6 oct. 2014

Martínez y el antiguo edificio del 601
 (Por La Retaguardia) El juez federal Ariel Lijo sobreseyó al secretario general de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA), quien aparece en la lista de integrantes del Batallón de Inteligencia 601 durante la última dictadura cívico militar, uno de los pocos archivos desclasificados por el gobierno. El magistrado consideró que “de los hechos denunciados no se individualiza siquiera una conexión fáctica entre ellos y la acción concreta de la persona denunciada”.  Para analizar este fallo, tanto desde lo jurídico como desde lo político, dialogamos con el Dr. Rodolfo Yanzón, abogado querellante en la megacausa ESMA, y Víctor Basterra, sobreviviente de ese centro clandestino de detención, tortura y exterminio. Yanzón calificó como correcto el fallo de Lijo. Fue en un diálogo durante Oral Y Público.

-Fernando Tebele: ¿Cuál es tu opinión a propósito del fallo del juez Lijo que sobreseyó al Gerardo Martínez?

-Rodolfo Yanzón: Yo creo que es una decisión del juez federal bastante previsible; cuando aparecieron las listas del Batallón 601, lo primero que uno pensó fue que se trató de un buen avance, un importante avance porque se podía empezar a conocer algunos datos de gente vinculada a tareas de inteligencia y represión. El tema es que con este tipo de listado tenemos que ser sumamente cuidadosos porque aparecen, y en este concretamente ocurre, nombres de personas que eran ordenanza, hacían el café, choferes de autos, ascensoristas. Es decir, además de tipos que deben haber intervenido en forma directa en actos de secuestro, torturas, y otros crímenes, estaban estos tipos que cumplían una función meramente administrativa, de sostenimiento, porque no nos olvidemos que el Batallón 601 era una parte más del ejército argentino, que tenía sus estructuras legales, más allá de toda la ilegalidad que hubo en esa época. Que quede claro que (Martínez) no me merece ni medio gramo de simpatía, me parece que es un burócrata que no merece ningún respeto, el problema con Gerardo Martínez y tantos otros es por qué la clase trabajadora termina debajo de los pies de esta gente, pero más allá de esto, a él sólo lo vinculaba una lista, haber pertenecido, haber tenido algún rango en el Batallón 601 durante un lapso de tiempo, no se lo vincula con ningún crimen específicamente, y por este motivo el juez federal Ariel Lijo termina dictando un sobreseimiento que beneficia a Martínez como beneficiaría a cualquier otro por el solo hecho que no existe ninguna conexidad con crímenes que es en realidad lo que tiene que investigar la justicia criminal federal en este caso. Así que para mí ha sido previsible.

-FT: Vos decís que jurídicamente el fallo de Lijo está bien.

-RY: Jurídicamente yo creo que sí, que está bien, más allá de las opiniones políticas que a uno le puede merecer Gerardo Martínez y todos los demás. Yo creo que Gerardo Martínez no puede dirigir ni un camioncito de pochoclo y lamentablemente dirige un sindicato, pero este es otro tema, es un tema político. Desde lo jurídico-penal, lo que dice Lijo yo creo que está bien, está bien el análisis que hace el juez, no puede haber ningún reproche penal si no hay una relación directa entre la personas y un crimen.

-FT: No sé si tenés este dato, porque no estabas afectado a la causa directamente, pero ¿sabés si para dictar este fallo el juez tuvo que haber llamado a Martínez a declarar o ese paso no hace falta?

-RY: No hace falta; sé que se presentó Gerardo Martínez, presentó un escrito dando su versión de por qué pasó por el Batallón 601; los denunciantes al momento de presentarse lo ligan con desapariciones dentro de lo que fue el gremio donde él participó y en realidad hasta surge de la misma lista del Batallón 601 que las desapariciones ni siquiera se cometieron durante el servicio que prestó Gerardo Martínez en el Batallón, entonces ni siquiera a través de esta novedad que traen los denunciantes se puede hacer una acción directa con Martínez. Eso es lo que sigue faltando, si el día de mañana aparece una prueba que lo vincule directamente a la muerte o el secuestro de dirigentes o militantes políticos en esa época, bueno, es otro cantar, pero por ahora no tenemos nada más que un nombre en una lista, e insisto ahí había no solo criminales, había gente que era empleada nada más.

