahora podemos salir y todo”.
En relación a la reacción de los vecinos, Gómez afirmó que es realmente sorprendente: “uno piensa que ni se acercarían, pero todo lo contrario, brindan su apoyo, nos vieron también en los medios, en la televisión y vinieron a ofrecernos su apoyo y solidaridad. La verdad que es sorprendente que los vecinos vengan a tu casa y sin conocerte crean en vos es algo que tampoco se puede creer”.

***

La voz de Luz es dulce y tímida, por momentos deja entrever una sonrisa, como cuando habla de su hija, pero también tristeza cuando revive las injusticias vividas. En ambos casos, sin embargo, su fortaleza queda en evidencia.
“Hasta que no se termine no vamos a poder estar bien”, dice respecto a la realización del juicio, y aclara que siguen necesitando el apoyo de todos en esta nueva instancia que se les presenta. Aunque se confirmará a mediados de octubre, los días previstos para las audiencias son los próximos 10, 11 y 12 de noviembre. Quienes venimos acompañando y siguiendo la pelea de esta familia también esperamos que se termine la pesadilla que la joven pareja vive desde hace tres años y sean finalmente absueltos.

0 comentarios:

Publicar un comentario