-FT: Obviamente no tengo elementos jurídicos ni siquiera periodísticos, pero si me preguntan si él era el que servía el café yo digo que lo veo poco probable. Y una de las cosas que me ayuda a pensar eso es que si a uno le dicen que está en la lista del Batallón 601 sale como loco a decir que no, y esgrime sus razones de por qué es inverosímil que el nombre esté en la lista. Martínez no lo hizo, y otro caso que figura en el listado, que es el de Héctor Mario Espina, jefe de gabinete del Ministerio de Agricultura de la Nación, no renunció a su cargo pero tampoco dio una explicación de qué pudo haber pasado, ni siquiera dijo que fue un error. Y la verdad que esas cosas ayudan a pensar que hacían algo más que servir el café.

-RY: Por un lado, Gerardo Martínez no desconoció haber integrado el Batallón 601, haber pasado por ahí; por otro lado, no es que tengamos que probar que Martínez sirvió café o llevaba los ascensores. No, hay que probar lo otro, y es la conexidad probable entre Gerardo Martínez y algún delito, cosa que no ha existido hasta el momento. E insisto, más allá de lo que yo opine de Gerardo Martínez, que no tengo ninguna buena opinión, pero no puedo dejarme llevar por lo que pienso en términos políticos de él o de quien sea, en cuestiones tan delicadas como estas que tienen que ver con la libertad y la historia de nuestro país.
Yo creo que el capricho tiene que ser desterrado en estos casos. Y yo lamentablemente veo que hay mucho capricho en estos casos, que se quiere avanzar a pesar de todo, a pesar de no tener pruebas, y no se puede hacer cualquier cosa. Si no hay prueba, se tiene que cerrar el legajo.

-FT: Víctor, ¿qué te genera a vos esta situación de Gerardo Martínez, su sobreseimiento?

-Víctor Basterra: En general coincido con Rodolfo en no poner el énfasis en señalar a alguien que aparece en una lista, aunque incluso ese alguien sea una persona detestada por uno mismo, pero por otros motivos. Creo que Gerardo Martínez viene de la UOCRA de Mar del Plata. Al menos me parecía haber tenido en algún momento el dato sobre el accionar de la UOCRA en Mar del Plata que estaba muy ligada a la Concentración Nacionalista Universitaria (CNU), ligada a otros lugares, tanto en Bahía Blanca como en La Plata. Había sectores del gremialismo que estaban vinculados al accionar de esa banda paramilitar o parapolicial, pero para eso tenemos que poner los elementos, las pruebas, no podemos inventar. Si algo nos caracteriza a nosotros, tanto a los sobrevivientes como a los abogados, es que no hemos construido nuestra historia con inventos, ni con suplantaciones de la verdad. Nosotros nos manejamos con datos de la realidad, y ahí acuerdo con Rodolfo: no se puede jugar, tirar por tirar, porque si eso no es verdad queda desprestigiado el movimiento de derechos humanos, porque nosotros no nos podemos manejar con cosas falsas. Yo no puedo decir que recuerdo que había alguien en el año ’77 en la ESMA porque yo no estuve en la ESMA en 1977; sí puedo decirlo a partir del año ’79. Entonces no se puede inventar cosas o situaciones. Y Gerardo Martínez ya va a ser barrido en un proceso por las bases, al menos eso espero.

Sobre el cierre de esta nota, fue detenido el Coronel Roberto Gordillo, quien habría reclutado a Martínez para las filas del 601.

Continúa el tercer tramo de la megacausa ESMA

Rodolfo Yanzón es actualmente abogado querellante en este juicio que se inició en octubre de 2012. Según contó a Oral y Público, desde hace varias audiencias se están debatiendo cuestiones relacionadas con los llamados vuelos de la muerte, en los que se arrojaba al mar, aún con vida, a los secuestrados. “Estamos escuchando testimonios de holandeses en relación a la eventual participación que pudo haber tenido Julio Poch, un piloto que estaba trabajando en Holanda en una empresa civil de aviación y fue miembro de la Marina durante esos años. Tenemos todavía algunos días más de audiencias con ese tema. Y estamos pensando en que como venimos durante el próximo mes de febrero seguramente serán los alegatos, empezaremos las acusaciones y después las defensas, así que estamos ya encarando el último tramo”, explicó Yanzón.
Teniendo en cuenta como se vienen desarrollando las audiencias es probable que el veredicto del tercer tramo de esta megacausa se conozca en el marco de los próximos meses.

0 comentarios:

Publicar un comentario